La religión que unió al plantel de Colo Colo

Seis miembros del cuadro albo han formado un grupo en torno a la lectura de la Biblia y les ha permitido unirse.

Por

Gonzalo Pérez Amar

Juan Delgado ya tiene la tradición de celebrar sus goles con los dedos apuntados hacia el cielo y mirando a lo más alto. Tras cada tanto o buen partido, el joven delantero agradece a Dios y lo hace en compañía de Luis Pavez, tal como sucedió en el duelo ante O’Higgins del campeonato de Apertura.

Luego de convertirle a los de la sexta región, la promesa alba corrió desde el arco sur hasta la banca del sector norte para buscar a su compañero y elevar juntos la mirada hacia el cielo. Es que Delgado y Pavez no sólo tienen en común haber compartido tiempo en las inferiores de Colo Colo, sino que también los une su devoción a Dios.

Es que la religión llegó con fuerza al Estadio Monumental y en el último tiempo se ha reflejado en los miembros más jóvenes del plantel, como el delantero, el lateral y Camilo Rodríguez. Pero, ¿cómo nació en el camarín este grupo de jugadores que siguen la lectura de la Biblia? Uno de los primeros en unirse fue Julio Barroso, quien fue guiado por Luis Pedro Figueroa cuando militaba en O’Higgins de Rancagua. El puntero derecho conocía de hace un tiempo a Julio Pastén, ex futbolista, actual tesorero del Sifup y pastor de la iglesia evangélica Casa Estudio Bíblico, y lo invitó a visitarlos en Rancagua.

Fue así como el defensor argentino comenzó a recibir las enseñanzas del ex jugador de Colo Colo, se unió a la iglesia e incluso el dirigente sindical del fútbol chileno ofició de ministro en su boda con Wanda, al igual como lo había hecho hace un tiempo con Figueroa.

Por eso, cuando llegó al Estadio Monumental para fichar en los albos, guió a otros miembros del plantel y así convenció a Emiliano Vecchio de seguir sus pasos. El mediocampista había tenido problemas de disciplina en su pasado en Unión Española y eso lo llevó a tomar un nuevo camino, aceptando el consejo de su compañero.

“Él reconoce un tema que pasó en Unión Española, pero al conocer a Julio, que tiene un testimonio intachable como profesional, hicieron una buena amistad y lo impactó. Ahora puede manejar mejor sus estados de ánimo”, señala Julio Pastén.

Sin embargo, Vecchio, Barroso, Rodríguez, Delgado y Pavez no son los únicos jugadores de Colo Colo que comparten el pensamiento bíblico, ya que también se les une Christian Vilches. Es así como en las concentraciones, el día antes de los partidos, se juntan los seis para leer una porción de la Biblia y así prepararse para el desafío deportivo que tendrán.

“Nos juntamos en las concentraciones y leemos la biblia. Julio Barroso es el que nos orienta en la lectura y así vamos conociendo y sabiendo de la palabra de Dios. Te da más tranquilidad, te centras y sirve para ser un mejor compañero”, dice Vilches sobre la práctica que adoptaron en el día previo a los partidos.

Pero el lazo con la religión no se queda sólo en las concentraciones. Tanto Barroso como Juan Delgado y Emiliano Vecchio asisten regularmente a la iglesia Casa Estudio Bíblico, además de juntarse un día a la semana en el departamento de uno de los tres con Julio Pastén para seguir con su aprendizaje.

“Se hace natural cuando le compartes las vivencias de la Biblia con la experiencia como futbolista. Por ejemplo, un buen compañero no puede tener una mala actitud al salir de la cancha, porque eso no refleja la obra de Dios. Se genera confianza, porque invertimos tiempo en las personas, visitamos sus casas y conocemos a sus esposas. Si yo solamente transmito las enseñanzas bíblicas y no genero una verdadera amistad, sirve de poco”, señala Julio Pastén sobre la confianza que se ha generado con los jugadores albos, con quienes incluso compartieron para el 18 de septiembre.

Claramente la religión llegó con fuerza al camarín de Colo Colo y los integrantes se siguen sumando al grupo que formaron comandados por Julio Barroso.

GRAF/GP

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo