A la caza de un récord mundial: La revancha de Ignacio González tras salir de Colo Colo

El portero salió del Monumental en busca de nuevas oportunidades. Hoy es arquero titular en Deportes Copiapó y está próximo a alcanzar un récord mundial de penales atajados.

Por

Giuseppina Lobos

En los últimos seis meses la vida de Ignacio González cambió radicalmente. El portero de 26 años dejó el primer equipo de Colo Colo para ser presentado como el nuevo refuerzo de Deportes Copiapó, equipo que hoy en día pelea por entrar a la liguilla de Primera B.

Los números avalan totalmente la decisión que tomó el portero: Actualmente es la tercera valla menos batida del campeonato, ha atajado seis de ocho penales posibles y está a uno de superar el récord mundial de tque posee el arquero de Antofagasta, Matias Dituro (7 de 8 penales en un campeonato).

“No me sorprende el rendimiento que estoy mostrando en Primera B; yo trabajo día a día para lograr esto. Llego una hora antes del entrenamiento, me voy una hora después. Yo sabía que una vez que me dieran la oportunidad de mostrarme, iba a confirmar lo buen arquero que soy”, comienza explicando el portero a El Gráfico Chile.

Desde que arribó a la región de Atacama, Ignacio González ha atajado seis de ocho penales: Cobresal, La Serena, Curicó, Coquimbo Unido en dos oportunidades y Ñublense fueron los equipos que no pudieron contra los felinos reflejos del portero chileno. Gonzalo Fierro de Colo Colo y Juan Manuel Tévez de Coquimbo han sido los únicos que han celebrado ante González.

“La titularidad me la gané en todos los entrenamientos. Para mí el tema de atajar penales no es muy nuevo porque en Puerto Montt atajé tres, en Colo Colo y Everton también. Claramente es una virtud que he cultivado, pero que al mismo tiempo trabajo todos los días. Analizo a los rivales, entreno los penales durante la semana”, sentencia el arquero quien se queda practicando de los 12 pasos con algunos juveniles del club como Kevin Egaña.

Con respecto a lo cerca que está de superar el récord de Dituro, Ignacio González se lo toma con calma. “Siempre pienso en mejorar día a día, pero no solamente por la satisfacción de romper marcas, sino porque siempre espero superarme a mi mismo. Si atajé seis penales, quiero atajar siete”, confiesa el portero que esta semana deberá enfrentar a Unión San Felipe.

A pesar de estar lejos de Santiago, el jugador se encuentra feliz en la ciudad. ¿El motivo? La buena relación que ha construido con los fanáticos de Copiapó quienes lo felicitan cada vez que González camina por las calles del centro.

“Estoy súper agradecido de la gente de acá. Para los hinchas fue complicado al comienzo porque el arquero que estaba atalajando antes (Fernando Burgos) era el capitán y es súper querido en la ciudad. Ante ese escenario sabía que mi trabajo sería el doble de complicado. Con el correr de los partidos, la gente comenzó a quererme, a apoyarme en la calle. Estoy Muy feliz por el cariño”, afirma el arquero que lleva 25 encuentros defendiendo la camiseta de Copiapó.

El recuerdo del Monumental y la figura de Rambo Ramírez

“Mi salida de Colo Colo se basa principalmente en una necesidad de jugar y mostrarme como arquero. Allá estaba tapado por otros porteros como Justo Villar y Paulo Gárces”, son las primeras palabras que entrega González cuando recuerda sus días como jugador del Cacique.

A pesar de ser el tercer arquero y solamente estar citado a nueve partidos del primer equipo, el portero confiesa que su “paso por Colo Colo fue muy bueno, aprendí muchas cosas sobre todo de compañeros que me aportaron elementos importantes a mi vida”.

Una de las personas que se ganó el cariño de Ignacio durante su larga estadía en el Monumental fue Marcelo “Rambo” Ramírez. “Él fue importantísimo en mi carrera como arquero. Llegué a Colo Colo a los 14 años y prácticamente el único formador que tuve fue él. Fueron siete u ochos años trabajando con él. Ha sido fundamental”, advierte el jugador, quien admite que hasta el día de hoy ve videos del ex portero cuando atajaba en el Cacique.

Debido al cariño que le tiene a la institución alba, el joven portero confiesa que no tendría problemas en volver a Macul. “Es el equipo más grande de Chile y obviamente me gustaría demostrar con esa camiseta, lo que soy como arquero. Quiero regresar con más experiencia, con más partidos en el cuerpo”, señaló el arquero.

¿Cuáles son los planes a futuro? Una vez que termine el campeonato de Primera B, González finaliza su contrato con Deportes Copiapó. “Me han comentado que les gustaría que siguiera en el equipo, pero la verdad es que esperaré que el torneo termine para ver mi futuro. Tengo varias ofertas de primera división”, sentencia el jugador a El Gráfico Chile.

GRAF/GL

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo