La mano de Bose, el show de la Garra Blanca y la mufa: la trastienda alba en La Serena

Varios capítulos para contar dejó la dramática definición de la Copa Chile entre albos y azules

Por

Rodrigo Realpe, enviado especial a La Serena

Saludo a mano cambiada

Como es tradicional, ambos equipos realizaron el saludo protocolar antes del inicio del partido. Todos los jugadores, uno a uno, se fueron saludando sin problemas, excepto Jean Beausejour quien por culpa de la fractura del meñique de la mano derecha, debió saludar a los jugadores azules con la mano cambiada. La situación provocó risas entre los once titulares de la U.

La Garra Blanca hizo de las suyas, otra vez

Ni en el remozado estadio de La Serena la Garra Blanca dejó pasar la oportunidad de hacer de las suyas. Antes del inicio del partido y durante algunos minutos del partico, la barra colocolina, a diferencia de los azules, lanzó una serie de fuegos de artificio que pusieron en jaque la seguridad de la final, e incluso obligó al juez Julio Bascuñán a detener el juego durante algunos minutos y realizar un par de advertencias. El hecho no pasó a mayores.

El saludo de Paredes

Llamó la atención que en el inicio del Superclásico por Copa Chile, Esteban Paredes corriera hasta la banca de Universidad de Chile a saludar a uno de sus integrantes ¿a quién? El delantero colocolina se fundió en un afectuoso y abrazo con el preparador físico de la U, el uruguayo Marcelo Tulbovitz.

Miedo a la mufa

Varias reacciones generó el gesto de Gonzalo Fierro en la conferencia de prensa el día anterior a la final. El capitán albo, en un temerario acto, tocó la copa en una inequívoca señal de mufa. A la hora de salir a la cancha varios hinchas temieron que uno de los suyos tocara la copa, afortunadamente nadie tuvo la valentía de hacerlo.

Cuatro contra uno

En los alrededores de La Portada, la previa entre ambas hinchadas se vivió con total tranquilidad, a excepción de algunas pequeñas escaramuzas en los sectores del terminal de buses y mall serenense. Pero no todo fue paz en el recinto papayero, esto porque a minutos de que se iniciara la final unos cuatro hinchas de Colo Colo las emprendieron a golpes contra un hincha azul en la tribuna. Todo se calmó cuando llegó personal de seguridad y Carabineros.

El sufrimiento de Martín

Uno de los que no lo pasó bien en el césped de La Portada fue Martín Rodríguez. El ex Huachipato fue uno de los más golpeados por la defensa azul quien en un par de veces le entró fuerte. El autor de gol ante la Universidad de Concepción debió salir dos veces de la cancha para ser atendido tras un planchazo de Paulo Magalhaes y una entrada de Ricardo Guzmán Pereira. Por contrapartida, el mismo Rodríguez tuvo la opción de igualar el marcador, pero las manos soberbias de Johnny Herrera impidieron el gol, lo mismo que le pasó en la definición a penales y lo transformaron en villano.

Duelo entre juveniles

Como el reglamento obliga a los equipo a alinear a un juvenil por al menos 45 minutos, ambos equipos debieron recurrir a la cantera para cumplir la norma. Luis Felipe Pinilla por la U y Cristián Gutiérrez por Colo Colo, animaron um entretenido duelo por las bandas durante el primer tiempo ¿Quién ganó la refriega? El delantero azul capitalizó su victoria personal tras levantar el centro que significó el gol de Mathías Corujo.

Visita de doctor

Cuando se inició la final de la Copa Chile, el presidente de la ANFP, Jaime Baeza aún no arribaba a La Serena, dando cuenta de que el escándalo que sacude al organismo tiene completamente desornada la organización del fútbol chileno. Finalmente, en una desabrida y opaca aparición, el dirigente solo se dio el tiempo para entregar la copa al capitán Pepe Rojas, y tras eso abandonó sin emitir ninguna declaración.

GRAF/GP

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo