Miles de millones perdidos: la auditoría que desmenuzó el desfalco liderado por Jadue

Contratos pactados, asesorías, viajes, rendiciones sin respaldos y préstamos discrecionales marcaron el despilfarro del calerano y su directorio.

Por

Por Rodrigo Realpe Varela

La cara de Arturo Salah lo decía todo. El presidente de la Asociación Nacional de Fútbol junto a su directorio y al Consejo de Presidentes extraordinario de los 31 clubes profesionales, escuchó con rabia y decepción cada punto y diapositiva que la empresa externa Deloitte preparó para dar a conocer la Auditoría Forense que durante tres meses se dio la tarea de descubrir adonde fueron a parar y en qué se gastaron los cerca de 9 mil millones de pesos que durante la gestión de Sergio Jadue dejaron en el desfalco al organismo.

Luego, ante los medios de comunicación, fue el director Andrés Fazio quien explicó paso a paso los puntos que marcaron en grandes rasgos la Auditoría Forense que desmenuzó el desfalco encabezado por Sergio Jadue y sus hombres más cercanos, Nibaldo Jaque y Mauricio Etcheverry.

Entre los números que marcan el despilfarro destacan los 240 millones de pesos que utilizó Sergio Jadue para contratar un estudio de abogados que preparó su defensa en Estados Unidos tras el estallido del “Fifagate”, los millonarios préstamos discrecionales que la ANFP concedió a Deportes Concepción, Unión La Calera y La Serena, clubes ligados al directorio encabezado por el ex presidente y los fondos sin respaldo que llevaron a cabo ex miembros del directorio donde llamó la atención los 117 millones de pesos que no rindió el ex asesor Mauricio Etcheverry.

A eso se le suman los contratos pactados por la ANFP en cuanto a servicios de merchandising y compra de artículos. También aparecen montos gastados en el arriendo de un jet para el Mundial de Brasil 2014 y una asesoría en infraestructura firmada con un cercano a Sergio Jadue y su cónyuge.

Para Arturo Salah, la gran conclusión que dejó la Auditoría Forense, es que “la ANFP no tenía definida una estructura, no contaba con procedimientos para firma de contratos, no existía un libro de control interno de cheques ni un control recaudado por la venta de entradas. Había un descontrol generalizado. La ANFP siempre fue la mayor perjudicada. Se promovieron contratos sin licitación que perjudicaron a la corporación. Se pagaron precios por sobre el valor de mercado y se adquirieron elementos que no se necesitaban y otros para uso personal. Estos recursos gastados van más allá de la racionalidad”.

Salah también reaccionó con indignación y aseguró que trabajarán de la mano con la Fiscalía para encontrar a los culpables. “Se han dicho muchas cosas, que no hemos hecho nada por limpiar el fútbol y que somos los mismo de siempre, incluso nos han llamado cómplices de Jadue. No somos cómplices de nadie, solo nos interesa reconstruir esto, no se nos puede comparar con aquellos que destruyeron al fútbol chileno. Aquí el sentimiento es de indignación, vamos a acotar todo lo que sea necesario para que encontrar a todos los culpables. Son situación muy contundentes”, cerró.

GRAF/PMR

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo