Azul Azul pone suma urgencia para vender a una de sus "perlas" que nunca convenció

En la dirigencia de Universidad de Chile tendrán mucho trabajo de cara a la próxima temporada donde buscarán olvidar el mal rendimiento del plantel azul.

Por

Por Diego Espinoza Chacoff

El volante Rodrigo Ureña llegó a la Universidad de Chile en 2013 como una de las máximas promesas a futuro del club. El jugador formado en Unión Española fue traído por la dirigencia encabezada por el ex presidente José Yuraszeck y ahí fue considerado como una de las “perlas” juveniles que tenía el cuadro de Darío Franco.

Pese a eso, y con la llegada de Marco Antonio Figueroa al Centro Deportivo Azul, se decidió que Ureña partiría al cuadro de Cobresal por un año. “No son vacaciones”, le dijo en esa ocasión el Fantasma al mediocampista de corte y ese consejo lo tomó muy bien el futbolista que fue campeón con el elenco minero en el torneo de Clausura 2015.

Con la medalla de campeón colgada al cuello, Ureña volvió a la U pero tampoco pudo convencer al técnico Martín Lasarte y no estuvo en los planes de Sebastián Beccacece para este primer semestre del 2016. Eso hizo que el ex hispano regresara a El Salvador donde le tienen mucho aprecio, pero desde donde confiesan que es imposible retener al jugador.

En base a lo confesado a El Gráfico Chile, la idea de Azul Azul es vender a Ureña por un valor cercano al medio millón de dólares. Si es que no llega una oferta por el pase completo del mediocampista, en la controladora de la U también ven factible vender el 50% del pase del futbolista por un valor que rodee los $200 mil ó $250 mil dólares.

Esa transacción tiene suma urgencia en el CDA dado que el contrato del volante de contención vence a fines de 2016, y por ello tienen la intención de venderlo antes de que el jugador quede con el pase a su total disposición.

Ante la imposibilidad de Cobresal de quedarse con la carta de Ureña, el recién ascendido Deportes Temuco sería uno de los interesados en comprar al jugador de 23 años. La escuadra de Marcelo Salas quiere mantener su plantilla, y sumar un par de elementos más para mantenerse en la Primera División de nuestro país, y por eso el volante azul es una de sus cartas favoritas. 

Por el momento, eso sí, Ureña es parte de los 10 jugadores que deberán volver a La Cisterna el próximo 23 de mayo cuando los laicos regresen de vacaciones a entrenar.

GRAF/DE

 

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo