Columna de la U: Seguir al Bulla en todas sus camisetas

En receso del fútbol chileno por la Copa Centenario, los párrafos siguientes invitan a seguir apoyando a la U en todas sus categorías, en especial, la postergada rama del balompié femenino azul.

Por

Por Tamara Avendaño Raphael Colaboradora Asamblea Hinchas Azules Comenzamos junio y con él la Copa América Centenario. Para algunos hinchas del fútbol, este evento es una oportunidad más para disfrutar de este deporte, para otros, significa alargar la espera para poder volver a ver en cancha al equipo de sus amores. Entre este segundo grupo, nos encontramos gran parte de los hinchas de la U, quienes esperamos con ansias que termine pronto este receso futbolístico. Mientras tanto, no han sido pocas las actividades de comunidad levantadas por los mismos hinchas, para apaciguar la espera. Sin embargo, llama la atención la pasividad que muestra nuestra hinchada a la hora de seguir al bulla en todas sus camisetas. Y es que este receso futbolístico no es tal como lo pintan. ¡La U sigue jugando camaradas! No hablo de otras disciplinas deportivas, nuestra U sigue en las canchas de fútbol. Solo no hemos sido capaces de apreciar con la misma pasión cada partido en el que se lleva a la U en el pecho. Hace una semana se dio un suceso repudiable en el desarrollo del fútbol femenino. La semifinal que disputaría nuestra U contra Colo Colo se veía aplazada debido a incidentes ocurridos en la galería. Barristas de blanco procedieron a amenazar y agredir a las jugadoras de la U, a sus familias y a los hinchas que llegaron a alentar a nuestra camiseta. Este hecho develó en primer lugar la poca seguridad con la que se desarrollan los partidos que no corresponden a la selección adulta masculina. La institucionalidad no le da la importancia requerida al fútbol formativo ni femenino. En la medida en que no generan ganancias económicas, estas ramas del fútbol pasan a segundo plano. Ni siquiera Azul Azul fue capaz de reaccionar debidamente y a su tiempo respecto a lo ocurrido. Las jugadoras debieron esperar horas para poder salir del recinto, ya que se veían bajo las amenazas de los barristas colocolinos. Sin embargo, este incidente dejó entrever otro hecho preocupante. Nuestra hinchada no está al tanto de lo que pasa con todo nuestro equipo. Antes de este hecho, muchos no sabían del buen rendimiento que están teniendo las Leonas. Muchos no tenían ni idea, que son ellas las que hoy en día están sacando adelante a la U. Nos preocupamos sólo de la selección adulta masculina, somos capaces de viajar horas alentando al León, pero gran parte de nuestra hinchada ni siquiera tiene idea que nuestra selección femenina está por jugar la final de la temporada, y que la juvenil femenina ya ganó el campeonato. Para quienes apostamos por recuperar el club, sabemos que esto no pasa sólo por cambiar la forma en que éste se administra. Nuestra convicción es el poder “hacer club”, construirlo entre todos quienes nos hacemos parte de él. Queremos un club abierto e inclusivo, y eso también pasa por comprender lo amplio que es nuestra U, que va mucho más allá de la selección masculina. Si como hinchada no somos capaces de alentar por igual a nuestras leonas, entonces estamos muy lejos de lograr ese club que queremos. Que el fútbol es un espacio masculinizado no es novedad. Que en él se repercuten una serie de actitudes y acciones machistas tampoco. Sí, estas son cosas que contribuyen a que el fútbol sea visto como un deporte enajenador. Pese a eso, si queremos avanzar en resignificar a este deporte como un espacio de comunidad, de significaciones y de camaradería, debemos erradicar -a su vez- las prácticas patriarcales que se viven tanto dentro como fuera de la cancha, en el mundo de los hinchas. Debemos empezar a apreciar por igual todo partido de la U, sea este de la selección femenina, de los juveniles o de la adulta. Debemos dejar de manchar nuestro himno con el “en pelota”, y así, seguir eliminando una a una, aquellas prácticas que nos alejan de ese club fecundo de ideal que tanto anhelamos. Sabemos que la S.A no va cambiar esto, ellos seguirán relegando al fútbol femenino. ¿Alguno vio alguna vez aunque sea una sola publicación por parte de Azul Azul respecto a la selección femenina durante el desarrollo del campeonato masculino? La empresa seguirá ocupando oportunistamente a las Leonas, sobretodo mientras sigan con el buen rendimiento. Somos nosotros, los hinchas, los que debemos empezar a resignificar y a valorar este espacio. Tenemos el deber de hacernos parte de sus encuentros, de seguirlas y alentarlas. Ellas lo han dado todo por la U, lo mínimo que podemos hacer es seguirlas con la misma pasión con la que seguimos al Bulla de nuestros amores. Porque es nuestro deber como amantes de la U, alentarla en todas sus camisetas. GRAF/DE

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo