La tristeza y la rabia golpearon al camarín de la U tras la dolorosa derrota

"El camarín está golpeado", expresó un Pepe Rojas que cuestionó el arbitraje. La pena era total.

Por

Por Rodrigo Realpe V. – El Gráfico Chile

Eduardo Gamboa marca el punto penal y los once azules se derrumban en la cancha. Johnny Herrera con pelota en mano se tapaba la cara y Gonzalo Espinoza hacía lo mismo con la camiseta. La imagen lo decía todo. Un puñal al corazón.

Un minuto después Esteban Paredes marcaba, desatando la locura alba en Ñuñoa. El juez dejó jugar y la U tuvo una más, pero la intentona azul fue más que fría.

Final. Mientras el carnaval blanco se desataba, un grupo de jugadores de la U se iba contra Gamboa, otros en cambio se tapaban la cara masticando la rabia y escondiendo la vergüenza, a la misma vez que los hinchas entonaban el clásico “aunque no ganemos en la cancha”.

Una vez en camarines, la salida de los jugadores fue en completo silencio. Todos masticando el 1-2. Un éxodo triste, donde solamente Martín Lasarte y el gerente Sabino Aguad sacaban la cara ante los medios.

Al final, Johnny Herrera y José Rojas fueron los últimos en abandonar el vestuario azul. El capitán universitario fue el único que sacó la voz ante la prensa.

“Fuimos superiores, y creo que lo que más duele fue perder como lo hicimos. El camarín está golepeado”, sostuvo Rojas quien también se refiriò al arbitraje: “hubo un par de jugadas dudosas que el juez no las miró. No sé si es coincidencia o no, pero hace rato que no ganamos con él”, añadió.

Por su parte, Johnny Herrera solo tuvo tres palabras para refirirse al cometido de Gamboa: “Es lo normal”.

Tristeza total.

GRAF/PS

NEWSLETTER

Lo Último de en tu correo...

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo