Jadue sigue con un difícil panorama y aún arriesga 20 años de carcel

El calerano reconoció su culpabilidad en el caso de corrupción de la FIFA y está colaborando con la investigación, lo que le permitió salir bajo fianza. Sin embargo, esto sólo fue un atenuante.

Por

Imagen foto_0000000120151203185530.jpg(Agencia UNO)

El Gráfico Chile

El 27 de mayo será una fecha que los dirigentes del fútbol no podrán olvidar. En aquella, la Justicia Estadounidense iniciaba una investigación contra la FIFA por organización mafiosa y distintas acusaciones de corrupción y sobornos. Mientras la secretaria estadounisense de Justicia, Loretta Lynch, daba a conocer el informe que revelaba los antecedentes ponían el peligro el fútbol mundial, la policía federal de Estados Unidos registraba la sede de la Concacaf en Miami y en Suiza se detenía a siete dirigentes del alto mando de la FIFA. El escándalo se iniciaba y la bola de nieve comenzaría a crecer.

Bola de nieve que el mismo día golpearía a la Conmebol. El máximo organismo del fútbol sudamericano estaba bajo la lupa por los derechos de televisación de las venideras ediciones de la Copa América, comenzando con la que se disputó en Chile, y la Copa América Centenario ¿Cuál era el problema con los derechos? Fueron vendidos a la empresa Datisa a cambio de millonarios de soborno para firmar el contrato final.

El efecto dominó empezaría el mismo día que Loretta Lynch revelaba el extenso informe y el 27 de mayo caerían Nicolás Leoz, Rafael Esquivel, Jose María Marín y Eugenio Figueredo fueron imputados el mismo día. Pero no serían los únicos en ser golpeados y el escándalo seguiría el 9 de junio, cuando Alejandro Burzaco, principal accionista de Torneos y Competencias, una de las empresas con las que crearon Datisa, se entregaba a la policía italiana, mientras que nueve días más tarde lo harían Hugo y Mariano Jinkins, dueños de Full Play, con la justicia argentina.

La bola de nieve crecía y crecía en Sudamérica, pero aún faltaban más implicados. Aunque pasaron meses desde los últimos caídos, la semana que comenzó el 9 de noviembre sería crucial en el caso de sobornos en la Conmebol y dos nuevos dirigentes saldrían a la palestra: Luis Bedoya y Sergio Jadue. 

Mientras el martes 10 de noviembre el presidente de la Federación Colombiana de Fútbol renunciaba por “motivos personales” y tomaba un avión a Estados Unidos, dos días más tarde sería el turno del calerano, quien señaló antes de partir que viajaba de vacaciones con sus hijos.

Sin embargo, la realidad era muy distinta. El viaje de Jadue estaba lejos de ser placentero y quedó en evidencia cuando presentó su renuncia a la ANFP, dejando de manifiesto que iba a Miami a declarar al FBI. Aunque negó hasta último momento su culpabilidad, este 3 de diciembre se conoció la verdad que ya muchos conocían.

El ex presidente de la ANFP quiso salvar su pellejo y antes que la justicia norteamericana le levantara cargos, se declaró culpable de los cargos conspiración de crimen organizado, asociación ilícita y conspiración para cometer fraude, decidiendo colaborar con la justicia estadounidense y quedando libre con una fianza que implicó entregar todo el dinero que tenía en sus cuentas en bancos de Estados Unidos.

Pero el panorama sigue siendo difícil para el calerano y al igual que los otros siete dirigentes, entre los que también está Bedoya, que decidieron colaborar con la justicia, aún arriesgan 20 años de cárcel por el delito de crimen organizado.

Es que la asociación ilícita no es un tema menor en Estados Unidos y menos con los métodos que utilizaron para llevarlo a cabo. Según el documento revelado este 3 de diciembre por la justicia estadounidense, los dirigentes de la Conmebol y Concacaf “usaron su posición de dirigentes para envolverse en solicitar, ofrecer, aceptar, pagar y recibir pagos ilegales, sobornos y coimas (…) realizaron varias actividades criminales, incluyendo fraude, soborno, lavado de dinero, para conseguir ganancias personales y comerciales”.

Los documentos no dejan el espacio a la duda y la justicia estadounidense, que aún debe juzgar a los ocho dirigentes que se declararon culpables antes que se levanten cargos, seguramente no perdonará la asociación ilícita y los métodos que utilizaron para generar “más de 200 millones de pagos ilegales”.

“Para conseguir sus fines corruptos se prestaron ayuda y protección (…) usaron acuerdos y contraros para hacer parecer una actitud de legitimidad de los pagos ilícitos. Usaron mecanismos, que incluían intermediarios de confianza, banqueros, consejeros financieros, para hacer y facilitar los pagos fiscales (…) crearon compañías escudos, cuentas de banco en paraísos fiscales y otros secretos bancarios”, señala el nuevo informe que entregó la Justicia Estadounidense este 3 de diciembre y que contiene 236 páginas con los detalles de los sobornos.

Sergio Jadue se puede haber salvado de los 45 años de cárcel que arriesgaba en un principio y de no haber sido considerado en la lista de los 16 nuevos detenidos del FBI, pero aún vive un panorama difícil y también es investigado en Chile por lavado de activos, que llevó a la brigada económica de la Policía de Investigaciones a allanar la ANFP.

Aunque nunca estuvo detenido ni en Chile ni en Estados Unidos y prefirió declararse culpable antes de cualquier cargo, las palabras de Loretta Lynch no le avisoran un buen futuro: “la corrupción en la FIFA fue el secuestro del deporte más popular del planeta. Los cargos demuestran la profundidad de las organizaciones (…) Queremos devolver al fútbol a su estado de gloria y estamos decididos a acabar con la corrupción”.

GRAF/GP

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo