Infografía: ¿Cómo están nuestros recintos para un posible Mundial 2030?

Hoy se está lejos de cumplir con las normas básicas de la FIFA en cuanto a edificación de los reductos. La capacidad es el aspecto más al debe, pero no es lo único.

Por

Por Pablo Serey – El Gráfico Chile

Todo país futbolero sueña con organizar la Copa del Mundo. Chile no es la excepción, pese a que nuestro país ya tuvo la oportunidad de albergar un Mundial en 1962. Sin embargo las nuevas generaciones quieren vivir dicha experiencia y la ilusión se generó a través de las palabras del propio presidente de la ANFP, Sergio Jadue, quien planteó que es posibel que la fiesta del fútbol vuelva a tierras criollas en 2030.

Pero para organizar un Mundial adulto, la FIFA contempla una serie de exigencias que distan enorme diferencia respecto a los requerimientos para una Copa del Mundo Sub 17 y una Copa América, torneos para los que Chile está en línea con las normas establecidas por el ente rector del fútbol y que organizará en 2015.

Por eso, Chile debe trabajar e invertir mucho más de lo que ya se ha hecho para 2015. Las exigencias son múltiples y en diversos aspectos que van desde lo más global en lo político-económico, hasta el menor detalle en lo logístico.

Vamos con algo elemental y que ostenta mayor visibilidad: los estadios. En los últimos años, en Chile se han efectuado las mayores obras de renovación de los recintos deportivos, sin embargo aquellas no son suficientes. A la fecha, ningún coloso de nuestro país cumple con todos los requisitos de la FIFA para un Mundial.

A nivel de capacidad, el organismo planetario exige al menos seis estadios con capacidad mínima de 40 mil espectadores y otros dos de 60 mil. En dicho plano, Chile sólo tiene dos recintos que superan el primer ítem: el Nacional (48.665) y el Monumental (47.174). El resto de los estadios están bajo los 30 mil espectadores y la gran mayoría ni siquiera alcanza los 20 mil.

En otro aspecto escencial, la FIFA, en su manual “Estadios de fútbol. Recomendaciones técnicas y requisitos” plantea que “se deberá prestar suma atención al ángulo de ubicación del terreno de juego en relación con el sol y a las condiciones climáticas del lugar. Los participantes, los espectadores y los representantes de los medios informativos deberán estar protegidos de la mejor manera posible de los rayos solares”. En ese sentido, Sausalito de Viña del Mar quedaría fuera de carrera.

Por otra parte, se obliga: “el estadio de fútbol deberá estar cubierto por un techo que proteja a los espectadores de la lluvia y del sol”. Los dos colosos más grandes de Chile, es decir, el Nacional y el Monumental, no cumplen con dicha norma.

De igual modo, se especifica que “todos los espectadores deberán estar sentados. Los asientos deberán ser individuales, estar fijados en el piso, ser confortables y tener un respaldo de como mínimo 30 cm de altura para que descanse la espalda. A fin de asegurar un nivel mínimo de confort, no se aceptan los asientos tipo “tractor”, que tienen solamente un pequeño borde a manera de respaldo”. O sea, el asunto butaca es obligatorio.

Y como tema escencial, la cancha debe ser de pasto natural, algo que no se cumple en parte de los colosos más modernos del país, y sus dimensiones deben ser de 105 metros de largo por 68 de ancho.

GRAF/PS

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo