La dramática situación de CD Copiapó: "No tenemos zapatos ni guantes de arquero"

El cuadro de la capital de la región de Atacama vive más de un problema tras los temporales que azotaron al norte del país.

Por

Gonzalo Pérez Amar

Estadio inundado, sin indumentaria y jugadores que se están yendo de la ciudad. Esa es la situación que está viviendo Deportes Copiapó tras la catástrofe provocada por los fuertes temporales que azotaron al norte del país.

La capital de la región de Atacama ha sido una de las ciudades más afectadas por las fuertes lluvias. Personas fallecidas y desaparecidas, miles de damnificadas, calles cortadas y casas derrumbadas son el saldo que ha dejado la catástrofe de los últimos días.

Y el club de fútbol de la ciudad no lo pasa mucho mejor. Luego del temporal que los azotó, la ANFP decidió suspender el partido que debían jugar como local ante Everton este sábado. Es que la situación no es para menos y más aún si se considera la inundación que sufrió el estadio Luis Valenzuela Hermosilla

Con la cancha llena de agua y barro, el recinto de Copiapó quedó inutilizable y los jugadores, al igual que el resto de los habitantes, han sufrido con la falta de agua y comida que existe en la zona por el aislamiento que provocó la catástrofe.

“Estamos en una situación muy complicado porque el estadio, donde tenemos toda la indumentaria, resultó muy afectado. El estadio de Copiapó tiene unas murallas por el lado que hicieron que sea como una piscina. Se juntó el agua, el barro y debajo de eso están los camarines, la sala de entrenamiento y la indumentaria. Todo eso se perdó”, dijo Felipe Muñoz, presidente de Club Deportes Copiapó, a El Gráfico Chile.

“La cancha está inutilizable porque tiene agua y barro. Las carpetas se despegan y va a pasar mucho tiempo hasta que se pueda utilizar. Acá no tenemos canchas naturales y la otra cancha sintética que hay también terminó dañada, al igual que la de Tierra Amarilla. En la provincia no tenemos dónde o cómo entrenar o jugar”, agregó.

Al igual que el resto de la ciudad y del norte del país, la situación para Deportes Copiapó es dramática. No por nada el argentino Bruno Vides, una de las figuras del equipo, decidió partir de la ciudad para dejar a su familia, que incluye a un hijo pequeño, a Argentina y así no sufran con el desabastecimiento y las condiciones adversas que viven hoy en día.

“Bruno Vides me pidió permiso para irse a Argentina a dejar a su familia, porque le costaba mucho conseguir agua. Además él tiene un niño chico y no tenían agua para tomar o preparar comida. Me dijo que  iban a tomar un auto para irse a Santiago junto a otros compañeros a dejar a sus familias. Algunos le encargaron cinco o seis zapatos de fútbol para pasarle a los jóvenes que están en el primer equipo”, dijo el mandamás del club nortino.

Pero los problemas no terminan ahí para los los Leones. Aunque el partido de este fin de semana está suspendido, la próxima semana deben viajar a Santiago para jugar en el Santiago Bueras ante Magallanes.

Sin embargo, Deportes Copiapó está actualmente sin indumentaria y muchos jugadores perdieron sus zapatos de fútbol. Por si fuera poco, aún no consiguen cancha donde entrenar y la opción más cercana es trasladarse hasta Vallenar. Una opción que no termina de convencer a la gente del club de la Región de Atacama.

“La ANFP nos propuso la idea que fuéramos a Vallenar, pero los jugadores no quieren dejar a sus familias. No sólo participamos en el primer equipo, sino que también en el fútbol joven. Es imposible pensar que niños que van al colegio vayan a entrenar a doscientos kilómetros de la ciudad. Además perdimos las indumentarias y los zapátos de fútbol. La situación es dramática”, señaló Muñoz.

“Vamos a ver si podemos jugar, pero no sé si estaríamos en condiciones. Nos juntaríamos a jugar, porque no hay donde ni tenemos como entrenar. No hay indumentaria y aunque sea barata, no tenemos donde conseguirla. Hay que ver como nos armamos, pero lo más prudente sería no jugar ese partido”, agregó.

Deportes Copiapó vive un drámatico panorama y parece no mejorar en un futuro cercano. Por el momento y debido a la urgencia, las autoridades locales deben solucionar los problemas que azotan a la ciudad y le pidieron paciencia al club deportivo.

Tiempos que retrasarán los arreglos del Luis Valenzuela Hermosilla. Tiempos que le costarán a los Leones para volver a ponerse en pie tras la catástrofe que azotó a la ciudad. “En las casas de los jugadores del fútbol joven hay muchos daños. Por ejemplo, la casa de Kevin Egaña, que es un juvenil que está en el primer equipo, se derrumbo y la del utilero también. No hay luz, agua,  abastecimiento y cuesta conseguir comida. Los jugadores se están juntando para ayudarse y tenemos que recorrer muchas cuadras con bidones con agua para llevar a la casa”, cuenta el presidente del club.

“Los jugadores no tienen zapatos ni guantes de arquero, que es lo más básico. Todas las cosas que hemos comprado, instrumentos para entrenar, pesas, máquinas, eso se perdió todo. Hace cuatro años atrás este club estaba quebrado y a punto de desaparecer, pero hemos invertido mucha plata, esfuerzo y tiempo para que sea lo que es hoy. Ahora es un equipo sólido de la Primera B, con buena participación en inferiores y buen trabajo con la comunidad. Recibimos un mazazo y se nos provoca una gran crisis”, concluye un afectado Felipe Muñoz.

GRAF/GP

NEWSLETTER

Lo Último de en tu correo...

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo