Los nuevos aires de Ramiro Costa: "Me saqué un peso y empecé a disfrutar el sentirme importante"

El delantero que ha sorprendido a propios y ajenos con un esperanzador arranque en La Calera habló con El Gráfico sobre su presente y sus aprendizajes en la UC.

Por

Por Demid Herrera Palacios
@DemidHerrera

“Ya son dos años acá en Chile y el aprendizaje ha sido grande. Desde lo vivido en la cancha hasta en lo personal”. Cuatro de la tarde en Santiago y el sol entra sin piedad por un ventanal en el departamento de Matías Mier. El lugar fue el escogido por Ramiro Costa para recibir a El Gráfico y conversar de un presente quizás impensado para el delatero.

Un gol y tres asistencias en dos partidos marcan el inicio de Costa en La Calera que por la mañana del viernes enfrentó a la UC en un amistoso donde Ramiro complicó a sus ex compañeros y se dio el lujo de anotar un gol, confirmación de que su paso al cuadro cementero parece haber sido una decisión correcta y en el momento justo.

Sin rencores, pero con su objetivo de revancha claro, el rosarino quiso hablar de haber sido por dos temporadas el “niño símbolo” de las frustraciones en la UC y lo que encontró en su nuevo club.

¿Cómo han sido estas primeras semanas en La Calera?
En verdad mejores de lo que pensé. Mis compañeros me recibieron muy bien y con cuatro torneos jugando acá sabía que no se me haría tan difícil en la cancha. El cambio es en el entorno, en las condiciones que te ofrece Católica, unas que nadie más tiene en Chile.

¿Se hace complicado dejar esas “comodidades”?
Hay un tema difícil, desde que no tenés un complejo fijo para entrenar y vas buscando canchas. No es una crítica a Calera, que ha logrado cosas con muy pocos recursos y eso es destacable, pero sin dudas es un cambio que uno nota.

¿Y cómo hiciste para no desmotivarte con eso?
Es que o me echo a morir o lo tomo como una oportunidad. Soy de los que cree que a veces hay que bajar un escalón para subir dos y yo, con 22 años creo que esto ni siquiera es eso, sino una chance de conseguir lo que necesitaba.

¿Qué es lo que necesitabas?
Una continuidad. Por distintos factores en Católica no pude jugar con constancia y eso uno lo nota. Hoy en cambio participo, estoy, siento que mis compañeros me necesitan y así uno toma confianza.

Era el momento de cambiar de aires…
Yo lo tomo así. Me saqué un peso y empecé a gozar el sentirme importante. Van pocos partidos y queda mucho en nuestra lucha contra el descenso, pero lo estoy disfrutando, con ganas de aportarle a esta institución y ojalá volver con más herramientas a Católica para tener mi revancha.

¿Y por qué crees tu que no se dio así en la UC?
Porque la adaptación no fue fácil.Los primeros seis meses me costó, pero la familia ahí apoyó un montón.

¿Te refieres a las responsabilidades de arreglárselas solo?
Claro. Yo me vine a Chile y no sabía hacerme un té con leche, pero ahí ha sido mi vieja la que siempre me ayudaba, vez que venía me enseñaba a cocinar y es más el aprender a autorregularse, a dormir bien, es un camino que he seguido bien.

Pero tu llegada fue como la de cualquier refuerzo a un equipo grande…
Exacto, pero yo entiendo las obligaciones de la UC y no las desconozco. Llegar a Católica fue una apuesta y siento que he podido mostrar el 50% de lo que soy. Aún creo que es una apuesta que se puede ganar y este paso fue por eso.

¿Tú sentías que jugabas con esa mochila?
Yo lo sentía y la gente que me conoce lo notaba. Mis amigos veían partidos míos y me decían que se me notaba tenso, que no estaba relajado en la cancha.

Y a eso se sumó que varios te apuntaron como el “chivo expiatorio” en todo esto…
Puede ser. Cuando un tipo te está puteando antes de que entras, es cierto que uno entra un poco inhibido a la cancha. Es una presión con la que tenemos que lidiar como futbolistas y si no no podés jugar en ninguna pare, pero tampoco aporta mucho cargar así a los jugadores.

¿Y enfrentarte a tus ex compañeros en un amistoso te sirvió para corroborar este “cambio”?
Tuvo un poco de eso. Fue un amistoso, pero varios amigos me dijeron que me vieron más libre. Más jugador. Mi presente es La Calera y con un grupo de buenos jugadores daremos pelea hasta el final, me estoy centrando en jugar todos los partidos, hacer goles y si me toca volver, tener la chance de mostrar mi avance para mostrarle a los hinchas mis ganas de consolidarme en el equipo y ojalá darle un título a la UC.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo