Beccacece golpeó hasta su proyecto de clásico tras rabieta en el camarín azul

El entrenador pidió jugar a los costados durante todo el Superclásico, pero el 0-0 demostró que sus dirigidos aún no plasman su idea en cancha.

Por

Por Diego Espinoza Chacoff

El técnico de Universidad de Chile, Sebastián Beccacece, definitivamente no lo pasa bien en su rol como cabeza del equipo azul. El rendimiento de la U no ha sido bueno y eso se ve reflejado en la tabla de posiciones, que los tiene a seis puntos de la zona de descenso directo en la tabla general acumulada y en la novena posición del Clausura.

Con ese escenario, el ex ayudante de Jorge Sampaoli llegó al Estadio Nacional con la idea de lavar la mala imagen a costa de Colo Colo en el Superclásico, mas eso no se pudo plasmar en la cancha frente a Colo Colo. Resultado final: un aburrido 0-0 que sigue poniendo en duda la continuidad del DT en la banca de los estudiantiles.

Y es que la idea futbolística de Beccacece parece no entenderla sus jugadores. Para este partido frente a los albos, la estrategia que explicó en el camarín era poder jugar por las bandas lo más posible, aprovechar los descuelgues de Fabián Monzón y Matías Rodríguez por los sectores laterales y jugando poco por el medioterreno, donde el Cacique es talentoso y letal.

Para ello, el rosarino gritaba y le pedía a sus jugadores desplazar el balón por las bandas. Desde Johnny herrera hasta Gustavo Canales, todos los jugadores azules tuvieron que escuchar alguna instrucción de Beccacece, que nuevamente no pudo reflejar todas las ganas que tenía cuando asumió la banca azul.

Sumado todo eso, y según reflejaron las cámaras del CDF, el técnico universitario regresó al camarín de la U pateando puertas, paredes y golpeando su pizarra estratégica. Un tablero a la que El Gráfico Chile tuvo acceso y donde se mostraba el bosquejo completo que quería hacer la U y que Beccacece terminó por golpear al no encontrar una solución real al problema.

Aunque la pizarra y el camarín no sufrieron más que un desorden de botellas y papeles botados por todos lados, el espíritu del DT azul parece dañado y ya no hay tiempo para llorar sobre la leche derramada a sólo cinco fechas del final del torneo.

GRAF/DE

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo