Más dolor que la "cresta" y elogios de los hinchas: El especial día de Cordero

El lateral cruzado se fue vitoreado de San Carlos de Apoquindo. Se jugó la vida en una salvada providencial en el triunfo ante San Luis y aplacó las críticas de antaño.

Por

Por Pablo Serey Correa – El Gráfico Chile

¿Mucho dolor? “Más que la cresta, pero hay que darle no más”, con esas palabras y esbozando una sonrisa Fernando Cordero se fue de San Carlos de Apoquindo tras vivir una de sus jornadas más memorables vistiendo la camiseta de Universidad Católica en el ajustado triunfo 1-0 sobre San Luis de Quillota.

Y es que el Chiqui se fue con el índice de su mano derecha vendado producto de una mala caída que sufrió en una jugada clave: a los 84 minutos el ex Unión Española se jugó la vida en el área chica al arrojarse con todo su cuerpo para bloquearle un disparo a Carlos Escobar, la mejor opción que tuvo el elenco quillotano para empatar.

“En la jugada con Escobar me tiro y al caer se me doblan todos los dedos, pero el índice se me salió”, contó el carrilero tras salir de camarines, agregando que “no sé bien qué tengo, pero el martes me van a hacer los exámenes”.

El dedo dislocado es el reflejo de la entrega que mostró Cordero ante los canarios y que le valió el efusivo reconocimiento de la fanaticada cruzada, esa misma que en muchas ocasiones anteriores lo criticó sin asco y lo transformó en uno de los jugadores más resistidos del plantel.

“Olé, olé, olé, olé, Chiqui, Chiqui”, se escuchó cuando el zurdo quedó tendido en el suelo soportando el dolor y, después, cuando se retiró del campo una vez finalizado el encuentro. Cabe destacar que tras la mala caída a los 84′, el defensor siguió jugando.

La gran jornada de 11 cruzado no sólo se remitió a esa providencial salvada, puesto que en líneas generales fue uno de los puntos altos del equipo de Mario Salas. Y en una de sus acciones más lucidas, a los 73′ dejó a varios rivales en el camino con un gran desborde tiró un centro para Jeisson Vargas, sin embargo el juvenil remató desviado.

Fue una jornada especial para Cordero, pues los mismos que en el pasado lo reventaban en esta tarde de domingo lo vitorearon y aplaudieron.

GRAF/PS

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo