Columna de la UC: "Nuestro" Presidente

"Del sano ejercicio del respaldo popular podría surgir un insumo que ningún presidente cruzado ha tenido jamás en la historia: la confianza de sus propios hinchas".

Por

Por Pablo Sánchez – @pablomscMedio partidario Frecuencia Cruzada Twitter: @FrecCruzadaFacebook.com/FrecuenciaCruzadaSoundcloud.com/FrecuenciaCruzadaIssuu.com/FrecuenciaCruzada La renuncia de Luis Larraín a la presidencia del directorio de Cruzados SADP tomó por sorpresa a (casi) todos. Si bien en las últimas semanas ya se escuchaba fuerte el rumor de que el director del Instituto Libertad y Desarrollo y ex ministro de la dictadura cívico militar saldría de su cargo por decisión voluntaria, sólo en la noche del lunes 25 de Julio del 2016 la noticia fue confirmada por la empresa que dirige el fútbol de Universidad Católica. En este escenario, será Juan Tagle Quiroz el encargado de sustituir a Larraín como presidente de la sociedad anónima. Más allá de realizar balances y evaluaciones de la gestión del presidente saliente (a todas luces muy por debajo de las expectativas institucionales y, de no mediar el gol de Fernando Manríquez en Rancagua, deportivas) es interesante analizar cómo se plantea el futuro para Cruzados, para Universidad Católica y para sus hinchas. Lo anterior cobra relevancia cuando la coyuntura deportiva nos adelanta una temporada con muchos desafíos, mientras que la institucional empieza a hacerse un espacio a nivel nacional (especialmente con el debate en torno al proyecto de ley de reforma a las SADP). Desde el aspecto puramente organizacional la salida de Larraín es un saludo a la bandera, puesto que seguirá presente en el directorio, del cual forma parte de manera designada, con toda la jerarquía que ello implica. Cabe preguntarse si en algún momento tanto Larraín como Jaime Estévez saldrán a dar explicaciones por el rol que jugaron en el escándalo de Sergio Jadue al mando de la ANFP. No obstante, lo anterior, al asumir Tagle para muchos queda la impresión de que por lo menos se gana en involucramiento, cercanía y contacto con el hincha. ¿Qué tan cierto es esto? Juan Tagle es director de Cruzados desde el 2010 y hasta ayer se desempeñaba como encargado del fútbol formativo. Se ha destacado en el pasado por ser quizás el único de los miembros del directorio involucrado realmente con las actividades del club y dispuesto a la comunicación informal y formal con los hinchas. Si bien a uno le gustaría creer que estos antecedentes son lo suficientemente buenos como para prever un cambio en la gestión de Cruzados, la realidad indica que Tagle es solo uno de once dirigentes que pueden preciarse de serlo por el mero hecho de pertenecer a una élite y que, como tal, no apostarían jamás por una gestión que amenace sus posiciones de privilegio. Pero al mismo tiempo, el nuevo presidente está al frente de una gran posibilidad. Desde la Gran Jornada y la llegada de la Fundación al poder, las directivas del CDUC en primera instancia y de Cruzados en el último tiempo, se han destacado por minimizar la participación de los hinchas y de transformarlos en sujetos de consumo. Juan Tagle tiene la oportunidad histórica de dar un giro trascendental a esta relación. ¿Cómo hacerlo? Convocando a que los hinchas, socios y accionistas (sin discriminación) validen su nuevo rol de manera democrática. Del sano ejercicio del respaldo popular podría surgir un insumo que ningún presidente cruzado ha tenido jamás en la historia: la confianza de sus propios hinchas de que él (o por qué no, en un futuro, ella) es el indicado para conducir al club. Quiero creer en Juan Tagle, y quiero creer que su presidencia puede marcar un antes y un después en lo que respecta a la institucionalidad de la UC. Pero para ello, se requiere un dirigente sin temor a lo que pueda decir la gente, se necesita un líder que se desviva 24/7 por el club, que reconozca sus errores y que identifique en los hinchas el principal activo de la institución. Desconociendo si Tagle puede jugar ese rol histórico, sólo cuando llegue un dirigente con esas cualidades los cruzados podremos hablar, con propiedad, de “nuestro” presidente. GRAF/PS

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo