"El título de la Centenario fue un tapabocas para los que decían que la otra estaba comprada"

El seleccionado chileno, Francisco Silva, se refirió a la polémica salida de Sergio Jadue por corrupción, que muchos vinculan con el torneo de América ganado en Chile 2015.

Por

ATON Chile Francisco Silva habla fuerte y claro. “El título de la Copa América Centenario es un tapabocas para los que decían que el otro estaba comprado”, dice, a un mes de haber pateado el penal que le dio a la selección chilena de fútbol el trofeo en cuestión. En entrevista con El Mercurio, el Gato, que jugará esta temporada en el Cruz Azul de México, repasa las diversas situaciones que ha enfrentado luego de convertirse en uno de los héroes de la jornada que coronó a la Roja como bicampeona continental. Además, aprovecha de realizar un paralelo entre los procesos de Jorge Sampaoli y Juan Antonio Pizzi en el combinado nacional. “Con la salida de Sergio Jadue se hablaron muchas cosas, como que la Copa América del año pasado estaba comprada. Ahora, con este nuevo título, Chile ratifica su gran nivel, demuestra que se ganó bien, otra vez ante un gran rival como Argentina”, sostiene. El formado en la UC reconoce que su fama creció luego de patear ese famoso quinto penal ante Argentina, que de seguro pasará al imaginario deportivo chileno. Ahora, hasta una calle en Quilota lleva su nombre, lo que asegura lo hace sentir orgulloso, pero también algo incómodo. “Soy el mismo, pero la gente me reconoce mucho más por el penal. Me piden más autógrafos, cosa que antes no ocurría mucho. No estoy muy acostumbrado a eso y tampoco me importa. No me gusta la fama, soy de bajo perfil”, explica. Y eso que, originalmente, el volante ni siquiera estaba designado para cerrar la serie desde los doce pasos, según él mismo revela; “Surgió cuando estaban haciendo la papeleta. Te preguntan quien lo quiere hacer o quien tiene la confianza. En un momento así no es fácil, menos en una final, la tensión es grande. Como no soy especialista, aguanté un poco para ver quién pateaba, y cuando me consultaron, dije que sí”. Su rol en la Roja ha sido decisivo, aún cuando no fue uno de los titulares fijos ni bajo las órdenes de Sampaoli ni tampoco con Pizzi. Al respecto, analiza que “me ha tocado jugar partidos importantes. Me trato de entrenar siempre, con la misma actitud y la conciencia de que no soy titular, pero preparado para entrar en cualquier momento. No sé si soy un actor secundario. Tampoco me siento titular. La mayoría del tiempo he sido alternativa” Las diferencias entre ambos técnicos ha sido una pregunta imposible de evitar para todos los seleccionados. Por su parte, el Gato dice que el trabajo en la Roja “no ha cambiado mucho, ya que Juan Antonio ha tenido poco tiempo de trabajo. Es pronto para hacer cambios. Se han integrado jugadores nuevos y ha hecho cosas que Sampaoli no hacía. Pero Pizzi trata de jugar igual, de mantener la intensidad”. El único matiz que apunta tiene que ver con “la posesión del balón, tal vez antes el juego era más directo. La presión en el campo es la misma, pero ahora la tranquilidad ha sido fundamental, la paciencia para ganar partidos más cerrados”. Además, no quiso referirse a la salida de Sampaoli aseverando que “no vale la pena volver a eso. Fue un período exitoso y este es un proceso nuevo. Su salida es otro tema”. “Nuestro máximo objetivo es clasificar al tercer Mundial consecutivo. Estamos convencidos de que se puede hacer, no bajaremos los brazos”, finalizó. GRAF/DE

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo