Columna de Colo Colo: Grandes en todas partes

Desde el Movimiento Colo Colo de Todos llega el análisis del retorno del Cacique a La Serena tras cuatro años sin jugar en dicha ciudad.

Por

Por Felipe Suárez, @suarezmfelipe
Filial Esteban Paredes de San Miguel, @FilialEP7

www.colocolodetodos.com
@colocolodetodos
Facebook: ColoColodeTodos

Pasaron largos tres años antes de que Colo-Colo pudiera volver a la ciudad de La Serena. Sin embargo, esta vez no fue para enfrentarse a la oncena local, ni a sus vecinos de Coquimbo, sino a un cuadro que durante los últimos meses ha disfrutado de la gloria y una fama que nunca antes había conocido: Cobresal, el actual campeón del fútbol chileno.

Parecía una tranquila jornada cuando se abrió la cuenta a los 5′. Un largo balonazo de Valdés vio recompensada su precisión gracias a un certero toque de Vecchio, que se la levantó al arquero para iniciar las celebraciones.

Tuvimos varias ocasiones más, y todas ellas las lamentamos durante el entretiempo, mientras el marcador nos mostraba el 2-1 con que el elenco del debutante Arturo Norambuena puso las cosas a su favor por medio de dos anotaciones de Cantero: primero al cobrar un penal por mano de Barroso y luego en una tole-tole tras 4 rebotes y un tiro trabado, cuando el ariete paraguayo punteó un balón que ya estaba bajo el control del guante de Garcés.

Se convirtió en un complicado partido, pero el equipo mostró la tranquilidad y jerarquía características de la mano de Sierra y, con un carrerón de 50 metros primero y un derechazo de Valdés después, mantuvo el invicto y la campaña perfecta, dando un paso más hacia la obtención de la 31.

Mención aparte para el tanto del Pajarito, quien volvió a demostrar el nivel que lo tuvo largas temporadas en Italia. Su largo tiro, lleno de potencia y con una curvatura perfecta, dejó sin opción al ex colocolino Eduardo Lobos, que solo atinó a girar y ser un espectador privilegiado de la joya del 20, que tras clavarla en el ángulo recurrió a su habitual celebración india.

Haciendo los balances de cada semana, llegamos a la conclusión de que no es esta la única alegría que llena al pueblo albo. Captaciones de socios en varios puntos del país, la tradicional celebración del día del niño colocolino en distintas comunas de Santiago y regiones, la preparación de la misma celebración el sábado 22 en nuestro estadio (ocupando espacios que nos pertenecen, aunque estén secuestrados por la concesionaria), el comienzo del cuadrangular final de la Libcentro, al que nuestro equipo cestero llegó en calidad de invicto. Todos estos ejemplos nos muestran que de verdad el esfuerzo y la organización de los socios, articulada a través de distintos movimientos, grupos y filiales, dan frutos.

Falta mucho todavía, pero vamos por buen camino, por eso el llamado constante es a hacerse socio, estar al día o acogerse a la amnistía que corre por estos días. Y créanme, al ser partícipe desde dentro del proceso de recuperación y engrandecimiento del Club Social y Deportivo Colo Colo, los triunfos del equipo del fin de semana, los campeonatos y las estrellas, se disfrutan de una manera muy especial.

GRAF/PS

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo