Columna de la U: Un poco de respeto

En primer lugar quiero dar las gracias a Lasarte y a nuestro ex capitán José Rojas por su entrega al club.

Por

Por Isaac Maldonado – Colaborador de la Asociación Hinchas Azules

Ya no es un rumor de pasillo que Lasarte se tomará un año sabático y que tendremos un nuevo DT. Sebastián Beccacece impulsará un cambio a partir de las cenizas que quedan, resultantes de un fuego y deseo por ganar que solo ardió en algunos partidos, y en particular en la Copa Chile, donde la “U” se coronó ante el archirrival.

En primer lugar quiero dar las gracias a Lasarte. El tipo es un muy buen profesional, supo poner la cara, el hombro, la espalda y el cuerpo entero cuando los resultados no se dieron y nunca abandonó. De verdad agradezco esto, sobre todo con experiencias de DTs de turno que arrancan cuando las cosas andan mal. Vino para tener una revancha personal y la tuvo, fue campeón –lo que con la UC nunca se dio por diversas razones. Pero creo que la “U” no es un equipo en donde primen las revanchas personales por sobre lo institucional, y cuando el equipo sintió esa revancha como realizada con el Campeonato de Apertura 2014, bajó su rendimiento. Bajaron jugadores particulares y bajó el equipo completo. Se lesionaron figuras. Tomen la razón que ustedes elijan.

Pero ser campeón pone una tarea aún más difícil: no caer en el conformismo y reinventarse inmediatamente, algo que este equipo nunca hizo en ambos torneos del 2015. Por poner algunos ejemplos: el empuje de Espinoza se hizo violencia innecesaria, la clase de Canales apareció en chispazos, la velocidad de Ubilla se mezcló (nuevamente) con sus lesiones y la calidad defensiva se cambió por la valla más batida del torneo, con la templanza de Osvaldo convertida en descontrol e infantiles reacciones.

De este momento negro sólo podemos levantarnos. Al frente estará un no tan viejo conocido: el Seba Becaccece. Desde lo emocional es imposible no recordar la pasión con la que defendió el escudo desde la banca en compañía de Sampaoli. Para los que saben lo que significa este sentimiento vestido de azul, la pasión con la que lo vimos dirigir a nuestro equipo nos llevó a sentirnos tranquilos, aun cuando nos viéramos eliminados del sueño de la Libertadores por un pragmático Boca Juniors o de un treta-campeonato nacional por un efectivo Unión Española.

Ahora bien, más allá de los nombres propios que se acerquen a nuestra institución, los hinchas como siempre pedimos respeto. Respeto por nuestra historia, por nuestra fidelidad, por nuestros referentes y por una forma de entender el fútbol. Sólo el futuro lo dirá, pero de que habrá un cambio deportivo, metodológico y motivacional, lo habrá.

Caso aparte es el de nuestro ahora ex capitán y emblema José Manuel Rojas Bahamondes. Mucho se ha hablado de su no-renovación con Azul Azul, lo cual no puede permanecer sin opinión. Es cierto que el capitán no tiene el mismo nivel que lo llevó a ser campeón invicto de la Copa Sudamericana 2011, pero en el campeonato actual los gruesos errores defensivos no pasan todos por él, sino por un irreconocible Osvaldo González, un lesionado Cristian Suárez o un olvidado Benjamín Vidal. Personalmente, creo que es una falta de respeto no entregarle una oportunidad clara y contundente de mostrar sus credenciales con un DT que lo conoce, que es de mayor calidad y con el que de seguro podría subir su rendimiento.

Podría suceder lo que pasó con Diego Rivarola, el gran Diego optó por quedarse tras la llegada de Sampaoli y demostrar su valía. Los resultados están a la vista: gol a Colo-Colo en el último minuto, golazo a Huachipato eludiendo rivales desde mediacancha y un liderazgo a prueba de cualquier titularidad; finalmente decidió retirarse en el equipo al que más entregó alegrías y cuando él lo decidió, como campeón del torneo y levantando la copa junto a su relevo natural, José Rojas. Todos hubiésemos deseado que Pepe tuviese un destino similar, pero por razones que desconocemos, no fue así. La situación se ha intentado matizar, es decir: se le dio la posibilidad de salir por la puerta ancha y frontal, pero el error ya se cometió. Ya no se le permitió retirarse donde correspondía. Hemos de esperar que, cuando ese día (el del retiro) llegue, la dirigencia enmiende sus errores y lo reciba nuevamente en la que es su casa, esta vez, con un rol distinto, en lo administrativo.Por respeto.

Y si de respeto hablamos, resulta imposible no poner énfasis en lo que se le hizo al ya mencionado Lasarte. Por todo lo expuestos algunos párrafos arriba, el tipo se merecía una salida algo más decorosa. Ok, quizás no una alfombra roja, porque convengamos en que el hincha en general ya daba su ciclo por terminado y son varios los que desde hace rato pedían su salida. Está bien. Pero todo lo anterior no obsta para darse cuenta de que tenerte un reemplazante casi un mes antes de que te vayas, y que éste reemplazante vaya a desahuciarte jugadores justo antes del último partido del campeonato simplemente no está bien. Esto no es culpa de Beccacece, porque tiempo antes del 18 de diciembre no iba a tener así que de algún modo debía informar a quienes no seguían. Sin embargo, hay formas y formas, y con Azul Azul, parece que siempre había una mejor. O sea: respeto para un tipo que siempre fue decente y nos dio tres títulos. Puedes bancar o no a Lasarte, pero creo que como club somos mejores que lo que supuso la forma de su salida. Como club (o aspirante a volver a serlo) no podemos tratar así a personas que algo le dieron a la U.

Finalmente, un pequeño espacio para una reflexión. Los ídolos y referentes de los equipos deben estar cerca de las instituciones. Luis Mena en Colo-Colo, Rivarola en la “U”. Como país no tenemos tantas figuras deportivas/históricas como para darnos el lujo de dejarlos fuera, aun cuando su vida es el club de sus (y nuestros) amores. Sin embargo impera una lógica empresarial y de reducción de sueldos, característica de las Sociedades Anónimas (Deportivas); Azul Azul más que respetar la historia del club, sólo quiere seguir reduciendo salarios y economizando activos, engrupiendo con un estadio que cada vez se congela más en el tiempo y prometiendo luchar por campeonatos incluso cuando la plantilla y la dirigencia técnica no tengan ni la convicción ni las condiciones para realizarlo.

Pedimos respeto para nuestras figuras, emblemas, capitanes e ídolos, sólo un poco de respeto, no titularidad eterna.

GRAF/PMR

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo