La política austera de Mosa que complica la llegada de refuerzos a Colo Colo

En Blanco y Negro no están dispuestos a pagar altas sumas de dinero por reforzar un plantel que tendrá como principal objetivo superar la fase de grupos de la Copa Libertadores.

Por

Rodrigo Realpe V. – El Gráfico Chile

El deseo navideño de Aníbal Mosa no se cumplió. Hace exactos siete días, el presidente de Blanco y Negro declaraba que esperaba terminar la semana con al menos un refuerzo cerrado para el plantel que dirige José Luis Sierra. Sin embargo no ocurrió.

Las negociaciones por diferentes nombres no han llegado a buen puerto, y pese a que técnico prefiere bajarle el perfil a la situación, lo cierto es que urge que los tres nombres que se pueden fichar por reglamento, lleguen a Macul.

“Si bien uno quiere que los nuevos jugadores estén pronto acá, lo que no podemos hacer es equivocarnos con esos jugadores… Lo primero es que el que llegue tenga el nivel para competir en Colo Colo. De repente las gestiones no llegan a buen término en los tiempos que uno quiere, pero lo fundamental es que los jugadores lleguen”, desdramatizó el ‘Coto’.

Este lunes, Colo Colo volvió a los trabajos en el Monumental, con la misión de afrontar con todo los dos grandes desafíos del próximo semestre: Torneo de Clausura y Copa Libertadores. En Macul no se vieron caras nuevas y solo las ausencias de los finiquitados Emiliano Vecchio y Leonardo Cáceres marcaron la calurosa primera jornada de trabajos.

En este escenario son varios los nombres que han sonado para reforzar los tres puestos que exigió el DT. Macnelly Torres, Ramón Fernández, Marcos Bolados y Jorge Luna son algunos de los volantes que se han barajado, mientras que en defensa, Nicolás Bianchi y Fernando Meza son los otros que se manejan.

Desde Blanco y Negro asumen que las operaciones por cerrar un fichaje no ha sido fácil, ya que la falta de caja hace que preferentemente se busque préstamos con opciones de compra y no adquisiciones absoluta de carta.

De hecho, en la negociación por Nicolás Bianchi, la operación se ha demorado en cerrar porque los albos consideran que el precio el zaguero de Banfield es muy alto para sus pretensiones. Lo mismo ocurre con Macnelly Torres, quien es del gusto tanto del cuerpo técnico como de la dirigencia, no obstante el valor de su carta también impide un acuerdo a ojos cerrados.

Cabe recordar que la austeridad por la que atraviesa Colo Colo no es nueva. Desde que tomó el mando de Blanco y Negro, Aníbal Mosa, se ha caracterizado por llevar a cabo un proyecto donde la reorganización del club ha provocado una serie de despidos de funcionarios en el último tiempo.

GRAF/RR

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo