La trastienda de San Carlos de Apoquindo: La consigna que lideró la arenga alba

"Es nuestro momento" fue la frase más ocupada en las arengas previo al partido. El empate de la U le dio una motivación extra a los albos.

Por

Gonzalo Pérez Amar

“Es nuestro momento” fue la consigna de Colo Colo en la previa del partido

“Estamos esperando que la U ceda puntos”. Esa era una de las frases más repetidas en el último tiempo en Colo Colo. Los albos esperaban pacientemente que los azules pierdan o empaten un partido y así ellos, en caso de ganar, les pudieran dar caza. Y eso fue lo que ocurrió el sábado con el empate del equipo de Martín Lasarte ante Barnechea.

Por eso, en Colo Colo tenían claro que era su momento y que tenían que vencer a Universidad Católica en San Carlos de Apoquindo para compartir la punta con Universidad de Chile. Antes de salir a hacer el trabajo precompetitivo, los gritos de aliento se escucharon fuertes en el camarín visitante. Miguel Riffo fue el primero en tomar la palabra, luego lo hizo Gonzalo Fierro y la última arenga estuvo a cargo del preparador físico Juan Ramírez. La consigna fue una sola: “es nuestro momento.

Es que los albos tenían que aprovechar la oportunidad que les dio la U y así lo dejaron claro en el camarín. “Es una final. Vamos Esteban, vamos Vecchio. A este equipo le ganamos. Somos mejores”, fueron los últimos gritos en el camarín antes del calentamiento y luego vinieron los golpes a la puerta para darse aún más ánimo. Además, antes del partido, el “Chi, chi, le, le, Colo Colo de Chile” hizo retumbar el vestuario.

La cumbia comandó la celebración alba

Colo Colo tiene como cábala escuchar Amar Azul antes de los partidos y el Clásico con Universidad Católica no fue la excepción. Esteban Paredes, como es costumbre, fue el encargado de la música en el camarín y en la previa se escucharon canciones como “Yo tomo licor”, “El polvito del amor” y “dame un besito”.

Pero la cumbia no sólo sonó en la previa y también se apoderó de la celebración tras la victoria por 2 a 1. Noche de Brujas es el grupo preferido de los albos cuando de festejos se trata.

En San Carlos extrañaron los quitasoles

Emiliano Vecchio se dirigía a ejecutar un corner y los proyectiles no paraban de caer en el sector sur del estadio. Pese al anuncio por los altoparlantes, los palos de bandera y monedas siguieron cayendo al terreno de juego y el mediocampista no podía lanzar el tiro de esquina.

Por eso, muchos pidieron los quitasoles que se están ocupando en el último para proteger a los jugadores visitantes, pero brillaron por su ausencia. Emiliano Vecchio tuvo que ejecutar rápidamente el tiro de esquina y la cedió en corto a un compañero para evitar problemas.

No lo salvaron ni los vendajes

Emiliano Vecchio recibió un duro golpe de Matías Cahais en las costillas y cayó al piso pidiendo la asistencia médica. Mientras Héctor Tapia le reclamaba al juez de línea, Wilson Ferrada, kinesiólogo de Colo Colo, atendía al argentino en el terreno de juego y hacía gestos a la banca para pedir agua.

Luego de una serie de ejercicios de respiración, el argentino pudo volver a terminar en el primer tiempo y en el segundo tiempo tuvo que salir con vendajes en la zona. Sin embargo, no aguantó el dolor y tuvo que ser reemplazado. “Me duele mucho”, fueron sus palabras al sentarse en la banca.

Felipe Flores se tomó con humor los insultos

El delantero de Colo Colo fue uno de los más abucheados por el público de San Carlos de Apoquindo. Cada vez que tocaba el balón, las pifias se hacían ensordecedoras en el estadio de Universidad Católica.

Por eso, cuando salió reemplazado y se dirigió al sector de la banca, los improperios se multiplicaron. Felipe Flores se detuvo, intentó escuchar a uno de los hinchas pensando que lo estaba llamando y después se dio cuenta que lo estaba insultando. El atacante se rió, miró al público y se sentó en la banca. “Me estarían gritando estúpido o insultos como estúpido, como suelen decir acá”, dijo entre risas el atacante albo.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo