Justo Villar: "A los más grandes no nos tiemblan las piernas en partidos importantes"

El arquero de Colo Colo está viviendo un gran año, anticipó la dura pelea por el título y se ilusiona con un cuarto Mundial con Paraguay.

Por

Gonzalo Pérez Amar

Justo Villar siempre es uno de los que más se demora en llegar desde las canchas de entrenamiento al camarín del Estadio Monumental. El arquero suele ser uno de los más requeridos por los hinchas para los autográfos y fotografías y nunca tendrá un no como respuesta. A sus 37 años está gozando del buen momento de Colo Colo y también de su alto nivel personal que exhibe fin de semana a fin de semana.

Luego de vivir momentos difíciles en Estudiantes de la Plata, donde estuvo desde mediados de 2011 hasta mitad de 2013, volvió a Paraguay para ser campeón con Nacional y ahora disfruta de uno de sus mejores momentos con Colo Colo. Un momento que lo tiene de vuelta en la selección de Paraguay y con la posibilidad de ser bicampeón con los albos en una dura pelea con Universidad de Chile y Santiago Wanderers.

Les costó bastante alcanzar a Universidad de Chile, pero finalmente consiguieron ser punteros…

Estamos contentos por la forma en que el equipo jugó los partidos hasta acá, porque siempre fueron finales. Sabíamos que no podíamos perder ningún punto porque se nos escapaba la U y todos los partidos fueron tensos, pero lo supimos sobrellevar. Tenemos gente con jerarquía y experiencia que hacen que podamos sostener estos partidos difíciles. Eso permite que estemos en igualdad de puntos y con las mismas opciones que la U de ser campeones. Estamos confiados en lo que tenemos y quedan dos partidos muy duros, pero tenemos confianza en la capacidad de todos.

Desde que ganaron a Universidad de Concepción, que era un partido difícil mentalmente, ¿se crearon la convicción de ganar todo lo que venía?

Tenemos la seguridad y la confianza para ganar todos los partidos, pero hay partidos y partidos. Tienes algunos que se definen por situaciones que terminas sufriendo las consecuencias de un mal partido y pierdes. Desde el partido con Universidad de Concepción sabíamos que no podíamos aflojar más y después venía el duelo con la U en casa. Ganamos ese partido en casa y desde ahí tuvimos un envión más fuerte, porque sabíamos que podíamos alcanzarlos y estar a la par de ellos.

Se ha escuchado mucho en los últimos días el dicho de “caballo pillado, caballo ganado” ¿Esperan que sea así y que Universidad de Chile tenga un bajón anímico?

Venimos con mucha confianza porque no teníamos margen de error y tuvimos partidos duros. Hubo partidos que no pensábamos que podíamos ganar. Si ves completo el partido con Cobresal, en ningún momento piensas que vas a terminar ganando. Fueron quince fechas de ardua tarea para alcanzarlos y ahora que estamos ahí arriba, no queremos bajarnos de eso. Nosotros no vamos a aflojar y vamos a seguir apretando.

¿Crees que están mejor anímicamente que la U?

Cuando peleas tanto y alcanzas el objetivo de dar caza a un equipo que estuvo mucho tiempo en la punta, te refuerzas anímicamente. Te hace creer más en lo que venías haciendo y además que tenemos la fe intacta y las ganas de seguir ganando.

En este momento del torneo ¿es más importante ganar a como se juega?

Hay partidos y partidos. Hay momentos en que sabes que puedes jugar bien y ganar, pero depende del rival y los espacios que te dan. Cuando llegas a esta etapa no sirve jugar bien si no ganas. Lo ideal es jugar bien y ganar, pero lo más importante ahora es ganarlo.

Tienen a Jaime Valdés, Esteban Paredes y tú como los jugadores con más experiencia ¿cuánto ayuda esa jerarquía?

Ayuda el hecho que puedes pesar mucho en este tipo de definiciones, porque la mayoría de los más grandes está acostumbrado a jugar partidos importantes y no le tiemblan las piernas a la hora de jugar estos encuentros. Eso hace que tengas una tranquilidad diferente a otra gente, pero también es acompañado por un buen sistema táctico y el buen ambiente que tenemos en el plantel. Sin duda que la responsabilidad recae en los mayores, pero igualmente los chicos tienen su grado de responsabilidad en términos de entrenar bien, que haya exigencias y de entrar prendidos cuando les toque su momento.

Hace poco renovaste contrato en Colo Colo ¿qué te cautivó de Chile y el club?

Después de la Copa América 2011 me tocó más de un año de lesiones y operaciones que me tuvo a maltraer en Estudiantes. Después estuve seis meses en Nacional, donde salí campeón, y ahí reviví con un campeonato así. Me toca venir acá en una situación que no era de la mejor, pero era un desafío que tenía en mente. Hubo un par de situaciones donde pude venir y no se concretaron, pero me llamaba la atención el club y el país. Chile siempre me gustó y no voy a negarlo, porque desde 1997, cuando me tocó jugar un Sudamericano en La Serena, que me gustó mucho el clima, la gente y las ciudades. Mi familia se adaptó muy rápido y mis hijos pesan mucho en la balanza cuando tomas decisiones.

Con esas lesiones que tuviste y la desmotivación que significa ¿pensaste en terminar tu carrera?

Hay momentos en que uno piensa que puedes dejar de lado tu carrera, pero por suerte me tocó estar en un club (Nacional) donde volví a tener protagonismo. Fui campeón y eso me volvió a inyectar sangre nueva para volver a ser fuerte. Luego vino esto (Colo Colo) de estar todos los días al máximo nivel y uno siempre tiene que estar al máximo para lo que la gente exige.

En Nacional te vuelven a inyectar la sangre ¿en Colo Colo vuelve a fluir esa sangre por tu cuerpo?

Vuelve a recircular (risas) y a mí me sirve mucho. Este año fue, sin duda, de los mejores después de mucho tiempo. Volví a la selección y son cosas que suman. Tengo ganas de seguir, estar bien y seguir aportando cosas al plantel y al club.

Con el contrato de dos años que firmaste ¿tu idea es terminar tu carrera en Colo Colo o aún no lo piensas?

El que hayan confiado en mí y firmar un contrato de dos años más, es que hay mucha confianza en mí y eso a uno le viene muy bien. A uno le viene muy bien que sigan confiando de esa manera y que yo pueda llegar bien en ese tiempo. Pasan muchas cosas en esos dos años, que puedan ser para bien o para mal, pero lo importante es que estoy cómodo, que la gente confía en mi capacidad. Yo quiero seguir brindando y brindándome alegrías.

En el caso que termines tu carrera en Colo Colo ¿te proyectas seguir después en el club?

Eso se verá en dos años más. No quiero apresurarme y proyectarme tanto. A esta edad uno vive día tras días o mes tras mes, porque tienes que saber que hay competencias duras y compañeros que están muy bien, que hacen que uno se esmere para no dar chances. Lo bueno de todo es que mi cabeza está acá, estoy feliz de estar acá y espero estar mucho tiempo. Si me toca el retiro y me toca acá, estaré feliz de terminar en un club como este.

Este año viste jugar a Nacional la final de la Libertadores ¿te imaginas en una situación así con Colo Colo?

Me tocó estar un poco en la Sudamericana y sé lo que significa jugar un torneo internacional con este club. Es un club grande, con mucho arrastre y donde va tiene el respeto de los otros clubes. Queremos hacer valer ese respeto y más de la forma que jugamos nosotros. Así volveremos a intentar dar pelea en un campeonato internacional. Está en nuestra capacidad y nuestra cabeza. Somos gente con experiencia y los chicos tienen hambre de pelear cosas, además que Tito tiene las ideas muy claras. Ojalá tengamos un gran torneo y que tengamos la misma posibilidad que tuvo Nacional.

El ansiado retorno a la selección de Paraguay

Justo Villar había jugado por última vez en la selección paraguaya el 16 de octubre de 2013 por las Clasificatorias a Brasil 2014. Luego de eso no había sido convocado, pero volvió a tener una oportunidad y fue citado para los amistosos que jugaron ante Perú en noviembre de este año.

Ahora su intención es mantenerse en la selección de Paraguay, jugar la Copa América y se ilusiona con estar en su cuarto Mundial.

¿Cómo ayudo la campaña de Colo Colo para volver a la selección?

El año que me tocó jugar y ser campeón me ayudó a ser reconocido como uno de los mejores en mi puesto, lo que me valió volver a ser convocado y demostrar la vigencia que sigo teniendo. Uno todavía no se siente ganador y la idea es estar nuevamente en un torneo continental como la Copa América, que está tan cerca. Ojalá pueda volver a tocar jugar.

¿Fue esa una de las motivaciones para mantenerte en Colo Colo, pensando que juegas la copa Libertadores y estás tan cerca de la Copa América?

Una cosa lleva a la otra y haber hecho el año que hice me valió estar convocado nuevamente. El desafío de la Copa Libertadores está muy cerca, después viene la Copa América, que están muy juntos, y una cosa va de la mano con la otra. Uno muchas veces no tiene tiempo de pensar y sólo trabajas para tener la posibilidad de estar nuevamente jugando ahí.

¿Tu objetivo con Paraguay es jugar la Copa América?

No, quiero jugar un Mundial (risas) y me proyecto mucho más largo. La Copa América está muy cerca y creo que puedo llegar, aunque no será fácil. Si me toca llegar a un cuarto Mundial, clasificar con Paraguay y estar ahí, sería fenomenal y llenaría el cartón.

¿Cómo viste el grupo que les tocó en la Copa América con Argentina, Uruguay y Jamaica?

Es un grupo difícil y la Copa América es así. En la edición pasada nos tocó jugar con equipos duros y los sobrepasamos igual. En la final no pudimos ganar en tiempo normal y nos fuimos a penales. El fútbol es así y ahí también nos tocó un grupo duro, pero lo sobrepasamos. Esta vez la situación es distinta, porque el plantel es distinto y estamos sin técnico. Tenemos muchas contras, pero a favor tenemos que nos caracterizamos por armar un buen grupo y salir a pelear.

¿Podría ser un punto de inflexión para el fútbol paraguayo?

Es una buena prueba para todos, porque después comienzan las Eliminatorias y de ahí saldará la base principal del plantel. Por una parte es un banco de prueba y por otro lado es una buena opción para pelear.

GRAF/GP

 

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo