¿Magia para hoy, hambre para mañana? El desafío de Valdivia para brillar en Copa América

El Mago no entrenó con normalidad el domingo y estaba en duda para Uruguay. Sin embargo, el mediocampista se recuperó y ahora asoma como titular.

Por

Por Demid Herrera Palacios
@DemidHerrera

Se jugaban los descuentos del primer tiempo en el amistoso entre Chile y Venezuela cuando el CAP de Talcahuano estalló en un aplauso cerrado. Jorge Valdivia estaba de vuelta y al parecer en gloria y majestad, pues su retorno a La Roja se coronaba con un gol al estilo del mágico jugador y las largas páginas escritas sobre su renuncia parecían más destinadas que nunca a envolver pescado.
El toque que le ofrece Valdivia a la Selección volvió a evidenciarse en el sur y más aún respaldado por sus compañeros, que en los amistosos anteriores habían clamado por un jugador de sus características y que lo aprovecharon en este regreso, algo que pese a todo lo positivo, también tiene un cariz de duda.
La alegría de su performance tuvo su primer palazo de duda luego de que el este lunes se comentara que el jugador quedó disminuido físicamente luego del esfuerzo hecho ante la Vinotinto y aunque Sampaoli lo desmintió argumentando que sus dificultades para entrenar nacen de un golpe que había sufrido ante Palmeiras y que recrudeció en el partido por Chile, razones que más allá de ser certeras o no, abren nuevamente la interrogante sobre si el Mago está para soportar el trajín de varios partidos.
“No podemos intervenir la planificación que Palmeiras tenga con él. Sí orientar y trabajar en conjunto y tenemos un profesional coordinado con ellos”, indicó el técnico sobre un jugador con un extenso historial de problemas físicos.

Una carrera lejana al rigor físico
Dicen que los genios deben tener una dosis de locura y en ese sentido y si Jorge Valdivia puede entrar en es a categoría, no ha sido la excepción. Su carrera llena de talento y elogiada por todos tuvo consigo también una libertad en cuanto al rigor en el trabajo que a ratos puede ser catalogado como libertinaje, algo que el mismo Valdivia comentó en 2006 a revista el Gráfico, poco después de llegar a Palmeiras.
“Cuando me fui por primera vez tenía 19 años y hasta entonces se me habían dado las cosas con cierta facilidad. En las divisiones menores de Colo Colo siempre fui mimado por todos los entrenadores, si estaba expulsado sabía que a la semana siguiente jugaba, nunca me prohibieron nada. Cuando llegué a la U de Conce al principio no jugué y después terminé siendo figura, y me agraciaban todo lo que hacía. Quería que eso siguiera siendo igual en España, pero no jugaba y no supe esperar. Lo mismo en Suiza. Si hubiera sido más paciente en alguno de los dos casos, tal vez todavía estaría en Europa. Me pudiera haber ido a algún equipo suizo de los grandes para después poder irme a otro país. Pero no lo hice y me volví. Por eso ahora me tomo las cosas de otra manera y sé que en Brasil no va a ser tan fácil la lucha por jugar”, reflexionaba por ese entonces el volante y hoy con una serie de polémicas y lesiones en su historial, repite la historia y mantiene la misma duda, siempre relacionada con sus problemas físicos.
“Si se habló que no podía rendir noventa minutos fue porque nunca tuve una pretemporada completa. Ni en España ni en Suiza hice una, me faltaba el trabajo de fondo para encarar la competencia. Cuando llegué a Colo Colo, en la etapa de Marcelo Espina, no estaba bien y no se trabajó conmigo. Después con Manuel Astorga trabajamos mucho, jugué todos los partidos y no se habló de mi físico. Con Claudio Borghi y Hernán Torres también pudimos mantener ese nivel. Eso me da rabia del periodismo deportivo en Chile: cuando las cosas están mal se resaltan al tiro, y cuando están bien, no se le reconoce al cuerpo técnico o no se le da crédito al preparador físico por la tarea que realiza”, reclamaba el Mago, quien hoy tiene total respaldo de Sampaoli pero con esa preocupación siempre latente.
Conocido es que Valdivia había decidido desde hace un tiempo trabajar en Palmeiras con José Amador, fisioterapeuta de la Selección que apoyó el proceso de recuperación del mismo Mago, Arturo Vidal y los otros jugadores en el Mundial de Brasil y quien tendrá un rol clave para ver si el ex Colo Colo puede llegar a o que hoy añora el cuerpo técnico: tener el fondo físico para aguantar una competencia como la Copa América.
No se pudo en el Mundial, donde el jugador no pudo participar en plenitud y terminó relegado, al punto de no actuar ante los locales en el lance clave, y la realidad hoy apunta a que aún está lejos de poder soportar el trajín completo que significaría ir avanzando en Copa América.
En Brasil no es mucha la preocupación, pues sólo esperan seguir aprovechando a su figura, quien en el Verdao tiene exigencias más bajas en cuanto a despliegue y donde lo quieren para todo lo que se juegue, al punto de que el Palmeiras enfrentará el miércoles a Sport Recife y desde allá no dudan: lo quieren para ese partido y todo lo que venga por delante.

 

 

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo