Columna de la UC: Cambios en serio

Un análisis crítico sobre la gestión de los dos presidentes que ha tenido Cruzados SADP en su historia: Jaime Estévez y Luis Larraín.

Por

Alvaro Bley – @AlvarobleyColectivo Alta La Frente UC – Medio Partidario Frecuencia Cruzada Twitter: @FrecCruzadaFacebook.com/FrecuenciaCruzadaSoundcloud.com/FrecuenciaCruzadaIssuu.com/FrecuenciaCruzada En esas noches de Youtube estaba viendo Youtube y vi un video de una manifestación que hubo en las galerías de San Carlos, a principios del 2013. Decía que se fuera Gazitúa, que se fuera Jaime Estévez, que se fuera la Fundación. Me acuerdo que fui a ése partido y canté contra esos dirigentes y me entusiasmé por la cohesión que hubo en la galería en pos de ése propósito. Y después no sé si por la presión de esas manifestaciones o porque los directorios se mueven de vez en cuando por su propia iniciativa, se fue Gazitúa, y Jaime Estévez dejó de tener el rol protagónico de presidente de Cruzados SADP. Pero la Fundación siguió y como buen sistema cerrado que es, si se cambian algunos nombres da lo mismo, su funcionamiento sigue igual. La Fundación tiene un directorio que se elige a sí mismo y que además tiene maniatado a Cruzados SADP, que es el que administra la rama de fútbol de la UC. Así, por ejemplo, Cruzados tiene que arrendarle el estadio San Carlos de Apoquindo a la Fundación. Pero no sólo lo controla por ahí, sino que también dentro del directorio tiene a algunos nombres de peso, como Hernán de Solminihac, Jaime Estévez y Luis Larraín. Estos dos últimos han sido los presidentes que ha tenido Cruzados y son los que quiero apuntar en esta columna. Estévez, indicado en el libro Háganme Callar como uno de los izquierdistas renovados que dejaron de lado su ideología cuando usufructuaron del mercado, es el mismo que hizo la auditoría a la gestión de Sergio Jadue y dijo que las cuentas estaban “ordenadas y claras”, mostrándose “satisfecho” por el trabajo realizado. Ahora que se sabe la verdad, sin ningún asco dice que “fue un error comunicacional”. Esta persona fue cómplice del desfalco de la ANFP, por lo que inmediatamente debería ser expulsado del club, al anteponer los intereses personales por sobre los del club y el fútbol chileno. Y para Luís Larraín es la misma historia, que no se esconda detrás del título del Clausura, ni detrás de Jadue ni de Estévez ni de Bachelet, también es responsable, como todos los directores que se presentaban a los consejos de presidentes. Ellos aprobaron cobros desmedidos para incorporarse a la ANFP, como el caso de Valdivia, la desafiliación del Conce y salidas truchas para llevarse los dineros de la selección para la casa, entre otras muchas cosas más que si las pongo a nombrar sigo escribiendo para siempre. Estas personas se tienen que ir del club. Pero nunca van a tener la humildad para decir “bueno, sí, soy cómplice del desastre, me voy”, no, eso no va a pasar, y tampoco los van a echar, porque ellos son la Fundación y Cruzados SADP, son los que mandan, son los que vendieron Santa Rosa cuando no se podía por ser terreno donado para la recreación deportiva y mantención de áreas verdes, son los que elitizaron al club con su Club House y sus cuotas de admisión astronómicas. Estas personas son las que han podrido al CDUC, pero no se van a ir si es que no hacemos algo nosotros, los hinchas, para decir que ya basta, que se acabó la joda, que somos miles los que exigimos un cambio, un cambio en serio, no nombre por nombre, sino que de estructura. Entonces ¿qué hacemos? Tenemos que organizarnos y participar. ¿Cómo? Asistiendo a la segunda asamblea de hinchas de la UC y generar una estructura que le haga el peso a los sin vergüenzas. Si no, seguiremos igual para siempre hasta el fin de los tiempos. GRAF/PS

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo