"Las mochilas del pasado hay que dejarlas de una vez": Mario Salas recibió a El Gráfico Chile

El nuevo estratega de la UC conversó con El Gráfico Chile sobre fútbol, convicciones y la paciencia en esta nueva etapa que esperan iniciar los cruzados.

Por

Por Demid Herrera Palacios
@DemidHerrera

“¡No, no! Yo no compro. Mi señora compra. Gracias a Dios tengo una mujer muy comprensiva y que con mi hijo entienden y me apoyan en esas cosas”, Con la locura desatada por las compras navideñas, seguro la agitada semana que tuvo Mario Salas para afinar su desembarco en San Carlos de Apoquindo podía ser un problema por si tenía que cumplir el ceremonial de ir a agarrarse a codazos por el regalo de moda, sin embargo el técnico que tendrá la misión de levantar a una alicaída Universidad Católica no pierde tiempo para repartir sus convicciones.

“Yo las fiestas las vivo de manera muy familiar. Trato de ser lo menos consumista posible, pero es imposible jajajá. El sistema te atrae, eres parte de un sistema y hay gente que está a tu lado, es parte de él y lo siente de otra forma, por lo tanto tienes que ser sumamente tolerante y democrático”, reflexiona mientras toma un café para darse el tiempo para una de las primeras entrevistas en su nuevo rol. Es Mario Salas, el Comandante, el que se animó con el fierro caliente de la precordillera y aceptó conversar del fútbol que disfruta y el que quiere instalar en Las Condes. su fútbol y el innegable vínculo de este con su filosofía de vida.

Revisando Twitter, sorprende la ilusión que despierta esta apuesta en la UC ¿Eres de mirar Twitter, Facebook y esas cosas?
Soy de leer, pero no las redes sociales. No me entusiasma mucho la idea de participar en ellas. Supe que ya hubo una parodia mía en Twitter y hace un tiempo me inventaron una cuenta de Facebook también, pero ya las cortamos, jajajá. La verdad yo estoy igual de entusiasmado que ellos, muy contento de estar acá, optimista y con todas las pilas puestas.

¿Habrá tiempo de disfrutar el ser técnico de un equipo grande?
Yo soy más bien de vivir el presente. Me proyecto en situaciones con la idea de que las cosas salgan bien, pero no soy mucho de aprovechar el presente y por eso logramos, como equipo técnico, estar tan encima de las cosas. En este momento estoy muy contento y si queremos que esta felicidad se mantenga, tenemos que cosas para que así sea.

Aparte de la importancia del equipo, ¿Qué le motivó a tomar este proyecto?
Lo principal es la jerarquía de los jugadores que hay, su calidad y saber que tu idea y la forma de jugar se puede plasmar con estos jugadores. Después de eso está lo que te ofrece Católica, la infraestructura, el valor agregado y todo lo que puede generar este club.

Y en tu caso personal, ¿cuándo nació tu intención de ser entrenador?
Nace en los últimos años de mi carrera, la idea de ser técnico, de proyectar una carrera larga y seguir ligado el fútbol. De inmediato noté que es la única y mejor forma y aahí decidí dar el paso para ojalá serlo toda mi vida.

Igual hoy los técnicos nacionales no han logrado una proyección internacional más allá de Pellegrini. ¿A qué se debe eso en tu opinión?
Yo no sé, me da la impresión de que pasa por las reales ganas de querer proyectarse a niveles internacionales, yo creo que el técnico chileno está preparado para eso. Hablando por mí, yo tengo muchas ganas para crecer fuera del país, por lo tanto me va a faltar solo la oportunidad para intentarlo.

Cuando se empezó a especular con tu llegada Nicolás Castillo publicó en Instagram su deseo de que llegarás a la UC ¿Cómo fue esa relación con un jugador identificado con tu nuevo club?
Yo generalmente trato de establecer relaciones y lazos con la gente. No solamente con los jugadores, sino con quienes están a mi lado. No veo un pasar en cualquier lado, con el conserje del edificio, con la gente que tu trabajas y relaciones a diario. Me interesa saber el nombre, conversar y crear lazos. Con Nicolás establecimos un lazo especial porque él estaba en una situación especial, por lo tanto conversábamos de algo más que fútbol.

Además con esa eliminación con Ghana en el Mundial sub 20, que seguro te dio mil vueltas en la cabeza…
Uff, sí, porque ese equipo merecía algo más y venía jugando para merecer algo más. Cuando uno habla de merecimientos generalmente no habla de situaciones concretas, porque para merecer hay que trabajar y producir en base a eso, pero estoy convencido de que ese equipo merecía por lo menos estar entre los cuatro primeros. No se pudo, pero quedamos todos con la satisfacción de llegar a un punto alto, mirar hacia atrás y decir “dimos todo lo que pudimos”.

Te llevo a ese recuerdo porque la UC vivió eso el 2013 donde no concretó lo que peleó. ¿Como se levanta a un grupo que sufrió eso y aún no cierra esa herida?
Ahí tienen que primar las convicciones, las ganas de reponerse, la resilencia, el levantar la cabeza y mirar para adelante. Cada fracaso es una oportunidad de mejora, y si somos suficientemente inteligentes podemos tomar eso como una chance de ser mejores.

¿Pero será un tema en el que te detendrás más profundamente?
Acá será un tema lo psicológico y lo emocional, es parte de la necesidad de apoyar al futbolista. Tú no eres periodista solamente, eres persona, amigo, hermano y yo veo el fútbol como una unidad en sus fases por lo tanto me interesa verlo, pero no construir en base a lo que pasó. Esa mochila hay que sacársela y botarla porque ahora empezamos a construir un futuro nuevo. Estos jugadores tendrán la misión de construir algo nuevo y por eso te digo que el presente es importante. El pasado para la reflexión, para las estadísticas, pero llevar una mochila que no nos corresponde no, ya está.

Suena difícil imponer su idea con las urgencias de la UC…
Es que entiendo el medio, qué es lo que vende. Yo tengo mi forma de ser y actuar, pero sé donde estoy parado. Yo sé que a los tres partidos que perdamos, cosa que ojalá no pase, lo que realmente va a generar noticia va a ser mi cabeza. No va a salir “Católica mejor su juego y está en vías de mejorar”, va a salir “el equipo de Salas no juega a nada y hay que buscar otro técnico”.

¿Hablas de apelar a la paciencia?
Es que aquí no se valoran los procesos. Cuando antes se decía que se necesita un proceso la gente se reía de Arturo (Salah), de Manuel (Pellegrini) y esa es la gente que ha triunfado y es feliz. Para casarte no fue al día siguiente a que conociste a tu señora y a tu mejor amigo no lo tildaste así al día siguiente de conocerlo. El tema es que para el medio en general eso no es apetecible y el hincha se contagia también.

¿Y cómo se puede defender esa intención?
Pregonando lo que uno piensa y cree que es realmente válido. Yo para llegar a Católica no llegue de la noche a la mañana. Todas las cosas cuestan, tiene un camino, un desarrollo y nada es inmediato. Todo tiene que tener algún gasto de por medio y así uno va creciendo. Lógicamente estas cosas no son seductoras para el medio, para la gente en general. Ellos van a querer que le ganemos por goleada a Antofagasta y ojalça sea así. Trabajaremos para ganar ese partido, pero lo más probable es que esto requiera un proceso.

¿Los dirigentes te plantearon así este proyecto?
El club entiende el momento y es lo que hablaba yo en mi presentación de construir esto en bases sólidas. Yo no quiero construir esto en un palafito sino que necesito construirlo en base a cemento, cosa que si vienen temblores o un terremoto nos pille bien parados y dentro de esa base sólida están las convicciones, la política deportiva y los conceptos claros.

Más cuando los vecinos como la U y Colo Colo han fomentado esas bases y uno siempre quiere lo del vecino.
Si, puede ser… ahora, ¿de qué está construida esa base? No lo sé, desconozco esos proyectos y me preocupa el mío, que lo quiero construido desde los valores, ideas y convicciones, no en cuestiones económicas.

En Católica seguro te tocará sufrir los partidos de tu equipo en cancha y también con una tribuna oficial, que siempre pide más…
Es que yo voy por más. Lógicamente nos va a pedir triunfos y vamos a tratar de dárselos, sino tendré que aguantar todo eso que te dicen jajajá.

A días de las fiestas, ¿Cómo te gusta pasar estas fechas especiales?
De manera muy familiar. Trato de ser lo menos consumista posible, pero es imposible jajajá. El sistema te atrae, eres parte de un sistema y hay gente que está a tu lado, es parte de él y lo siente de otra forma, por lo tanto tienes que ser sumamente tolerante y democrático. Como te dije, Yo no compro, mi seora compra. Gracias a Dios tengo una mujer muy comprensiva y que me apoya en eso y todas las cosas.

Dijiste que no podías prometer el cielo, pero ¿puedes asegurar que valdrá la pena pagar la entrada de un partido de la UC de Salas?
¡Sí! Sí, pero este no va a ser el equipo de Mario Salas. Va a ser la Universidad Católica. No me gustan esos nombres, pero yo haré todo lo posible. Espero lograr que el equipo responda a todos los hinchas en cada fin de semana, y eso significa que tengan un equipo que salgan a ganar y salgan por la victoria. De esa base partimos.

¿Estaría muy manoseado cerrar con el concepto de “hasta la victoria siempre”?
No. Siempre, siempre hasta la victoria, eso es así y así va a ser siempre.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo