#PalabrasProhibidas: Las "zorras" de Colo Colo son "putas, traidoras y cochinas"

¿No se puede o no se debe decir? Estás son las palabras prohibidas del fútbol chileno. Comenzamos la revisión con el mote que reciben los fanáticos de Cacique.

Por

El Gráfico Chile

Primero lo importante: salta la banca por insultos interpretados como racistas hacia el venezolano Emilio Rentería, pero salvo quejas aisladas, el reclamo no es masivo cuando uno le dice al otro chipamogli, muerto de hambre, argentino culiado, roto peruano, etc.

Sobre el tema se refiere con un interesante punto de vista Aldo Schiappacasse en una columna para Canal 13.

En ese marco, como cita el premio nacional de periodismo deportivo, zorra, madre y monja, los motes despectivos para hinchas albos, azules y cruzados, le dan connotación negativa al género femenino.

Las palabras están lamentablemente institucionalizadas en la jerga de las barras. Tanto que las reacciones al escucharlas son violentas. Palabras prohibidas que incluso algunos periodistas deslizan a modo de ironía en crónicas y relatos -ahora también en redes sociales- esperando reacciones que saben llegarán.

¿Por qué le dicen “zorras” a los hinchas de Colo Colo? ¿Realmente ese apelativo les ofende?

Colo Colo lleva el nombre de un “toqui” araucano y por ello nació el seudónimo de “Cacique”.

“Indios”, y mucho después “zorras”, fueron nombres “peyorativos que acuñó la barra de Universidad de Chile para referirse a su rival”, explica Eduardo Bruna, otro de los grandes periodistas deportivos del país, premio nacional.

Antes, “los grasa”, según indica Sergio Antonio Jerez, premio nacional de periodismo deportivo: “Por lo grasiento, lo sucio, así les llamaban a los de Colo Colo los hinchas de la U y de Católica en los ochentas”.

¿Pero de dónde surgió? “Las palabras tienen varias acepciones y zorra tiene un uso coloquial que refiere a las putas”, explica el lingüista Jaime Campusano, autor entre otras publicaciones de “Coa, jerga de las cárceles chilenas”.

“Zorra es puta, es mala, traidora, cochina, maraca”, enumera Campusano. “En los setenta, comienzos de los ochentas, las barras eran ofensivas. Copiaban cantos argentinos y los adaptaban a las chilena”.

¿Por qué de forma ofensiva? “Porque en las dos barras más grandes, la del Colo Colo y de la U, se incrustó el lumpen de la sociedad. Yo como linguista te demuestro la etimoligía, el origen lumpesco del uso y significado de estas palabras”, agrega Campusano.

¿Les molesta a los hinchas de Colo Colo? “Desde que tengo memoria en la cancha, mediados de los ochenta, que ellos nos rayaban una Z encima de la G cuando pintábamos GB en las paredes”, cuenta un hincha albo de toda la vida y que sigue al equipo de local y visitante.

“La verdad es que es algo sin importancia, un juego así como nosotros les decimos madres a ellos. No sé si en algunas épocas ha generado más polémica o reacción, tal vez ahora algunos pendejos engrupidos se ofendan, podrá molestar un poquito pero no es más que un juego”, agrega.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo