Columna de la UC: La 11 de la gente

El emotivo testimonio de Frecuencia Cruzada sobre el título del Clausura de Católica. Incluye los vibrantes relatos de los goles y los minutos finales de la histórica jornada.

Por

Por José Ignacio Bezanilla – @josebezanilla
Medio partidario Frecuencia Cruzada

Twitter: @FrecCruzada
Facebook.com/FrecuenciaCruzada
Soundcloud.com/FrecuenciaCruzada
Issuu.com/FrecuenciaCruzada

No vimos a nadie sin llorar. La UC cumplió en una heroica jornada y la U. de Concepción también. De ahí en más, a liberar emociones. ¿Qué había contenido en cada corazón para reaccionar así? ¿Quiénes eran los que lloraban en San Carlos? ¿Quiénes merecían esto? Tratar de explicar una parte, me parece un ejercicio sano para encontrarnos, reflexionar sobre lo que somos y cómo nos comprendemos.

Aquellos que fallecieron tienen un lugar privilegiado. Ahogados ante la sorpresa del momento, el relato partidario que, con poca prolijidad, pero mucha pasión, transmitimos en Frecuencia Cruzada, quedó corto en las palabras cuando el partido contra Audax moría. Faltó nombrar muchas cosas. Porque en nuestras cabezas estaban, por supuesto, Raimundo Tupper y Sergio Livingstone. El gran Miguel Avilés. El Novita de Maipú. Ignacio Marambio que falleció antes de la final de ida frente a la U en 2011 y su caso está aún impune. Todos ellos, y muchos otros que no alcanzo a mencionar, seguramente habrían llorado junto a nosotros.

Sólo nosotros, los hinchas, sabemos lo que significa este título. Cinco años enfrentando el problema de expectativas y respuestas, no es menor. Pero también, la Católica del Siglo XXI ha generado esquemas valóricos diferentes a los que se gestaron postcrisis de 1973 y tras el nacimiento de la elitista fundación en 1982. La resiliencia para reencantarse y enamorarse tras cada fracaso y para querer luchar por un Club para todos. El orgullo para aguantar cada torpeza de los rivales queriendo burlarse y defender con convicción nuestros colores. La valentía para caminar en los barrios con la camiseta bien puesta, a sabiendas de lo que eso significa y representa. La hidalguía para no olvidar, en medio de esta euforia, que lo que viven los hinchas de O’Higgins nosotros lo padecimos y por eso los respetamos. Así como respetamos a aquellos de Colo Colo y la U que pelean, más que con nosotros, con quienes se adueñaron de sus equipos y entienden que la batalla más dura está ahí.

Esta serie de valores, los hemos reforzado en el último tiempo. Un actuar solidario y decidido. Empáticos. Ya no hablamos de Caballeros Templarios. Hablamos de Guerreros Cruzados. Porque eso es, más allá de la caricaturización, lo que intentamos demostrar día a día, en nuestras vidas, en nuestro diario quehacer. No sólo 90 minutos a la semana. Ahí está la diferencia.

Somos muchos. En las encuestas Adimark de cada año, se nos promedia un 7% del país. Más de un millón de hinchas. Nada de ir a la baja como algunos dicen para sacar réditos políticos. Somos transversales. Somos Arica y Punta Arenas. Somos Renca y Vitacura. Somos Raimundo Tupper y somos el Gary. Somos Magnasco, Fuenzalida y Kuscevic, y a la vez somos Vargas, Carreño y Castillo. Somos Católica, en eso consiste nuestra hermosa pluralidad.

Para cerrar, no hay que olvidar tampoco, aunque parezca un autobombo sin escrúpulos, el trabajo de los medios partidarios. El nuestro, Frecuencia Cruzada, que partió corajudo relatando partidos en la galería Mario Lepe, hoy es un proyecto en vías de consolidación. Creciente, enérgico, igualitario, valiente. No es fácil plantar la bandera de la dignidad en un ambiente hostil que intenta demoler y estigmatizar a tu Club.

Hay que ir al frente. Hay que estar en todos los estadios de Chile y Sudamérica para hacer respetar nuestros colores. Desde los micrófonos y, obviamente, en las tribunas. Hermosa y dura tarea, que sólo ofrece la recompensa de poder generar sentido de pertenencia a los hinchas Cruzados y fortalecer la identidad de la UC. Sin recibir un peso de la dirigencia (no lo queremos tampoco) y con una empresa que ha mostrado disposición a marginarnos. Pero en nuestra pasión está nuestro rigor. Y no cesaremos. Es periodismo, sí. Pero partidario. Y nuestra responsabilidad es con los hinchas de La Franja, no otros. Con aquellos que, alzando la frente, bajaron una nueva estrella. Por lo que somos, porque lo merecemos. Bienvenida, la 11 de la gente.

 

El sentir del hincha:

 

Gol David Llanos:

 

Gol José Pedro Fuenzalida:

 

Minutos finales de transmisión:

 

Video Facebook: La 11 de la gente

 

 

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo