Racha cortada y pateando botellas: La noche de furia de Edu Vargas en el Nacional

El delantero chileno no pudo gravitar en el empate 1-1 de Chile y Colombia, y dejó atrás la solvencia goleadora que venía mostrando en los últimos partidos.

Por

Por Diego Espinoza Chacoff

Tres goles en sólo dos partidos es la racha que cortó anoche el delantero chileno Eduardo Vargas luego de no marcar ni ser gravitante en la igualdad 1-1 entre la Roja y Colombia por la tercera fecha de las Clasificatorias rumbo a Rusia 2018.

El atacante del Hoffenheim de Alemania está acostumbrado a marcar y así lo demostró en los primeros dos partidos de Chile ante Brasil y Perú, y también en la Copa América donde fue goleador de los de Jorge Sampaoli y del torneo en sí. Pese a eso, Turboman no pudo repetir sus históricas jornadas anteriores y frente a los cafetaleros no pudo demostrar su poderío goleador.

Esa mala noche en el ataque le pasó la cuenta y Jorge Sampaoli dispuso su reemplazo a los 86 minutos de encuentro para el ingreso del atacante Mauricio Pinilla. Ese cambio desató la furia e impotencia vivida por el ex Universidad de Chile dentro de la cancha y fuera de ella salió reclamando, tiró y pateó botellas y finalmente se sentó con mucha molestia en la banca.

Con el empate 1-1 entre ambas selecciones consumado, el atacante partió rápidamente a las duchas y fue uno de los primeros jugadores en abandonar el Estadio Nacional, cuna de muchas de sus alegrías como profesional, pero que el pasado jueves no vivió más que tristezas que dejó atrás cabizbajo y sin siquiera mirar a la prensa que lo acechaba antes de subirse al bus que lo sacó de una noche para el olvido.

GRAF/DE

 

 

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo