Los vencedores y vencidos tras el apretón que sufrió la Roja en su despedida del país

La derrota 1-2 frente a Jamaica dejó varios puntos para analizar, como por ejemplo, que la selección de Pizzi no puede prescindir de un nombre como el de Jorge Valdivia.

Por

Rodrigo Realpe V. – enviado especial a Viña del Mar Algo quedó claro tras la derrota ante Jamaica en Sausalito: La selección necesita del motor de Jorge Valdivia. Y es por ello que muchos pensarán que el Mago fue la figura de la cancha, precisamente porque no estuvo y quedó de manifiesto que el equipo que dirige Juan Antonio Pizzi no puede prescindir de un hombre tan relevante como es el 10 del Al Wahda. La función de crear el juego la intentó cumplir Fabián Orellana, pero el pupilo de Eduardo Berizzo en el Celta de Vigo no pudo disfrazar sus investiduras de puntero derecho y con muy poco logró desnivelar como volante ofensivo detrás de la línea de delanteros. El ensayo de Pizzi no dio resultado, y pese a que Chile se creó innumerables ocasiones de gol, lo cierto es que a la hora de desnivelar un partido y aspirar al menos a estar entre los cuatro mejores de la Copa América Centenario, se requiere más que una improvisación o búsqueda de un nuevo sistema. En Viña del Mar, la selección no encontró nunca la conexión entre la línea de mediocampo y ataque. Alexis Sánchez y Eduardo Vargas lo sufrieron, y es que aunque ambos dieron pelea frente a los Reggae Boyz, los dos necesitaron de un alimentador más eficaz. Punto aparte para el atacante del Hoffenheim, al que los pocos minutos en Europa le están pasando la cuenta. Pues en la caída contra los caribeños fue uno de los más bajos en ofensiva: deslucido y con poca hambre se le vio a Edu. La línea de defensores también quedó al debe. Primero, por izquierda, Jean Beausejour mostró un discreto nivel, lejos de lo que en Colo Colo acostumbra a hacer. Ante Jamaica, Bose no logró adueñarse de la banda ni tampoco fue un agente de peligro en el área rival. En pleno segundo tiempo Pizzi decidió sacarlo por José Pedro Fuenzalida. Gonzalo Jara fue otro que quedó al debe en el último ensayo de la Roja. El central traspasó su mala campaña en la U a la selección chilena, y ante Jamaica eso se notó. Errores defensivos que finalmente le terminaron costando la derrota a Chile dieron cuenta de una defensa que encendió las alarmas de cara a la copa. Entre los ganadores se puede destacar a Charles Aránguiz, Mauricio Pinilla, Nicolás Castillo, Edson Puch y Matías Fernández. El Príncipe dio clase de su gran técnica con el balón en los pies y dejó en claro que será pieza inamovible en el esquema de Pizzi de cara a lo que se viene. Pinilla en tanto, volvió a demostrar que es el 9 que el Macanudo necesita: ganador de aire e incisivo en el área está llamado a ser el centrodelantero que la selección requiere. Por su parte, el delantero de la UC exhibió ganas e ímpetu, lo que quedó demostrado en el descuento de Chile, el que sirvió para confirmar que es reemplazante natural de Pinilla como 9. Finalmente lo de Edson Puch fue una de las gratas sorpresas: Lo que se alcanzó ver del atacante de la Liga de Quito bastó para concluir que su nominación a la Copa América Centenario no es descabellado tras el gran cometido ante Jamaica, donde se hizo dueño de la banda derecha. Párrafo final para Matías Fernández. El opaco nivel de Fabián Orellana sirvió para que el Mati confirmara que está llamado a ser el dueño absdoluto de la creación en la Roja durante el certamen que se jugará en Estados Unidos. El de la Fiorentina logró desequilibrar e incomodar a una defensa jamaicana que no dejó espacios para una remontada. A poco más de una semana del debut ante Argentina, el equipo de Pizzi tendrá varias horas para sacarle punta a una idea que al menos muestra hambre y ganas.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo