El crudo lamento que hizo el Comandante sobre la profesión de director técnico

Mario Salas, entrenador de la Universidad Católica, se dio un tiempo para entregar una profunda reflexión sobre los costos que ostenta carrera de DT en el fútbol rentado.

Por

Por Pablo Serey Correa – El Gráfico Chile

No es habitual que los entrenadores del fútbol profesional chileno se salgan del rectángulo de la cancha para hablar de temas más íntimos. Lo netamente deportivo monopoliza los tópicos de nuestros técnicos y por lo mismo llama la atención cuando traspasan dichos límites y abordan otros asuntos.

Mario Salas lo hizo en la última rueda de prensa, en la que se dio tiempo para reflexionar sobre los costos que ostenta la profesión de director técnico, luego de ser consultado por la obsesión que tienen ciertos adiestradores para lograr sus objetivos, con el caso específico del catalán Josep Guardiola.

“Es complicado, esta profesión en especial nos entrega a los técnicos muchas carencias, nos priva de vivir momentos que uno quisiera vivir. A mí no me ha pasado, pero de repente llega ese momento en que te preguntas ¿valió la pena todo esto? ¿valió la pena perder familia, perder amigos por todo esto?”, expresó el Comandante.

El ex rugbista fue más allá y profundizó su reflexión colocando un ejemplo puntual que conoció de cerca. “Hace poco conversaba con un miembro de un cuerpo técnico de un amigo colega y me decía que su hijo había cumplido 15 años y había estado en 8 cumpleaños por distintos motivos, entonces uno se priva de cosas. Después el tiempo dirá si lo que hiciste estuvo bien o lo que hiciste te hizo perder cosas importantes”, comentó.

Para rematar su meditación, el encargado del plantel de honor de la Franja estableció que “esta es una profesión que en rigor te limita y te priva de sensaciones que son muy agradables”.

GRAF/PS

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo