Jefe de captación de la UC: "No tengo gran situación, pero vivo bien y vivo feliz"

Alfonso Garcés conversó con El Gráfico Chile sobre su emoción con el nuevo título de la franja y de su convivencia con su éxito y el de sus "hijos" en el fútbol.

Por

Por Pablo Serey Correa

Alfonso Garcés es un hombre fundamental en la historia reciente de Universidad Católica y no sería descabellado decir que también lo es a nivel general del fútbol chileno. Méritos es lo que más tiene.

El hombre del ojo certero, el descubridor de Gary Medel, Jaime Carreño o Jeisson Vargas, entre otros o simplemente el jefe de Captación de Universidad Católica. Se le puede llamar de todas esas formas, pero lo importante es tener en claro quién realmente es él.

Cordial y de buen humor permanente se le ve caminar con frecuencia por San Carlos de Apoquindo. Siempre con harta carga laboral, pero siempre dispuesto a conversar con quién sea si se trata de fútbol. En dicho marco, don Alfonso dialogó con El Gráfico Chile sobre sus emociones con el nuevo título cruzado y sobre su vida más bien alejada de los flashes y lucen que rodean a las figuras que él mismo descubrió.

¿Cómo se siente con el título de la UC, considerando que muchos de los campeones fueron descubiertos por usted?

Es una alegría muy grande, porque este año tuvimos más del 50% del plantel profesional conformado por jugadores que salieron de nuestras divisiones inferiores y me toca harto todo esto a mí, porque a la mayoría de ellos yo mismo los traje al club. Pero es mi pega, para eso me tiene el club.

¿Siente que el título también es suyo en parte?

A lo mejor le apunté a los jugadores que realmente necesitábamos en el club. Lo del club es muy importante, porque estos jugadores son muy del club, por filosofía de juego y por el entorno que tiene la institución, los jugadores que hemos traído han calzado bien no sólo en lo técnico, también en lo coorporativo, porque se han aclimatado muy bien a todas las condiciones del club.

Hay toda una cosa paternal en usted con muchos de los campeones…

Es que en esta oportunidad la felicidad es doble, porque de verdad es como salir campeón con los hijos. Hay una cosa paternal, pero también es un cariño recíproco. Yo los traigo al club a los 9 o 10 años o a lo más a los 14, entonces con ellos he vivido la niñez, la adolescencia, la pubertad que es muy difícil y la juventud que en pleno ya la pueden disfrutar ahora con un título.

¿Y tiene de esos “hijos” para rato en las inferiores?

Creo, lo digo con responsabilidad, que viene una camada de jugadores de Universidad Católica extraordinaria, con tan buenos como los jugadores que han salido de nuestras inferiores en el ultimo tiempo. Lo digo con conocimiento. Tenemos a varios que de hace rato vienen destacando, siendo seleccionados chilenos en sus respectivas series.

Todo en su trabajo es muy a largo plazo. ¿Cómo convive con eso?

Para que se vea el fruto de una captación hay que remontarse a los más conocidos, nuestro caso más emblemático que es Gary Medel, a quien lo traigo al club con 9 años y a los 19 era jugador, o sea, son 10 años que pasan para empezar a ver el fruto de tu trabajo. En esos 10 años las diversas áreas del club están tratando de inculcarles valores, están en permanente cuidado, que lleguen bien y que seamos campeones y vaya que nos cuesta. La pega de captación debe ser la mas larga en el fútbol, porque los frutos se ven a muy largo plazo.

Y van pasando generaciones y usted sigue ahí…

Yo ya voy pisando los 76 años y en esto de la captación partí muy joven. Ahora siento que me encuentro con mis nietos futbolísticos, pero vienen muchos más y esa es la alegría más grande que tengo, por el club, lógicamente por mí y por los niños que de alguna u otra manera los he ayudado a triunfar en la vida.

Y en cuanto al tema del éxito. ¿Le gusta vivir sus logros desde el bajo perfil?

Cuando uno trabaja en lo que le gusta, no se mueve nunca más. Lógicamente que para eso se tienen que dar las condiciones en el club y este club por lejos, pero por lejos, el mejor de Chile en la parte formativa. Lo remarco, es el mejor club formador de jugadores y formador de personas, entonces para mí es la alegría más grande es vivirlo y sentirlo internamente todo lo bueno que pasa. Me gusta disfrutar todo lo bueno desde mi intimidad.

Pero más allá de eso. ¿Le gustaría tener un mayo reconocimiento a su trabajo?

Las situaciones externas de las que todos estamos preocupados, que es el tema económico, no me importa tanto, no tengo apuros con eso. No tengo gran situación, pero vivo bien y vivo feliz con esto. Cuando uno trabaja en lo que desea siempre va a ser feliz. Y yo soy feliz.

GRAF/DE

 

 

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo