Columna de la UC: Ahora hay que ganar fuera de la cancha

"Donde jugó la UC estuvo su gente, dentro y fuera de la cancha".

Por

Por Francisco Sainz – @elpanchosainz
Medio partidario Frecuencia Cruzada

Twitter: @FrecCruzada
Facebook.com/FrecuenciaCruzada
Soundcloud.com/FrecuenciaCruzada
Issuu.com/FrecuenciaCruzada

El 30 de abril de 2016 se trasformó en una fecha imposible de olvidar para las y los hinchas cruzados. Ese día no sólo se ganó un nuevo campeonato en un partido infartante dando vuelta el marcador con más ganas que fútbol a cinco minutos del pitazo final y dependiendo de otro resultado. No. Ese sábado 30 de abril los cruzados tocamos el cielo para bajar una nueva estrella, la 11 de la gente. Un triunfo colectivo que nos demuestra de qué somos capaces los cruzados cuando todos colaboramos para el mismo objetivo.

La historia todos la conocemos. Católica venía de caer ante San Luis la fecha anterior, hipotecando la primera opción para ganar el título. Luego de aquella derrota era O´Higgins quien veía más cerca el poder coronare campeón del fútbol, pero aun así el hincha cruzado repletó San Carlos de Apoquindo. Llegamos de todas partes -de distintas comunas de Santiago pero también de distintos puntos del país (Coquimbo, Temuco y Punta Arenas por nombrar sólo algunos)- para ser una sola voz que no dejó de cantar, alentar y buscar la tan anhelada copa. Cuando las ideas futbolísticas eran nulas y el cansancio se apoderaba de los jugadores, ahí estuvo el hincha para empujar al equipo, no sólo ese día sino que durante las 15 fechas.

A pesar de los resultados de los campeonatos anteriores, de las derrotas en partidos claves y el bajo nivel futbolístico mostrado a veces, el hincha de Católica estuvo siempre ahí. Donde jugó la UC estuvo su gente, dentro y fuera de la cancha. Porque en esta Católica los hinchas también jugábamos: de arquero, de central, en la mitad de la cancha, por las bandas, creando opciones y metiendo los goles. Es por eso que el aliento del hincha significó dar la vida cuando se jugó con el clásico rival en nuestra cancha y el sábado se transformó en garra para los dos goles del triunfo.

Porque este título es fruto de un proceso que comenzó hace muchos años en las inferiores del club, pero también en cada partido que estuvimos para alentar estos colores, en las lágrimas que salieron de nuestros ojos y los gritos de gol que salieron de nuestras gargantas. Ganamos el campeonato porque dentro y fuera de la cancha se entendía que era una necesidad casi vital, porque Católica no es la ubicación de su estadio sino que su gente, sus ganas y su amor por esta camiseta. Es por eso que cuando nos unimos somos capaces de romper la historia. ¿Entonces por qué no hacerlo para lograr triunfos también fuera de la cancha?

Si la 11 de la gente fue una obra colectiva, imaginemos lo que podemos hacer todos juntos. Si a la UC la hace grande su gente, construyamos los espacios para encontrarnos y lograr que aquello se exprese también en las instituciones de nuestro club. Ganar este campeonato era necesario, pero no va a solucionar la falta de democracia y otros problemas de nuestra institución. La solución, como ese sábado 30 de Abril, depende de todos y todas. La 11 de la gente es algo más que una copa, es ejemplo y energía para salir a buscar más triunfos dentro y fuera de la cancha. De nosotros depende, unidos somos invencibles.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo