Columna de Colo Colo: Nadie dijo que sería fácil

"Un mero trámite". La maldita costumbre del hincha colocolino de mirar en menos al rival de turno.

Por

 

Imagen foto_0000000120150325185441.jpg
Colo Colo lamentó la derrota ante Unión La Calera. (Foto: Agencia Uno)

Por Jorge Vargas Filial Arica Tres de Mayo

Facebook: Colo Colo de Todos
@colocolodetodos
www.colocolodetodos.cl

Ya el viernes por la noche se comentabas. Se compartía por mensajes a los teléfonos móviles, se celebraba con cada colocolino que nos encontrábamos: Católica había perdido 2 puntos vitales para darnos caza, contra un Audax que está dando la pelea por no descender.

Bastaba con ganar 3 partidos de local y la 31 era prácticamente nuestra, pensando que Católica y Cobresal eran 2 de esos rivales. Pero antes, ¿con quién jugábamos? Unión Calera. ¡Ah, La Calera! Un mero trámite. Nuestra historia está llena de esos supuestos trámites. Se me vienen a la mente Oriente Petrolero el ’88, Vasco da Gama de local el ’90, Everton el ’92 en Viña, Junior de local el ’94. Pachuca de local el 2006. Nunca aprenderemos, el colocolino tiende a confiarse casi por naturaleza.

A más de 2.000 kilómetros del estadio se viven los partidos muy de cerca. Me explico: verlo por televisión no será lo mismo si uno se encuentra solo frente a la pantalla. El sentido de pertenencia nos reúne de alguna manera, ya sea en la casa de algún voluntario que tenga el decodificador actualizado, o en la fuente de soda que aguante el griterío de los fanáticos del Cacique. Camisetas blancas se juntan, alientan, cantan, celebran, y en casos como el del sábado, muerden la derrota.

Fue un partido extraño, lleno de detalles que inflaron el marcador. Queda la sensación de que si se juega 10 veces el partido Colo-Colo no volvería a perder 1-4. Villar no nos salvó esta vez, tal como nos tiene malacostumbrados; Barroso marcando en su propia valla; Fierro haciéndonos dudar de su intelecto; Beausejour muy bien arriba y muy mal defendiendo; Valdés decayendo, en una baja que se nota demasiado en el resto del equipo; Paredes perdiendo goles en el primer tiempo que pudieron hacer del sábado algo más grato; Suazo…

Humberto Suazo, lo respetamos y queremos como el ídolo que es, y seremos eternos agradecidos de todo lo que entregó al Club. Quienes lo aguantamos seguimos repitiendo “ya van a salir los goles”. Por otra parte, muchos lo quieren en la banca de manera permanente. Compleja e incómoda situación, no me gustaría estar en el pellejo de Tapia.

Esta derrota nos puede despojar del título, como también el punto heroico frente a Palestino nos puede llevar a la gloria. Aún depende de Colo Colo, pero este torneo en particular nos dice que literalmente cualquiera le gana a cualquiera. Ganar daba tranquilidad, y permitía enfocar las energías en una eventual clasificación a octavos de final en la Copa Libertadores. Habrá que seguir luchando, trabajando y ganando, de lo contrario se nos puede ir todo de las manos.

Mal sabor nos dejó este fin de semana. No se llenó el estadio, Calera ganó por primera vez en la cancha David Arellano por torneos nacionales, Cobresal recuperó la punta, y Católica terminó celebrando el punto obtenido en La Florida.

Sin embargo, más allá de cuál sea el resultado de un fin de semana, en Arica los colocolinos más nortinos del país esperarán ansiosos la transmisión del próximo encuentro del Eterno Campeón. En “La Estrella” volverán a aparecer las canciones de aliento, los gritos de apoyo y las sonrisas que a tantos de nosotros nos entrega el Club.

NEWSLETTER

Lo Último de en tu correo...

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo