El libro que predijo el escándalo en la ANFP: "Se cumplieron todas nuestras aprensiones"

Hace unos meses el periodista Felipe Bianchi lanzó el libro "Contra el tránsito", donde una serie de columnas recopiló los últimos cuatro años del fútbol chileno.

Por

Rodrigo Realpe V. – El Gráfico Chile

Felipe Bianchi se lanzó en picada contra la ANFP. En su libro “Contra el tránsito”, de editorial Via X, que fue lanzado hace un par de meses, el periodista recopila en formato de columnas una serie de textos donde se narra lo sucedido en los últimos cuatro años en el fútbol chileno.

Tras la escandalosa salida de Sergio Jadue del organismo de Quilín, el periodista se da el tiempo de dialogar con El Gráfico Chile desde Nueva York, donde reside hace unos meses junto a su familia.

Varios periodistas, dirigentes y gente del fútbol se mostró contrario a la gestión de Jadue desde el día uno…¿Crees que el tiempo les dio la razón?

No fueron tantos, eso  no es cierto. Fuimos muy poquitos. La gran mayoría de dirigentes y periodistas fueron muy condescendientes. Lo que sí es cierto que se cumplieron todas y cada una de nuestras aprensiones. El error mayúsculo que significaba la llegada de Jadue, Segovia, Etcheverry, Fuentes y Jaque a manejar platas y responsabiidades que, por “trayectoria”, nunca debieron estar cerca de ellos. Los problemas que implicaba el cruce de intereses de Varela. La estupidez que significaba cambiar a Bielsa por Borghi. El que la única solución posible para corregir eso y retomar el camino fuera Sampaoli. El que la solución y la limpieza tenía que venir desde afuera como el FBI, fiscalías o tribunales, porque el futbol era incapaz de hacerlo solo. Todo se cumplió. Tal cual. La gracia era decirlo el 2011. Por suerte quedó todo escrito y está registrado en las columnas y en el libro.

¿Qué opinión te merece el nivel del campeonato local y qué crees que tendría que pasar para que el destino de nuestro fútbol cambie?

Me temo que un ente externo debiera intervenir a la ANFP para limpiar primero la basura, castigar a los responsables y restituir cuanto antes los bienes y los dineros robados. Para mirar al futuro primero hay que hacer justicia. Ni perdón ni olvido.

¿Para ti quién podría ser un buen candidato a la presidencia de la ANFP?

Me interesa más cuáles son los planes. A qué llega, con qué motivaciones, cómo va a cambiar estatutos, como va a colaborar con la investigación interna para pasar a la justicia a los culpables del enorme desfalco, cómo va a recuperar la plata robada. Si no quieren limpiar el fútbol de raíz, ninguno es mi candidato y, como dije, prefiero la intervención. Es un sistema el que hay que cambiar, no sólo a una persona. Lo que sí tengo claro es que no puede participar en esto ninguno de los que alentó, acompañó, protegió y se benefició de Jadue estos últimos 5 años. Nadie del actual directorio y nadie de clubes como Ñublense, La Calera, Concepción, San Felipe, Copiapó, Wanderers, Unión Española. Todo ellos, como somero ejemplo, están más que marcados. Pringados, como dirían en el campo. Son gente indeseable para los nuevos tiempos.

¿Crees que todo este escándalo pueda repercutir en el nivel de la selección en un futuro próximo?

Siempre repercute. Hace mal trabajar con ladrones. Te desconcentra de lo fundamental.

Lo que ha pasado en la ANFP da para pensar que pueden seguir destapándose casos de corrupción en el fútbol, ¿Crees que aún mucho por revelar?

Muchísimo. Y me aterra que, como siempre, la principal aspiración hoy sea, una vez más, “mirar hacia el futuro”. Todos tienen unas ganas enormes de tapar todo y hacerse los tontos. De salvarse de sus culpas por obra u omisión. Esa mentira de decir “estamos sorprendidos, nos sentimos engañados” es indigna. Nadie es tan idiota en este país como para creerles. Jadue tuvo muchísimos colaboradores en su plan espurio. Muchos más metieron las manos.

Si bien tu libro tiene que ver con un análisis de opinión, en muchas líneas se cuenta una realidad que impacta… ¿Cuál es el objetivo que deseas que provoque en el lector?

Ratificar que siempre se puede saber antes qué va a pasar si es que el análisis es correcto. Que ciertas cosas implican ciertas otras. Que lo que pasó era evitable. Que hay cosas impresentables que deben cambiar de raíz. Por ejemplo, que la justicia debe correr por carriles separados que el fútbol. No entiendo cómo aceptaron tamaña estupidez, tamaña mentira y tamaña frescura durante tanto tiempo.

GRAF/RR

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo