ANFP sale al paso de las críticas por nuevo sistema de torneo del fútbol joven

En Quilín creen que no bajará la competitividad del campeonato, que tendrá un formato regionalista, y descartan que se haya privilegiado lo económico por sobre lo deportivo.

Por

Juan Ignacio Gardella Berra
@jigardella

Este martes, en El Gráfico, los encargados del área formativa de diferentes clubes del balompié nacional manifestaron su temor por el nuevo sistema de campeonato regionalista que se implementará este año en las divisiones juveniles. La baja en la competitividad, que, vaticinan, se traspasará a las selecciones menores, tiene inquietos a varios jefes de las fuerzas básicas, quienes acusan una inclinación por el aspecto financiero por sobre la calidad, debido a que disminuyen los traslados y con ello los gastos.

Desde la ANFP salieron al paso de los reclamos. De partida, sostienen que los dineros destinados al certamen no se reducirán, sino que se incrementarán, y los que se ahorrarán en viajes serán reinvertidos en otros ámbitos.

“No se ha privilegiado lo económico por sobre lo competitivo”, responde Luis Ramírez, gerente del Fútbol Joven. “Al revés, se aumentaron los costos y se redistribuyeron en otros ítems. Lo que ocurre es que antes se gastaba mucho en pasajes aéreos. Ahora esos recursos van a ir a dos áreas: alimentación y hospedaje”, complementa Alex Kiblisky, director del organismo de Avenida Quilín.

Este último explica que cada jugador que participe en el torneo recibirá un desayuno, al que se sumará una merienda si el partido implica un traslado de más de 50 kilómetros y, además, un almuerzo en caso de que el plantel deba moverse entre 200 y 300 kilómetros para disputar un encuentro. Arriba de esta distancia habrá derecho a hospedaje, contrario a lo que sucedía anteriormente, cuando el límite mínimo era de 400 kilómetros.

“A los muchachos se les están ofreciendo mejores condiciones”, agrega Ramírez, quien considera que la competición será más pareja y que no bajará el nivel: “Ésa es una apreciación subjetiva. ¿Qué estudio hay al respecto? Si un equipo no clasifica a los playoffs, quiere decir que no estaba a la altura”.

El ex presidente de Ñublense, a su vez, apunta a un elitismo por parte de los que votaron en contra del cambio. “Lo que importa, en definitiva, es levantar a todo el fútbol chileno, no a cinco clubes que quieren competir sólo entre ellos. Lo que buscan es generar una burbuja y eso es una injusticia”, cierra.

GRAF/JIGB

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo