"No tenía ganas de hacer nada": Pol relata su duro camino tras sufrir grave lesión

El atacante que se rompió los ligamentos jugando por San Marcos completará su recuperación en Audax, club dueño de su pase. "Deseo volver mucho mejor que antes", dijo.

Por

El Gráfico Chile

Marcos Sebastián Pol lo ha venido pasando mal. A inicios de 2016, el argentino partió a préstamo a San Marcos para recuperar la continuidad que había perdido en Audax Italiano por diversas situaciones, sin embargo el 20 de marzo pasado, en el 1-1 entre los ariqueños y San Luis en Quillota, se rimpió los ligamentos, situación que marcó el comienzo de un verdadero calvario.

Con la calma que da el transcurso del tiempo, el trasandino se refirió al duro camino que ha debido enfrentar desde aquel citado día. En nota con el sitio oficial del club de colonia, el delantero confesó que “fue un golpe duro saber que me había cortado los ligamentos, más si estaba a préstamo en San Marcos, porque yo me fui para allá para poder agarrar un poco de ritmo, ser el mismo que fui antes y con la lesión se me vino todo abajo”.

En esa misma línea, el hombre que llegó a Chile en 2012 para enrolarse en Cobreloa reveló que lo más difícil vino después de la operación. “Las primeras semanas no podía levantar el pie, agacharme, sentarme y acomodarme en la cama, a lo más dormía dos horas, porque tenía dolores súper fuertes. No tenías ganas de hacer nada”, expresó.

Sin embargo el período mencionado en el párrafo anterior ya quedó atrás y por estos días Pol trabaja en doble turno para volver cuanto antes a las canchas. “Estoy trotando un poco, haciendo ejercicios de coordinación, bicicleta, fortaleciéndome muscularmente y entrando de apoco en contacto con el balón. No tengo dolores, aunque hay un poco de cansancio porque se pierde la capacidad física. Los médicos y kinesiólogos están sorprendidos y uno de los factores que me ayuda es ser positivo y no apurarme con los tiempos”, explicó el propio jugador sobre el proceso que está llevando a cabo.

En conexión con lo anterior, el futbolista de 28 años no se apura. “Deseo volver mucho mejor que antes y disfrutar los momentos cuando me toque estar dentro de la cancha, sin fastidiarme, pensando que las cosas van a salir bien. Quiero ser el mismo que fui cuando estuve en Cobreloa y en Wanderers, para retribuir lo que Audax me ha dado”, estableció.

GRAF/PS

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo