Álvarez: "Me voy a retirar y por siempre recordaré que perdí dos títulos que estaban listos"

El Huaso habló con El Gráfico luego del complicado momento que atravesó su equipo y aunque reconoció que aún hay heridas abiertas, aseguró que tiene fuerzas para seguir.

Por
Imagen foto_0000000120141001210012.jpg
(El capitán y símbolo de la UC se abrió a conversar de todo con El Gráfico / AgenciaUNO)

Por Demid Herrera Palacios
@DemidHerrera

Se ataranta un poco, respira y sigue hablando. Tan activo como en la cancha, Cristián Álvarez no da pausa a la hora de dar una entrevista. Quien porta la jineta de capitán de Universidad Católica accede a conversar con El Gráfico luego de algunas semanas en que prefirió restarse de una conversación más extensa. Las heridas por el mal semestre que encadenaron sin dudas lo han tenido como uno de los más afectados y así lo expresa en una conversación sin filtro.

El Huaso, ya en la recta final de su carrera, se declara consciente del costo que tiene dejar pasar más oportunidades para ser campeón y se animó a conversar del presente de su equipo, cómo ha vivido el tener que liderar el grupo tras la salida de Mirosevic y el dolor que le generó todo lo que vivió el equipo durante el 2013.

 

¿Cómo se ha encaminado el presente del club luego de un “agosto negro”?
Sí, un agosto que nos dejó prácticamente fuera de todo y fue muy duro. Siento que nos sirvió bastante este mes donde tuvimos solo los dos partidos contra Arica y Cobresal y si bien no mejoramos tanto futbolísticamente, si hubo lapsos donde nos vimos bien y también fue importante ganar en condiciones adversas como el segundo tiempo en El Salvador. Nos vinimos contentos porque lo cerramos y conseguimos dos triunfos consecutivos, algo que no habíamos logrado este semestre. Espero que lo que venga ahora sea mucho mejor y que si no conseguimos nada de aquí a fin de año, por lo menos nos sirva para llegar con el equipo muy bien armado para lo que será el otro torneo. Si de aquí en adelante vas ganando y ganando el otro campeonato parte rápido y seguramente vas a seguir en ese ritmo.

El cambio de chip sientes que se empezó a ver con O’Higgins…
Siento que ahí se notó porque todo ya era demasiado. El cambio que teníamos que hacer no es tan futbolístico, ni técnico, ni táctico, es simplemente psicológico, pero eso es gran parte de lo que haces y precisamente eso es lo que nos estaba matando. Nos tenía metido en una tormenta y de a poco va saliendo el sol. y aunque tampoco es que estemos totalmente afuera ni que está arreglado todo, estos pasitos son importantes.

Te tocó asumir el liderazgo del equipo casi en solitario luego de las Salidas de Mirosevic, el retiro de Valenzuela y la lesión de Toselli…
Ese ha sido un tema medio complicado, hay gente que se ha hecho cargo del equipo apoyando bastante y con ganas, pero no te niego que la salida de ellos ha sido complicada no solo para mí sino que para la institución completa. Ya has visto lo que ha pasado en contra de los dirigentes y no me ha gustado para nada, pero tampoco puedo hacerme el tonto y no entender que no hemos ganado nada y eso hace que la gente esté impotente y frustrada, sintiendo que hay jugadores para conseguir títulos y no lo hemos hecho.

¿Este semestre marca el fin de un ciclo?
Claro. Anduvimos bien, peleamos siempre todo y hasta la Sudamericana, pero no tenemos el respaldo de copas para decir “ahora tenemos un bajón pero ya lo conseguimos”. Duele mucho esto y no porque se alejen Colo Colo o la U, lo que me importa es que no gano títulos yo. Eso es lo que me importa porque yo me voy a retirar y me voy a acordar para siempre que perdí dos títulos que estaban listos, estaban abrochados.

Seguramente cosas que pesan cuando tu retiro no está tan lejos…
Influye mucho porque lo que más quieres es irte lo mejor posible, con la gloria, saliendo con una copa y al otro día decir me retiro. Después del 2013 se me pasaron mil cosas por la cabeza, pero hay todavía hilo en el carrete y aunque no hay fechas definidas, uno ya la ve de reojo que ese momento está más cerca. Mi prioridad será siempre estar en buen nivel si quiero seguir jugando y hasta el momento soy el que más minutos he sumado este semestre siendo el más viejo. Yo siento que son mis ganas de seguir y reconozco que me encantaría retirarme con una copa.

Hablaste de los líos con los dirigentes. ¿Sientes que faltó asumir la crisis de parte de los dirigentes en un momento?
Creo que había un descontrol en un momento en que se vio todo negro, pero ahora que la cosa se ha calmando me parece positivo que el presidente esté hablando más y que se hagan cargo de ciertas cosas. No hay por qué esconderse porque aquí nadie le está haciendo daño a la gente deliberadamente y ellos saben que tienen todo mi respaldo como jugador y capitán del equipo.

Si en un momento te complicaron las críticas de algunos políticos y famosillos relacionados a la UC…
Aquí entramos en un tema diferente, pero si me molesté. Leí algunas cosas de gente que no tiene nada que hacer matándonos y más si cuando ellos trabajan uno no opina, trata de ser respetuoso. Ellos son personajes públicos y entienden lo que duele ser apuntado públicamente. En ese momento estábamos muy abajo entonces hay que tener más control. Si yo tuviera un problema con ellos no tengo problema en decírselos en la cara, pero entre gente pública no se puede dar esa batalla por los medios.

El que se ha visto sereno en todo momento es Julio Falcioni, ¿les ayudó eso a ustedes?
Mucho, porque cuando la cabeza está bien esto en algún momento sale adelante. La desesperación de la cabeza de un grupo complica todo mucho más, pero si hay algo que aprender de Julio es su capacidad en ese sentido. No es pasividad, sino que una tranquilidad para enfrentar las turbulencias del camino.

Más allá de que quedan un par de semanas para los clásicos la situación será especial. En las últimas temporadas a Colo Colo y la U les tocó enfrentarlos sólo para complicarles la opción de ser campeones y ahora será al revés. ¿Cómo ves esa situación?
Suena un poco crudo decir que me encantaría amargarles el camino, pero es obvio. Los clásicos los tenemos que ganar sí o sí y aparte como hemos andado mal, la gente se sentiría mucho mejor si los ganamos y más encima ayuda para que el campeón sea Wanderers, por ejemplo. Seguro que me encantaría, pero si hay un clásico que quiero ganar es a Colo Colo en San Carlos. No porque sea Colo Colo, sino porque será en San Carlos y porque la última vez lo perdimos y yo me fui muy amargado.

¿Sigue siendo un problema para ti manejar la frustración después de las derrotas?
La verdad me encantaría que esto me diera un poco más lo mismo, pero no lo he logrado nunca. Es algo que no puedo controlar, pero por eso también he logrado cosas en el fútbol, no han sido muchas pero las he ganado peleando. En la casa también ayudan a manejar esto y ahí mi señora y mis hijos han sido clave.

¿Qué te ha parecido el presente de Martín Lasarte, ahora al mando de Universidad de Chile?
Me parece muy bien por él. Yo a él siempre le voy a desear lo mejor del mundo, que le vaya bien, porque las buena personas merecen que les vaya bien. Yo lo miro como persona, pero él y el profe Neme son dos personas muy buena onda, entonces se merecen lo mejor,Si están en la U, Cobresal o Potosí me da lo mismo, lo importante es que les vaya bien.

Quizá ganarle a Colo Colo les podría dar una mano para que la U sea campeón…
No lo sé, pero también le quiero ganar a la U. Está Martín, pero también les quiero ganar igual. Eso no entra ni en discusión, no se tiene ni que hablar, pero anda a saber tú cómo se pondrá el campeonato cuando lleguen esos partidos. El torneo ahora entró en tierra derecha y recién comienza la parte más complicada, pero seguramente el clásico con ellos será especial y cómo la U anda bien seguramente el estadio va a estar lleno, así que mejor todavía.

Sacándote un poco del fútbol, tu lado empresarial sigue creciendo…
Jajajá, sí. Yo estoy con varias cosas, el tema de las escuelas de fútbol para niños en Curicó, una escuela de adultos en Curicó y ahora aquí en el Club Oriente otra para adultos que está empezando y que ha ido subiendo de a poco. Mi hermano está metido a full en eso, esta trabajando con nosotros un preparador físico de la Católica así que los trabajos son muy profesionales.

Uno imagina que a la hora de retirarte difícilmente te quedarás en la casa…
Claro. No me va a pasar eso porque tengo muchas cosas que armar, tengo también el local de niños “My World” así que fijo en la casa no me quedaré ni tampoco puede. Uno así se prepara para lo de más adelante. También como muchos saben estoy haciendo el curso de técnico, con Mirosevic y Valenzuela de compañeros.

¿Y has hablado con ellos del momento de Católica?
Sí, siempre. Con el Milo y el Chico hablamos de todo, de Unión, de lo que está haciendo Rodrigo, de Católica y de todo. Ojalá lleguemos a ser técnicos los tres y el fútbol nos junte nuevamente.

Por último algún mensaje al hincha…
Ufff, es complicado eso, No nos han fallado, nos han llenado casi siempre San Carlos y eso se agradece mucho, pero no quiero prometer nada a nadie porque no nos han resultado las cosas. Ya volveremos a ser los mismos, sólo puedo decirles que ya volveremos a ser los mismos.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo