Seguimiento a Vidal: La convulsionada noche del Rey que se disfrazó de "motor"

El 8 de la Roja no anduvo mal en el puesto de Marcelo Díaz. Su actuación fue una de las mejores en la selección.

Por

Por Rodrigo Realpe Varela – El Gráfico Chile

Quién iba a ser el reemplazante de Marcelo Díaz ante los colombianos fue largo tema de debate durante la semana en la prensa, pero en la cabeza de Jorge Sampaoli el problema estaba resuelto.

La ausencia de Carepato y la propuesta de José Pekerman motivaron al casildense a utilizar una línea de 3 defensores, dos laterales volantes y a Arturo Vidal en la contención realizando las labores del suspendido Díaz.

La apuesta resultó un tiempo. El libreto de Sampaoli se impuso en la primera mitad, gracias a una soberbia actuación del Rey Arturo que supo transformarse figura tanto en el arco colombiano como en la propia puerta defendida por Claudio Bravo.

Y es que el cruce a los 16 minutos, cuando Jackson Martínez se disponía a fusilar el arco del capitán chileno ahogó a esa altura de la tarde cualquier temor de una celebración ajena en Ñuñoa.

Durante los primeros 45, la Roja dominó, y a Vidal le vino bien el disfraz de motor que viste Díaz. Generó circuito con los delanteros y con Jorge Valdivia, ganó por arriba y abajo cuando fue necesario, y mostró un gran despliegue en cada balón que tuvo que pelear.

El premio para el del Bayern llegó a los 45′ cuando un predecible tiro libre de Matías Fernández alcanzó a conectarlo de cabeza para desatar los festejos en el Nacional.

En el segundo tiempo la cosa se tornó de otro color. Colombia dominó la pelota, Valdivia y Vargas bajaron su nivel, la apuesta de Vidal se vio sobrepasada -se ganó una amarilla por infracción- y Chile con lo justo amarró un empate que bien pudo terminar en desastre.

GRAF/PMR

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo