José Luis Sierra queda al borde del abismo y su continuidad en Colo Colo peligra

La dura derrota ante Palestino agravó aún más una herida que el directorio de ByN no soporta más. El Coto podría estar quemando sus últimos cartuchos en Pedrero.

Por

Por Rodrigo Realpe V.

Descalabro total. Colo Colo sufrió un verdadero baile a manos de Palestino anoche en el Monumental (3-1) y con ello, los albos futbolísticamente quedaron abajo de la lucha del Torneo de Clausura, a esta altura, el único objetivo de un equipo cuya máxima misión era al menos estar entre los dieciséis mejores equipos de la Copa Libertadores, lo que tampoco ocurrió tras la eliminación de la semana pasada.

Anoche ante los tetracolores, el técnico José Luis Sierra quemó su última nave tanto con la parcialidad alba como con la dirigencia de Blanco y Negro la que, pese al respaldo público de Aníbal Mosa, pide su cabeza una vez que finalice el presente campeonato.

Si bien matemáticamente Colo Colo aún tiene opciones de bajar la estrella 32, en el directorio de la concesionaria no entiende cómo el equipo que dirige el Coto perdió una ventaja de seis puntos en el plano local y no pudo avanzar en la Libertadores ante un grupo que en el papel asomaba como abordable.

En la mesa de ByN apuntan a la mala preparación física del plantel y es por esa razón que el nombre de Luis Bonini es una carta a fichar, el que además le entregaría un liderazgo que hasta ahora no se logra ver en la voz de Sierra.

Ayer Mosa explotó. El timonel de la S.A. observó con fastidio e indignación la paliza que Palestino realizó en la cancha de Pedrero, agotándose su paciencia y quemando al mínimo su respaldo hacia el Coto Sierra, el que cada día está más cerca del abismo, considerando que hasta el propio ex volante ha pensado en dar un paso al costado según cuentan en Macul.

El camarín también estalló. Julio Barroso disparó contra el cuerpo técnico y encendió otra mecha en un club donde a esta altura nadie se soporta. “En el fútbol hay que tener realismo y esta es nuestra realidad. Lamentablemente, hay que ser sinceros. En esto el 10% es suerte, milagro o Dios, como cada uno lo quiera llamar, y el 90% trabajo. Nosotros en este tiempo ya exprimimos ese 10% y cuando necesitamos lo otro, no lo tuvimos. Esta es la realidad que nos ha pasado en Copa Libertadores y en el torneo”, disparó el defensor.

Pero en Macul creen que no toda la responsabilidad es del Coto y es que en el directorio también apuntan a que el bajo nivel de algunos jugadores tampoco ha sido el esperado, por lo que la poda que se viene en las próximas en Colo Colo dejará a varios perjudicados.

GRAF/RR

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo