¿Barroso guaraní? En Cerro Porteño se tiraron en picada contra el título de Libertad

El presidente del club del Barrio Obrero, Juan Manuel Zapag, echó un manto de duda al título obtenido por Libertad en el torneo Clausura de Paraguay.

Por

AFP

El presidente del Cerro Porteño, Juan Manuel Zapag, echó un manto de duda al título obtenido por Libertad en el torneo Clausura de Paraguay al afirmar que hubo influencia extrafutbolística tras aludir, sin mencionarlo, al jefe de Estado Horacio Cartes, ex dirigente del club campeón.

“Esto fue algo fuera de lo futbolístico. Yo no puedo hacer nada, no soy (del partido) Colorado, señores; no soy (del partido) Liberal. No le debo favores a nadie, y que quede claro que tampoco estoy dispuesto a escuchar eso de ‘compra y roba"”, enfatizó Zapag.

El dirigente del club azulgrana salió de esa forma al paso de las críticas de los propios socios cerristas que en una asamblea cuestionaron las ingentes deudas del club (13.000.000 de dólares) y el único resultado que consiguió, el de subcampeón del Clausura. El balance de la directiva fue aprobado con objeciones.

Sostuvo que lo importante es que la entidad crezca y que los socios no se preocupen por los gastos.

“Si vamos a llegar a la meta, vamos a hacerlo como grandes y no arrastrándonos, comprando o dopando a nuestro jugadores para ser campeones”, disparó el presidente azulgrana.

“Sabemos quién salió campeón y por qué”, continuó martillando Zapag.

En su alocución a los asambleístas de su club, el dirigente argumentó que lo extrafutbolístico “no pudimos contrarrestarlo”.

“Hicimos los reclamos pero igual el torneo se fue marcando y torciendo”, apuntó.

En la penúltima fecha del campeonato, el árbitro Antonio Arias anuló un gol de cabeza anotado por Robert Aldama del Sportivo Luqueño en un encuentro ante Libertad. Le cobró infracción contra un defensa. Su asistente había corrido hacia el centro del campo para legitimar la conquista.

Libertad obtuvo el trofeo como monarca con 46 puntos, seguido de Cerro por dos puntos menos, 44, y Guaraní 41.

Agregó que el fútbol paraguayo “no es limpio y escuché que tenemos que ser más sucios. Yo no puedo ser sucio, quiero ganar algo porque Cerro se lo merece. No porque seamos delincuentes y queramos hacer bajo la mesa”.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo