En Liga de Quito recordaron a la U multicampeona 2011: "Era un equipo extraordinario"

El ex preparador de arqueros de los ecuatorianos, Gustavo Flores, lamentó la caída de su equipo, pero confesó que quedó maravillado con Eduardo Vargas y el vértigo del equipo de Sampaoli.

Por

Por Diego Espinoza Chacoff – El Gráfico Chile

Este lunes 14 de diciembre se cumplen cuatro años del histórico título conseguido por Universidad de Chile en la Copa Sudamericana 2011. La escuadra comandada por Jorge Sampaoli logró levantar un trofeo internacional por primera vez en la historia del club y luego de una sólida campaña que los azules terminaron invictos y con el mejor rendimiento de un campeón por torneos de la Conmebol en 42 años con un 88,9%, entre otros récords. 

Luego de eliminar a equipos uruguayos, argentinos y brasileños, la U disputó la final contra un poderoso elenco de Liga de Quito, quienes venían de derrotar a Vélez Sarsfield en la semifinales, y  con mucha confianza tras haber levantado la Copa Libertadores el 2008. 

Pese a eso, los universitarios estuvieron sólidos en ambas finales y vencieron a los ecuatorianos por 1-0 en Quito y 3-0 en el Estadio Nacional de Santiago con una majestuosa actuación de Eduardo Vargas, quien finalmente fue elegido el goleador (11 tantos) y mejor jugador del torneo de esa edición de la Copa Sudamericana. 

Una soberbia participación del seleccionado chileno que aún recuerdan con admiración desde el plantel de la Liga, dada su rapidez para pensar en el campo de juego, tanto de Turboman como del resto de sus compañeros quienes plasmaban el dinámico sistema futbolístico que buscaba imponer Sampaoli en cancha. 

“Era un equipo extraordinario, muy veloz, con un mediocampo con mucha recuperación y muy dinámico. Con un gran arquero como Johnny (Herrera) que tuvo una campaña muy regular en ese torneo, pero ni hablar de lo que hizo Eduardo Vargas. La verdad es que siempre lo recuerdo con esa velocidad de juego, esa resolución que tenía para definir y para nosotros fue un dolor de cabeza”, recordó Gustavo Flores, preparador de arqueros del cuadro albo en 2011, a El Gráfico Chile. 

“Mirándolo desde la cancha, había una diferencia de juego increíble, en la velocidad, en la resolución, en los pases y con una confianza que se reflejaban en los partidos. Nosotros más allá de la final miramos todos sus partidos y fue el equipo más regular de todos, marcando mucha diferencia sobre el resto y sobre nosotros en la final”, agregó Flores desde Quito. 

Para el asistente del técnico Edgardo Bauza, las lesiones, perder la final de local y la regularidad de los azules fue lo que finalmente los dejó como subcampeones de la Sudamericana ese año. 

“Nosotros estábamos diezmados con las lesiones, siempre quedó el mal recuerdo de que integramos suplentes y a Neicer Reasco (capitán de Liga) fuera de condiciones de jugar. Nuestra final fue contra Vélez en la semifinal y ahí dejamos todo  aunque el mérito fue de la U que fue el equipo más regular,  con un nivel altísimo de todos los jugadores y con toda su gente de local. Todo era muy difícil, además, después de haber perdido en Quito”, concluyó el preparador de porteros de la Liga. 

 GRAF/DE

 

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo