La otra vez que el plantel de Colo Colo "protestó" en la era de Blanco y Negro

Corría el 2008 cuando los jugadores albos amenazaban con no entrenar en caso de no arreglar los premios con los dirigentes. Ahora su amenaza es contra la ANFP y es con no jugar ante la UC.

Por

El Gráfico Chile

Gonzalo Fierro habló claro tras la citación del Tribunal de Disciplina a Julio Barroso: “Se conversó la posibilidad de no jugar en caso de que Barroso reciba castigo”. Es que el defensor argentino está en medio de la polémica tras sus declaraciones del miércoles pasado y podría perderse la recta final del Apertura, en medio de la definición por el título con Universidad de Chile y Santiago Wanderers.

Los dichos del zaguero argentino no sólo provocaron polémica externa, sino que también un quiebre interno. El plantel de Colo Colo se molestó por el poco respaldo que recibieron por parte de la dirigencia y por eso se unieron más que nunca para apoyar a Barroso.

Sin embargo, este miércoles el directorio de Blanco y Negro se reunió con Gonzalo Fierro, Héctor Tapia y el defensor para tomar una postura. Los dirigentes le pidieron explicaciones y luego Arturo Salah, presidente de la concesionaria, salió a manifestar públicamente su apoyo irrrestricto a Barroso.

Por eso, ahora el enemigo es otro y el plantel de Colo Colo está presionando al Tribunal de Disciplina y la ANFP para evitar una sanción al zaguero. Desde esa postura nace la amenaza del capitán albo de no jugar ante la UC si existe un castigo.

Pero no es primera vez que el plantel de los albos se une para protestar y conseguir un objetivo. En 2008 el equipo capitaneado por Arturo Sanhueza quebró relaciones con la dirigencia de Blanco y Negro por los montos de los premios y amenazaron con no entrenar.

Al igual que lo que ocurre ahora, estaban ad portas de un partido trascendental y enfrentaban a Boca Juniors en la Copa Libertadores el 27 de marzo. La situación no mejoró en el Monumental y el lunes 24 se cumplió la amenaza: los albos no entrenaban a tres días de jugar con los xeneizes. La dirigencia intentó arreglar el problema, pero los jugadores no cedieron en su postura y finalmente se quedaron sin premios.

El resultado terminó con una derrota por 4 a 3 en la Bombonera. Sin embargo la ilusión de avanzar a octavos de final se mantuvo intacta tras vencer a Maracaibo por 2 a 0, pero el empate ante Atlas en la última fecha los dejó fuera.

La protesta de los jugadores no sirvió para conseguir su objetivo, pero provocó el quiebre definitivo entre la dirigencia con el plantel y Claudio Borghi, quien renunciaría tras la derrota ante los xeneizes.

Aunque ahora el enemigo no es Blanco y Negro y sus dardos apuntan a la ANFP y el Tribunal de Disciplina, el objetivo de las amenazas de Colo Colo es el mismo: hacer notar su molestia, presionar a los dirigentes y dejar en claro en la opinión pública la unión del plantel.

GRAF/GP

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo