Azkargorta recuerda el "infierno" de Barinas: "Estoy orgulloso de aquel punto, fue determinante"

El Bigotón vivió uno de los momentos más complicados de su carrera en el partido que Chile empató con Venezuela en las Eliminatorias a Francia 98", aún así, defiende su gestión.

Por

El Gráfico Chile

Chile se juega un importante paso en las Clasificatorias enfrentando a Venezuela en la ciudad de Barinas y el recuerdo de esa ciudad tiene un íntima relación con un personaje que pasó a la historia en el fútbol chileno: Xabier Azkargorta.

El Bigotón llegó a la Roja con un gran cartel y la clasificación de Bolivia al Mundial de 1994, así que después de buenos resultados en la previa, la afición esperaba un buen rendimiento en las Clasificatorias rumbo a Francia 98′.

Sin embargo, el “infierno” de Barinas cambió el destino del entrenador y del plantel que comandaban Iván Zamorano y Marcelo Salas. Azkargorta recuerda ese empate 1-1 con una suerte de rabia: “Recuerdo el partido. El empate fue en el último minuto y posterior a él creo que alguna vez Venezuela llegó a ganar nada menos que en Santiago. Con los nombres no se gana nunca“, señaló en una entrevista a CDF.

El calor intenso y el motivado juego venezolano terminó anticipadamente con el ciclo del vasco en la selección, pero el técnico valora su papel en la formación del equipo que llegaría a la Copa del Mundo: “Estoy orgulloso de aquel punto, porque sirvió y fue determinante para la clasificación a Francia. Siempre se recuerda mi frase del perro y la rabia, pero nunca mencionan la segunda parte, cuando dije que “nos vemos en Francia, porque este equipo, venga quien venga como entrenador irá a Francia”, cuenta desde su residencia en Santa Cruz de la Sierra.

Recién finalizado su vínculo con el Oriente Petrolero, Azkargorta hace un análisis del presente de la Roja y vaticina un buen futuro para el equipo de Juan Antonio Pizzi: “Conozco a Pizzi como jugador, sobre todo cuando jugó para Tenerife. Mis referencias sobre él siempre han sido muy buenas. Tuvo una exitosa relación con el fútbol chileno por su paso por Santiago Morning y la Universidad Católica y seguro que conoce muy bien el medio… Chile tiene estructura, técnico y jugadores para volver a jugar un Mundial, rotundamente”.

De vuelta al recuerdo del partido de 1996, el Bigotón contó como fueron sus últimos momentos dirigiendo a Chile y el ambiente que terminó sacándolo: “Desde el plantel me manifestaron su decepción, porque querían que continuáramos el trabajo iniciado. Hablé con ellos. Con Fabián (Estay) e Iván (Zamorano) y con muchos de ellos. Había demasiada presión contra mi persona y preferí liberar la presión y dar un paso al costado. A pesar de que he visto que tras Sampaoli (68%) y Bielsa (60%), he sido el seleccionador que mejor porcentaje de puntos obtuvo con la Roja (58%). Creo que junto a mi cuerpo técnico hicimos un gran trabajo”.

Las circunstancias son distintas a las de la tarde en que Dioni Guerra y Javier Margas sellaron ese empate decisivo en el camino a Francia, pero el infierno de Barinas presentará las mismas condiciones en el clima y en exigencias: si Chile quiere clasificar debe vencer.

GRAF/JR

 

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo