Columna de la UC: Mumo y el niño Jeisson

Una reflexión sobre el preente de la UC y el caso del joven Vargas en un nuevo aniversario del fallecimiento del ídolo cruzado Raimundo Tupper.

Por

Cristóbal Tupper – @CristobalTupperMedio partidario Frecuencia Cruzada Twitter: @FrecCruzadaFacebook.com/FrecuenciaCruzadaSoundcloud.com/FrecuenciaCruzadaIssuu.com/FrecuenciaCruzada Semana interesante para la familia cruzada. Se comienza de buena manera con un triunfo que nos permite revertir un muy mal comienzo de temporada, mostrando interesantes sociedades en el mediocampo y sobre todo, mostrando lo firme que está la camada juvenil que tanto aportó para la consecución del último título. Interesante ya que, por un lado, el día de hoy (miércoles 20) celebramos un nuevo aniversario de nuestro querido Mumo. Un año más desde su partida que tanto nos dolió, pero que tanto nos enseño a la vez. Duele la pérdida, enseña su legado. Por otro lado, semana interesante ya que sabremos el devenir del futuro próximo de una de nuestras joyas formadas en casa. Se dilucidará dónde seguirá jugando uno de los jugadores con mayor futuro de nuestro fútbol. Estos dos acontecimientos que se desarrollan durante esta semana, me lleva a reflexionar acerca de la actualidad de nuestro fútbol, de nuestra sociedad. Que se cumplan 21 años de la partida del Mumo y que la hinchada lleve su nombre, lo sigamos recordando año a año, y que miles de jóvenes que aún siquiera habían nacido el 20 de Julio de 1995 hablen de él con una propiedad y cariño asombroso, es algo que creo dificil se repita en el fútbol, en el mundo que vivimos hoy. Ídolos como Mumo y Mario Lepe en la UC, Luis Musrri en la U, Marcelo Espina o Luis Mena en Colo Colo, creo dificilmente los volveremos a disfrutar. No critico, no digo que sea mejor o peor, lo unico que digo es que creo que los amantes del fútbol que tuvimos la suerte de disfrutar de esos jugadores que reflejaban lo que era su equipo, esos jugadores que llevaban el escudo de su equipo en la piel, debemos cambiar las expectativas con las que vemos este juego. Ese jugador emblema que no necesitaba prensa, no necesitaba camaras, sólo dejar todo por lo que quería, ya es difícil que lo volvamos a disfrutar. Ese ídolo amateur, ese ídolo que realmente jugaba en SU equipo es el verdadero significado del muy prostituido amateurismo que hoy ya no se ve en este lindo deporte. Representantes, las familias, el futuro, riesgo, rentabilidad. Podría seguir eternamente nombrando conceptos que hoy se repiten en cada una de las noticias que leemos acerca de posibles ídolos. La inmediatez que reina en nuestra sociedad, no solo en el fútbol, hace que Jeisson jamás se pueda acercar al status de Mario Lepe, Angelo Henriquez no pueda acercarse nunca a Luis Musrri y Matías Fernandez no sea Marcelo Espina. Así miles. El fútbol hoy es otra cosa, y no digo que esté mal, lo que digo es que nuestro trabajo como amantes de esta actividad es cambiar las expectativas. Jamás volveremos a ver jugadores con la calidad de los antes nombrados, haciendo carrera en el club de sus amores como lo hicieron ellos. Ya no. La tecnología, la globalización, la información y los miles de actores que intervienen en relación a los beneficios que se pueden lograr con el talento de un joven como Jeisson, hace imposible que la historia se repita. Hace imposible que Jeisson se fracture tres veces la tibia jugando por la UC, porque a la segunda ya no sirve. No renta. Debemos conformarnos con ídolos creados en un año, en un par de campeonatos bien jugados sumado a un par de declaraciones de amor eterno a los colores y una que otra burla al equipo rival. Con esto nos pagamos y elevamos a un jugador a la categoría de referente ya que el amateurismo que existía antes ya no existe, y debemos aceptarlo. Creo que esto mismo que comento, hace que una persona común y corriente como Raimundo, se eleve a la categoría de emblema de nuestra institución. Pasa porque la posibilidad de encontrar algo similar se acabo en la era de Mario Lepe. Ahí dejamos de contar. Dejamos de contar no porque dejáramos de tener buenos jugadores entregados a la camiseta, dejamos de contar porque la actividad cambio, la sociedad cambio, la forma de hacer y ver las cosas cambio para todos. Todo es hoy, en el fútbol y en nuestra sociedad. Todo lo queremos hoy y tiene que ser rápido. Esperemos que Jeisson pueda seguir con nosotros y que el amateurismo venza en esta pasada. De no lograrse, creo que no hay nada que recriminar. El mercado es así, no tenemos las herramientas para competir con los grandes capitales extranjeros salvo que cometamos barbaridades como otros las hacen, gastando plata que no generamos y sumergiéndonos en un hoyo que tal vez, no sepamos como salir en un futuro cercano. GRAF/PS

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo