Bruno Miranda celebró con su madre ser la "sorpresa Superclásica"

El boliviano oriundo de Santa Cruz de la Sierra fue titular en el duelo entre la U y Colo Colo y por eso su debut profesional lo celebró en compañía de Lourdes Villagómez, el único familiar que llegó a alentarlo al Nacional.

Por

Por Diego Espinoza Chacoff

El delantero boliviano Bruno Miranda debutó profesionalmente este domingo con la camiseta de Universidad de Chile. El jugador de 18 años lo hizo nada menos que con Colo Colo en la edición 179º del Superclásico del fútbol chileno y ante un Estadio Nacional con 31 mil espectadores. 

Una sorpresa total que generó el asombro incluso del propio futbolista oriundo de Santa Cruz de la Sierra. Según confesó el propio juvenil, el técnico Sebastián Beccacece lo invitó a una charla privada en los entrenamientos de esta semana y ahí le dijo que iba a ser citado para el compromiso de este domingo. 

Sin embargo, el panorama se tornó mejor de lo que hubiese soñado el joven Miranda, ya que ayer se le informó que iría desde la partida ante el Cacique debido a la urgente operación de apendicitis a la que tuvo que ser sometido el uruguayo Mathías Corujo en la tarde del pasado sábado, previa al clásico.

“Mis compañeros me dieron la confianza para jugar hoy (domingo), me dijeron que me bancaban, que tenía toda su confianza que hiciera lo que sé hacer y me parece que las cosas me salieron bien”, indicó el jugador quien sólo había debutado en las inferiores del club como centrodelantero, y marcando dos goles ante AC Barnechea.

“Ahora jugué un poco más retrasado, tenía que detener las salidas de Bose pero igual me voy contento por la oportunidad que se me dio. El profe me explicó todo en una charla con él solo, me explicó las cosas que tenía que hacer. ‘Eres un jugador inteligente así que las cosas te van a salir bien y eso te dará la confianza’, me dijo”, agregó el boliviano.

Cuando el reloj marcaba los 63 minutos, Miranda cerró una nueva e histórica participación de un jugador boliviano en un Superclásico. El último en jugar uno fue el Diablo Marco Etcheverry quien, hace 21 años, jugó por Colo Colo en 1995 su último duelo contra los azules.

“La verdad es que no me asusté nada. Me sentí tranquilo en cancha, un poco cansado por el poco tiraje futbolístico porque no tenía mucha regularidad hace rato, ya que jugar en la juvenil no es lo mismo. Al final ‘el Profe’ me sacó porque ya estaba muerto la verdad”, concluyó Miranda quien se encontró con su madre a la salida del Nacional.

“Yo vivo en un departamento acá solo en Santiago, pero hoy me vino a ver mi madre”, cuenta el boliviano a El Gráfico Chile. Y es que ni los 2.513 kilómetros que separan Santiago de su ciudad natal, Santa Cruz de la Sierra, impidieron que la señora Lourdes Villagómez llegara a apoyar a su hijo. 

A la salida del recinto de Ñuñoa, la “Sorpresa Superclásica” se fundió en un abrazo con su madre y juntos, salieron escoltados y felices de los camarines que separaban a jugadores del resto del público que asistió al compromiso.

GRAF/DE

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo