De la mano de Jeisson y Carreño: Los canteranos cruzados que se consolidaron este Clausura

Mario Salas apostó por los juveniles y los jóvenes cruzados no lo defraudaron. ¡Conoce a los ocho canteranos que sacaron la cara por el club en esta estrella 11!

Por

Giuseppina Lobos – El Gráfico Chile

Durante este 2016, el técnico Mario Salas decidió que ocho de las figuras de la cantera de Universidad Católica fuesen parte de la estrella número 11 de la UC: Miguel Vargas, Alvaro Ogalde, Raimundo Rebolledo, Benjamín Kuscevic, Jeisson Vargas, Carlos Lobos, Francisco Sierralta y Jaime Carreño.

A este equipo de juveniles se le sumaron Guillermo Maripán, Diego Rojas y Fabián Manzano, quienes hicieron todas las inferiores en San Carlos de Apoquindo y se han transformado en un ejemplo a seguir por los futbolistas más pequeños.

Miguel Vargas: Con 19 años, “Manotas” es el tercer arquero del plantel de honor de Universidad Católica. Si bien en este torneo de Clausura no logró debutar, el portero es bastante considerado por el cuerpo técnico cruzado. Su periodo como seleccionado: Dirigido por Nicolás Córdova, (2015) Miguel Vargas fue arquero y campeón con la Sub 20 en el torneo de L’Alcudia; además de participar en el Sudaméricano de la categoría en cuatro oportunidades.

Álvaro Ogalde: Con la 12 en la espalda, el jugador de 18 años es el cuarto arquero de Universidad Católica. Actualmente entrena diariamente con el primer equipo cruzado pero todos los fines de semana defiende la camiseta de la Sub 19 en el torneo de Fútbol Joven donde la UC es uno de los equipos más fuertes dentro del campeonato.

Guillermo Maripán: El central cruzado comienza a consolidarse en el fútbol nacional. Durante los entrenamientos el zaguero de 21 años logró convencer a Mario Salas, quien finalmente optó por la juventud más que por la experiencia de Cristián Álvarez. En este torneo de Clausura, Maripán ha jugado 12 encuentros, todos titulares. Tanto con Germán Lanaro como con Benjamín Kuscevic, el defensa ha realizado un trabajo bastante positivo en la última línea del equipo.

Raimundo Rebolledo: Al interior de San Carlos de Apoquindo es conocido como “Catuto”. El defensa que nació en 1997 llegó a los 10 años a la UC junto a su inseparable amigo Francisco Sierralta. A pesar de entrenar diariamente con el plantel de honor de Universidad Católica, Rebolledo no ha logrado entrar en las citaciones.

Diego Rojas: El volante de 21 años tuvo un irregular año, pero a pesar de eso logró que la hinchada cruzada pidiera su nombre cada vez que las cosas andaban mal en la cancha. Durante este título, Diego Rojas jugó 10 partidos, sumando 384 minutos. ¿Goles? Claro que sí: En la tercera fecha del Apertura el “10” de la UC convirtió ante Santiago Wanderers; mientras que el 6 de febrero volvió a celebrar ante Universidad de Concepción. Su mejor partido del semestre fue en el clásico ante Universidad de Chile donde ingresó por Carlos Espinosa a los 10′.

Benjamín Kuscevic: Defensa, 19 años, 1.85 cm. Durante esta temporada la esperanza de la UC en la última línea, respondió a las expectativas que tenían sobre él. Debido a las lesiones y el bajo rendimiento de algunos jugadores, Mario Salas decidió utilizar a Kuscevic en cinco partidos de este torneo de Clausura; en todos, tuvo un rendimiento más que positivo.

Para la dirigencia de Universidad Católica, el defensa es un diamante en bruto: El 29 de agosto 2014 comenzó su aventura en el Real Madrid para así jugar la liga juvenil UEFA, liga España y Copa del rey Sub 18. A pesar del interés del cuadro merengue en hacer valer la opción de compra, al preguntar el precio de la carta del jugador, la cifra entregada por la UC fue bastante alta. El 3 de julio del 2015 Kuscevic volvió a San Carlos y se puso de inmediato bajo las ordénes de Mario Salas.

Jeisson Vargas: El joven delantero fue sin duda alguna una de las revelaciones de este Apertura 2016; siendo bastante importante en la obtención de este nuevo título de la UC. El atacante jugó 12 partidos (10 titulares) y logró convertir en tres oportunidades: Dos frente a Unión la Calera y uno contra San Marcos. Fue el juvenil más utilizado por Mario Salas y nuevamente dejó en la banca a Christián Bravo.

¿Presión por ser el próximo ídolo cruzado? Con la humildad que lo caracteriza, Vargas no cambia su personalidad. “Puedo meter dos o tres goles y cuando salgo de la cancha soy uno más. Soy un niño”, declaró hace algunos meses atrás en La Tercera.

Carlos Lobos: Fue otro de los juveniles que participó en el torneo de Clausura. El volante de 19 años jugó dos partidos (33 minutos) y vio los encuentros desde la banca en tres oportunidades. El jugador que firmó contrato con la UC el 21 de octubre 2014 no solo tuvo buenos momentos en la UC puesto que también es regulamente citado a los sparring de la selección chilena. Actualmente es el reemplazante natural de Marco Medel y Diego Rojas en el mediocampo cruzado.

Fabián Manzano: El torneo de Apertura fue bastante complicado para el volante de 22 años debido a la serie de lesiones musculares que lo afectaron. Ante este escenario el cuerpo médico de la UC prefirió realizar un trabajo especial de recuperación con el jugador para así resguardar su estado fisíco; por lo mismo Manzano se perdió gran parte del Clausura. Durante este torneo participó en cuatro encuentros, siendo su primer partido como titular el clásico universitario frente a la U.

Francisco Sierralta: El jugador de 18 años y que actualmente mide 1,90 cm, es junto a Benjamín Kuscevic, uno de los defensas más proyectables el los próximos años. A diferencia del torneo pasado donde jugó 82 minutos, en este Clausura, Sierralta no sumó presencias en el plantel de honor y solo fue convocado a la banca en el duelo frente a Universidad de Concepción. En las últimas semanas, el defensa ha sido parte de la primera nómina Sub 20 de Héctor Robles.

Jaime Carreño: “Salir campeón con el club de tus amores es lo máximo”. Goleador de nacimiento, Carreño fue uno de los jugadores que comenzó con su consolidación como futbolista profesional en este torneo de Clausura. Debido a sus buenas actuaciones, Mario Salas le entregó la confianza para que fuera uno de los juveniles titulares de este plantel 2016: 11 partidos jugados de los cuales 10 tuvo la chance de partir desde el comienzo. 

El encuentro más aplaudido que tuvo Carreño, fue el clásico frente a Universidad de Chile .El canterano no sintió la presión del encuentro y marcó el segundo gol frente a los azules; el cual finalmente sería fundamental para alcanzar la tan anhelada estrella número 11.

GRAF/GL

 

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo