Columna de Colo Colo: A construir Club Social y Deportivo

"El espacio del Estadio El Llano se empezó a rescatar el 2008 por un grupo de socios que soñaban con recuperar Colo-Colo"

Por
Columna de Colo Colo: A construir Club Social y Deportivo

Intervención del Movimiento Colo-Colo de Todos (@colocolodetodos)
Conmemoración Aniversario 91° del Club Social y Deportivo Colo-Colo
Estadio El Llano, 19 de Abril de 2016

Estamos muy contentos de poder estar aquí con todos ustedes en el 91° Aniversario de nuestro Club, en esta actividad que se ha convertido ya en una tradición colocolina. Y se ha vuelto tradición, no porque alguien la haya decretado así, sino porque entre todos hemos hecho a pulso que así sea.

El espacio del Estadio El Llano se empezó a rescatar el 2008 por un grupo de socios que soñaban con recuperar Colo-Colo. Tiempos en que decir “Fuera Blanco y Negro” parecía una locura, donde la concesionaria hacía y deshacía, mientras los ojos del colocolino aún tenían frescas las imágenes del equipo del 2006-2007, formado desde la última cantera del CSD Colo-Colo. A su vez, este era invisibilizado y destruido desde adentro bajo la dirección de Cristian Varela, representante puesto por Blanco y Negro frente a los socios y empeñado en debilitar y hacer desaparecer nuestro Club.

Los objetivos quizás eran mucho más modestos si se los compara con ahora, pero en ese tiempo eran enormes. Construir una alternativa para disputar la conducción del Club, ensanchar la base social del club, y posicionar la necesidad de plantear una lucha contra la sociedad anónima y por la recuperación de Colo-Colo para la democracia de sus socios.

Si uno mirara la realidad actual con los ojos de esa época, la distancia es grande. Hoy son muchos más los socios que antes (aunque faltan muchísimos más todavía). Decir “fuera ByN” ya no es una locura sino una aspiración compartida por cientos de miles de colocolinos a lo largo de Chile. Y hay un directorio que podrá cometer errores, podrá faltarle aprendizaje en ciertas cosas, pero que está conformado por colocolinos que le están dedicando su vida a sacar este esfuerzo adelante. Dispuestos incluso a asumir los costos de tomar decisiones difíciles, dolorosas, pensando en la responsabilidad con el futuro del Club, de nuestro Club.

Pero mientras más avanzamos, más grandes son los desafíos que nos queda enfrentar. Porque el sueño que nos ha unido a lo largo de estos años no se agota en ocupar un asiento. Queremos recuperar el Club para los socios y para eso hay que sacar a Blanco y Negro. Pero tampoco nos basta con sacar a Blanco y Negro: necesitamos reemplazarlo por un Club (como dice nuestro himno) valiente, fuerte y grande, con la espalda ancha y la solidez suficiente como para hacerse cargo ni más ni menos que de la inmensidad que significa Colo-Colo.

Lo que pasó en el Estadio El Llano un día como hoy hace 91 años, podría perfectamente no haber ocurrido. Preguntémonos por un segundo que habría pasado si los rebeldes del ’25 se hubiesen quedado simplemente en la etapa del Quitapenas, masticando la rabia de haber sido desplazados del Magallanes. Si luego de eso se hubiese ido cada uno por su lado a probar suerte en otros clubes, o simplemente a buscar otra pega.

La respuesta es clara: no existiría Colo-Colo.

Por lo tanto, lo que pasó en estos pastos hace 91 años nos interpela a todos nosotros. El llamado que nos hace no es a que estemos todos 100% de acuerdo. No es a que pensemos todos igual. El llamado es a que construyamos Club, tal como lo hicieron los fundadores en esta misma cancha.

Hoy día más que nunca no basta con el Twitter ni el Facebook. Es más que nunca el momento de hacernos socios, de estar al día, de poner el hombro, de estar en la asamblea, de criticar con dureza si es necesario pero de frente, y con disposición a debatir y llegar a acuerdos entre nosotros.

Es más que nunca el momento también de darle un nuevo impulso a la pelea a la sociedad anónima, organizándonos entre los accionistas minoritarios, peleando por cambiar la ley, extendiendo el brazo solidario y articulándonos con las luchas que poco a poco empiezan a abrirse paso en otros clubes, en la conversa del almuerzo familiar, en todas partes.

Y también es más que nunca el momento de seguir ganando espacios, como lo hacemos todos los años en este Estadio el Llano, como lo hacen las filiales a lo largo y ancho de todo Chile, los socios que han levantado a pulso el Centro Cultural Hermanos Arellano Moraga, como cada colocolino que hoy día ha puesto su banderita en la pega o simplemente le ha gritado el mundo que hoy día estamos de aniversario.

Una tarea así no es fácil, y ha quedado claro. Todos podremos mirarnos a nosotros mismos y saber qué errores cometimos o cuánto dejamos de aportar pudiendo hacerlo. A veces nos invade el pesimismo, o a veces nos come el ritmo de las tareas burocráticas y se nos olvida esto: juntarnos, mirarnos las caras, conversar, encontrarnos como colocolinos.

Entonces esta actividad nos tiene que servir para renovar la convicción. Renovar la rebeldía frente a la adversidad y la unión indestructible entre nosotros, los colocolinos que amamos al Club por sobre todas las cosas y queremos recuperarlo para su verdadero dueño, que es el pueblo chileno. Salgamos hoy día a celebrar y ya desde mañana con la convicción renovada a enfrentar la tarea más grande y hermosa de nuestras vidas: construir el Club Social y Deportivo Colo-Colo.

GRAF/GL

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo