José Luis Villanueva le dedicó sentida carta a Suazo y le aconsejó el retiro

El ex delantero, que en su momento brillara en la UC, le dedicó palabras al delantero tras su incoveniente con José Luis Sierra.

Por

El Gráfico Chile

El despido de Humberto Suazo no ha dejado indiferente a nadie. Luego del problema que tuvo el atacante con José Luis Sierra tras ser reemplazado ante San Marcos de Arica y no presentarse a la reunión para dar las explicaciones “en frío”, el cuerpo técnico, en conjunto con la dirigencia, decidió poner fin a su vínculo con los albos.

Las críticas al comportamiento de Chupete no se hicieron esperar y muchos hinchas albos aplaudieron la decisión que tomó el Coto. Es que el nivel que venía exhibiendo el delantero no era el mismo que mostró cuando se consagró como ídolo entre 2006 y 2007 y por eso fue cuestionado desde que retornó al Monumental.

Sin embargo, algunos no olvidaorn el tricampeonato que le dio a los albos con un agónico gol ante Palestino o que haya salido goleador del mundo en la temporada 2006. Lo cierto es que el despido de Suazo no dejó indiferente a nadie y así lo demostró José Luis Villanueva, quien le dedicó una emotiva carta en su cuenta de Facebook.

El ex delantero, que anunció su retiro hace poco más de dos meses, compartió con Chupete en la selección que participó del Preolímpico Sub 23 del 2004 y por eso no se quedó ajeno a su salida de los albos, incluso aconsejándole el retiro para dejar de lado los malos comentarios.

“Ándate Humberto. Ándate Humberto. Putéalos y ándate. Sé tú mismo”, comienza diciendo el jugador que brillar en la UC y continúa “hacer arte con las manos es para los normales, no para el que la vida le partió el alma al llevarse a su padre cuando comenzaba a cumplir el sueño de ambos. No para ese chico raro y silente, de risa tímida que previo al pre olímpico sub 23 del 2004, metió cinco goles en un amistoso por el equipo reserva y que hizo que todos aduláramos al chupete de San Luis”.

“No escuches a nadie y ándate. Saca una fracción de lo que bien merecido ganaste en cada uno de tus equipo y ándate dos meses a Tahiti. Toma vino con quien sea que quieras, como yo lo estoy haciendo en este preciso momento sin tener ninguna culpa, ni preocuparme de que mañana haya que entrenar. Es fantástica la sensación”, agrega Villanueva en su sentida carta.

Pero el ex Universidad Católica no se queda ahí y concluye que “ándate porque al que mira lo que has hecho no le importas. Te tiene rabia. Solamente quiere verte abajo, gordo y lento. Perderte goles. Quiere verte abajo para cerrar el círculo de la historia del ídolo (…) Se reventaron las manos de aplaudirte y ahora sólo les quedaron las bocas para silbarte. Los aplausos que buscas ya no los vas a encontrar. Los agotaste todos querido Humberto”.

Revisa la carta de José Luis Villanueva

  • “Ándate Humberto.
    Ándate Humberto. Putéalos y ándate. Sé tú mismo.
    Fuimos compañeros y no amigos. Es difícil tenerlos en ese ambiente. Y te digo “ese” y no “este” porque ya no estoy y tú no estás. Tal vez quieras jugar, pero no vale la pena Humberto. Déjalo ir.
    No sé en qué tipo de persona te has convertido, pero creo que la esencia no se pierde. Eres sentimental y emocional. Eres un artista del gol, de lo más difícil y lindo que hay: haces arte con los pies Humberto. Y arte para todos. Arte que han apreciado todos, no solamente el reducido grupo intelectualoides que se cree superior.
    Hacer arte con las manos es para los normales, no para el que la vida le partió el alma al llevarse a su padre cuando comenzaba a cumplir el sueño de ambos. No para ese chico raro y silente, de risa tímida que previo al pre olímpico sub 23 del 2004, metió cinco goles en un amistoso por el equipo reserva y que hizo que todos aduláramos al chupete de San Luis . El de los 43 goles en una temporada. “Chupete está de vuelta” decíamos.
    Que injusta fue la vida en no permitirte jugar un solo minuto en ese preolímpico. O tal vez te dio más fuerza para ser ese monstruo que fuiste ,”señor de los golazos”.
    No escuches a nadie y ándate. Saca una fracción de lo que bien merecido ganaste en cada uno de tus equipo y ándate dos meses a Tahiti. Toma vino con quien sea que quieras, como yo lo estoy haciendo en este preciso momento sin tener ninguna culpa, ni preocuparme de que mañana haya que entrenar. Es fantástica la sensación.
    Fuiste goleador del mundo. ¡¡¡¡Fuiste goleador del mundo chupete la puta madre!!! Fuiste goleador de una eliminatoria que marcó al fútbol chileno. Jugaste en un equipo de mierda en España y metiste goles también. Ganaste todo con Monterrey. No sé cuantos títulos con Colo Colo. Andate Chupete, ándate.
    Ándate porque al que mira lo que has hecho no le importas. Te tiene rabia. Solamente quiere verte abajo, gordo y lento. Perderte goles. Quiere verte abajo para cerrar el círculo de la historia del ídolo.
    Me da lo mismo que te equivocaras en ésta, porque yo te admiro y te tengo el mismo cariño que le tengo a todos los que alguna vez luchamos juntos por un sueño. Un sueño que terminaron cumpliendo algunos , potenciados por otros más chicos.
    Pícasela como ante Brasil. Déjalos volverse locos buscando tus goles y haciéndote documentales y homenajes de despedida. Tú eres el mismo Chupete. Vas a ser más feliz jugando con tus amigos que fútbol profesional. Eres demasiado grande para tener que jugar en una cancha sintética en Caldera.
    Se reventaron las manos de aplaudirte y ahora sólo les quedaron las bocas para silbarte. Los aplausos que buscas ya no los vas a encontrar. Los agotaste todos querido Humberto. Felicitaciones por lo que llegaste a ser y por la vuelta de mano que le diste al destino. Siempre siendo tú”.

GRAF/GP

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo