Con Pizarro a la cabeza: Las 10 segundas partes que no fueron buenas en el fútbol chileno

Es un habitual en el fútbol que jugadores que tocaron la gloria con una camiseta vuelvan tras un paso por otro club. David Pizarro trató y fracasó en el intento.

Por

El Gráfico Chile Cuando los clubes chilenos quieren reforzarse, suelen mirar al pasado y traen jugadores que ya rindieron frutos con su camiseta. Este caso se dio nuevamente la temporada pasada con el retorno de David Pizarro a Santiago Wanderers, sin embargo, sus ganas se vieron empañadas por las lesiones y terminaron con una salida a escasos días del inicio del Apertura 2016/2017- La condición de ídolo del club no es garantía de nada y algunas de las segundas partes no fueron buenas, haciendo recordar los casos que no tuvieron un retorno glorioso al fútbol chileno. Revisa la lista de retornados que no lograron triunfar y que toca a todos los equipos, incluso los grandes: David Pizarro: La renuncia al club y la firma de su finiquito llegó como un balde de agua fría para los fanáticos caturros que querían ver a su ídolo hasta el final de sus carrera en Valparaíso, sin embargo las lesiones, además del escaso apoyo dirigencial frente a las denuncias que enfrenta ante el Tribunal de Penalidades desembocaron en su salida. El Fantasista tuvo una complicada segunda etapa en Wanderers en la temporada 2015-2016, apenas completó 566 minutos en sus 11 partidos, con sólo cuatro juegos completos, una amarilla y cero goles. Humberto Suazo: El Chupete volvió en 2015 para enfrentar el Torneo Nacional y la Copa Libertadores, bajo la ovación de los hinchas. Aplausos que se transformaron en las dudas de los fanáticos que lamentaron una pronta lesión en el partido frente a Unión La Calera del Torneo de Apertura. Tendría que esperar casi un semestre para volver y lo haría con goles que parecían revitalizar su carrera, sin embargo la tarde del 18 de octubre de 2015, mientras el Cacique enfrentaba a San Marcos de Arica, Suazo fue reemplazado por Juan Delgado, desatando la ira del delantero y una dura reacción con el entrenador José Luis Sierra; de ahí en más su final terminó con polémica: un despido por “incumplimiento grave” de las obligaciones de su contrato y una demanda del jugador con el club ensució una carrera llena de goles. Pablo Contreras: Luego de su paso por el PAOK Salónica de Grecia, el defensa nacional decide regresar a Colo Colo en la temporada 2012. El formado en el club de Macul jugó 16 partidos con la camiseta alba, completando 1274 minutos en cancha. La época no era la mejor para Colo Colo y vivía una temporada negra. Ante esta situación y una oferta del extranjero, Contreras decidió dejar el club en su peor momento para así fichar por el Olympiakos y jugar Champions League. Claudio Maldonado: Volvió al Monumental por expresa petición del técnico de ese entonces, Héctor Tapia. Se pensaba que sería un titular seguro en el mediocampo albo, pero su regreso no fue así: durante la temporada 2014-2015 sólo jugó 21 partidos, de los cuales 19 los comenzó en la banca. A meses de su salida el jugador sentenció que probablemente se equivocó “en volver a Colo Colo”. Ezequiel Miralles: El retorno del Súper Mirage ilusionó a todo Viña del Mar en julio de 2014. El argentino prometía todos los goles que ayudaron para la obtención del título del Apertura 2008, sin embargo su rendimiento distó mucho de esa realidad. Una complicada lesión en el tendón de la planta del pie fue determinante dejando tristes números: en 19 partidos jugados, sólo seis  goles convertidos. Mauricio Pinilla: Era sin duda uno de los regresos más esperados por los hinchas azules, pero terminó decepcionando. El delantero nacional retornó el 2007 a Universidad de Chile procedente del Heart of Midlothian de Escocia, donde no tenía continuidad; una vez que llegó a nuestro país las cosas no cambiaron mucho para el atacante. Durante la temporada solamente participó en cuatro encuentros y marcó dos goles. ¿El motivo de su rendimiento y posterior salida? Los problemas disciplinarios y las reiteradas lesiones, incluidos los problemas sicológicos, que sufrió le pasaron la cuenta. Pedro Morales: El actual jugador del Vancouver Whitecaps tuvo su primera estadía en Universidad de Chile durante la temporada 2007-2008, donde pudo demostrar todo su talento y personalidad al interior de la cancha. Gracias a eso, el Dinamo de Zagreb puso los ojos sobre él y se lo llevó a Croacia. Tras algunos años, el volante regresó a la U donde llegó en calidad de préstamo por un año, pero nunca volvió a mostrar los dotes que lo llevaron al estrellato el 2007. Tanto así que la mayoría del torneo lo pasó en la banca y solo jugó 659 minutos y convirtió un gol. Emilio Hernández: La segunda parte de Emilio Hernández fue totalmente opuesta a la que vivió en el año 2009. El volante que actualmente se desempeña como jugador de Coquimbo Unido, regresó al club azul luego de un paso bastante exitoso por Argentinos Juniors, donde incluso fue campeón. En su vuelta a Chile, Hernández no logró deslumbrar con la camiseta universitaria y solo jugó siete encuentros y marcó un gol. Ante esto y sumado a una serie de discusiones con el técnico Jorge Sampaoli, el jugador fue desvinculado del plantel. Fernando Meneses: Luego de su breve paso por Alianza de Lima, donde fue enviado a préstamo por problemas con la dirigencia cruzada y las fuertes ofertas de la U de Sampaoli, el delantero nacional regresa a San Carlos en 2012. Si bien durante las próximas temporada el rendimientos de Meneses fue óptimo, los problemas comenzaron el 2014. Ese año, el técnico, en ese entonces Rodrigo Astudillo, lo marginó del plantel por varias fechas. “Hay una falta de compromiso, no solamente por una situación puntual, sino que son varias”, sentenció en ese entonces el DT. ¿Qué situaciones son las que hablaba el técnico? Una vez se presentó tarde a un desayuno y otra se enojó fuertemente al enterarse que no sería titular. Sebastián Rozental: El delantero fue una de las figuras de Universidad Católica entre 1992 y 1997, lo que le valió partir al Rangers de Escocia. Sin embargo, su carrera, que iba en ascenso, se vería cortada por una grave lesión a la rodilla y volvería por un corto tiempo a la UC en 1999. Ese sería el primero de los espejismos que viviría de sus exitosos inicios en San Carlos y su peor retorno sería en 2003, cuando ya había jugado en Colo Colo y fue recibido por los hinchas cruzados con pifias y cánticos en su contra. Pero eso no fue todo: Rozental también tuvo un tercer regreso en el año 2005. ¿El resultado? Solo anotó un gol, demostrando así que su condición física ya no era la adecuada y que sufría las consecuencias de la lesión a la rodilla, lo que llevaría a la UC a no renovarle contrato. GRAF/JR

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo