Cuarto grande: El peso de la historia y la tradición son los argumentos hispanos

El aporte de Unión a la cultura futbolística nacional sustenta la tesis de la parcialidad roja, la que no evadió el dilema de la escasa concurrencia de público en Santa Laura.

Por

Por Demid Herrera y Pablo Serey – El Gráfico Chile

Los argumentos de Unión Española salen a la cancha para defender el peso del rojo en la historia del fútbol chileno, en medio de la discusión que ha propuesto El Gráfico Chile sobre quién ostenta el título de cuarto grande del fútbol chileno.

La semana pasada, referentes de la parcialidad de Cobreloa defendieron a su club con la mística alcanzada en pocos años de vida y la cantidad de títulos. Ahora, sus pares de Unión Española entregan las razones en favor del club de Independencia: la historia, la tradición y la consecuencia son los grandes argumentos rojos.

En materia de éxitos, Unión es el quinto elenco con mayor cantidad de campeonatos obtenidos en el fútbol chileno con 7 títulos, por detrás de Colo Colo (30), Universidad de Chile (16), Universidad Católica (10) y Cobreloa (8). Pero en lo que concierne a años de vida, el elenco de Santa Laura es uno de los más longevos de Primera División con 117 primaveras, sólo superado por el Decano Santiago Wanderers (122).

“El respeto de los otros”

A la hora de nombrar hinchas simbólicos de Unión Española, aparece el nombre del animador Nicolás Larraín. El reconocido conductor de televisión y radio, cada vez que puede expresa su amor por el rojo de Santa Laura en sus programas.

Al insertarse en este debate, el otrora líder de CQC Chile propone el siguiente ejercicio: “Para dejar en claro que la Unión es el cuarto grande del fútbol chileno, hay que hacer una encuesta con hinchas de otros equipos que no sean los que están en la discusión (Unión, Cobreloa, Wanderers y O’Higgins). Apuesto lo que quieran que ahí lejos ganamos. Tenemos el respeto de otros”.

¿Por qué tan seguro? “Porque hay un asunto de tradición e historia que pesa mucho. El aporte de Unión y el estadio Santa Laura al fútbol chileno es altísimo. Muchos nos hemos encantado con el fútbol de la Unión y yo soy un ejemplo de ello, que me hice hincha del equipo sin ser de la colonia”, responde con convicción el conductor de FM Tiempo.

“No existe ese cupo”

Desde el mundo de la cobertura deportiva, el periodista Álvaro Lara, de largo recorrido por el espacio radial, es uno de los más reconocidos forofos hispanos. Conocedor de la realidad de su club, pero por sobre todo del fútbol chileno, el actual director del Área Deportiva de Radio Biobío hace un tajante plantamiento: “no existe ese cupo”, dice al ser consultado sobre el cuarto grande.

“¿Qué define la grandeza de un club? ¿La convocatoria? ¿La cantidad de títulos? ¿El valor de la plantilla en una temporada? Cada uno tendrá sus argumentos”, plantea, agregando que “la historia escrita está y cada uno la lee de la manera que quiera y ahí hay elementos objetivos y subjetivos”.

“La grandeza la determinará la permanencia en el tiempo”, asegura, relativizando la condición de grande de Unión y Cobreloa, y sacando del debate a O’Higgins.

Tema pendiente: El público

Quien en cancha se ganó el título de referente histórico de Unión fue Leonardo Veliz. Campeón nacional con los hispanos en 1975 y 1977, además de subcampeón de la Libertadores 1977, el Pollo no duda que el título de cuarto grande del fútbol chileno le pertenece al rojo.

“Unión lo merece, porque se consolidó como institución, ha mantenido Santa Laura, ha mantenido procesos contra viento y marea, y siempre está dentro de los primeros del fútbol chileno”, sostiene Veliz.

El mundialista en Alemania 1974 añade que Unión ha mostrado “consecuencia” al proponer siempre “el buen fútbol y conservar una identidad”.

Pero el otrora DT de la Roja Sub 17 no evade la mayor asignatura pendiente de los hispano: el arrastre popular. “Hay que reconocer que no hay fervor popular. Juega mucho en contra estar en Santiago donde Colo Colo y la U se llevan todo. Es cosa de mirar a Palestino también”, expone.

Pero Veliz ve una pequeña luz de esperanza para resolver aquello. “En la Unión de los 70 jugábamos con estadio lleno, pero es que el presidente Abel Alonso se hacía sentir con fuerza. Hoy no se conocen a los dirigentes y falta eso, que los dirigentes tomen mayor protagonismo y que lideren los proyectos de los clubes. Así se podría guiar un plan para volver a encantar a la gente”.

GRAF/PS

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo