Columna de la UC: Historia repetida, para bien

"Muchas oportunidades que un equipo de Católica, con muchos jugadores de casa, saca adelante la tarea". La importancia de los juveniles en la UC

Por

Por Álvaro Bley, sociólogo
Medio partidario Frecuencia Cruzada

Twitter: @FrecCruzada
Facebook.com/FrecuenciaCruzada
Soundcloud.com/FrecuenciaCruzada
Issuu.com/FrecuenciaCruzada

Hay gente que le gusta empezar las cosas que escribe con “Había una vez…”. Bien, cada uno empieza las cosas como quiera. Pero esta debería empezar con “Habían varias veces…”, porque lo que pasó el domingo con los canteranos ya se ha repetido en muchas oportunidades. Muchas oportunidades que un equipo de Católica, con muchos jugadores de casa, saca adelante la tarea.

Pasó el 61′, que salvo tres contrataciones a principios de año, todo el plantel era formado en casa. Pasó el 87′, con la consagración del proyecto de Nacho Prieto. Pasó el 2002, con Álvarez, Mirosevic, Segovia y Ormazábal a la cabeza del campeonato de Apertura. Y pasó el domingo, que a los goles de Vargas y Rojas se le sumó la buena entrada en el medio campo de Carreño.

Los que fuimos a La Florida el domingo pasado pudimos ver a Carreño ahí en la galería. No digo que todos los futbolistas tengan que estar en la galería, pero eso genera una cercanía con el hincha que claramente el estar en el palco no la da. Eso hace que tenga, para mí, un plus por sobre otros futbolistas –y dirigentes- del equipo, ya que sabe, desde chico, de los fracasos, la rabia y el enojo que hay por los resultados de los últimos años. Lo sabe porque lo vive como hincha, desde la galería, y como parte de la institución, partiendo desde abajo en la Sub-Algo.

Un pequeño paréntesis con respecto al partido del domingo: Llanos volvió a demostrar que es un jugador que las pelea todas e hizo lo que tenía que hacer en la generación de los dos goles. Además a lo largo del campeonato, más allá de los goles que ha anotado, generó penales, asistencias y expulsiones a favor de Católica, lo que lo eleva a una figura importante del plantel, independiente del gol perdido en la ida.

Ahora, volviendo al tema de los canteranos, creo que ése ha sido el proyecto deportivo esencial de la UC y se debería seguir apostando a eso. Para mí es un error que Larraín, y ahora Juan Tagle, prometan campeonatos, siendo que es algo que nunca se puede asegurar.

Se pueden gastar todos los millones del aumento de capital, pero por un tiro en el palo, un penal mal tirado y otro regalado, se puede escapar el campeonato. Entonces así se divaga en entrenadores “ofensivos”, otros “resultadistas”, otros “de la casa”, pero sin una idea clara, más allá de la de ganar campeonatos. Se da bote y no se logra nada.

En cambio con un proyecto claro, en que la base sean los jugadores formados en Católica, en donde se puede ganar, empatar o perder, pero siempre se va a tener el ímpetu de unos cabros que la sufrieron desde abajo y que quieren ganar todo con la franja. Desde ése punto de partida -histórico punto de partida-, la UC sería más UC.

GRAF/PMR

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo