Columna de la U: La tozudez como estandarte

Los hinchas azules no aguantan la irregularidad del equipo de Sebastián Beccacece y exijen humildad para enfrentar lo que queda de campeonato.

Por
Columna de la U: La tozudez como estandarte

por Sebastián Díaz Pinto, secretario Asociación Hinchas Azules Estaba todo dispuesto para que la “U” se llevara los tres puntos en el Clásico universitario 183 que se disputó el pasado sábado en el Estadio Nacional con cancha casi llena, 43.128 espectadores que —con casi media galería norte como colchón de seguridad— llegaron al recinto de Ñuñoa. Los azules venían de dos triunfos al hilo luego de varios meses y con la ilusión de meterse en la parte alta de la tabla. En la vereda contraria, la UC, estrenó de la peor manera el título de campeón; 3 empates y una derrota fue lo que consiguieron en cuatro fechas. El partido, de parte de la “U” fue una confirmación de la irregularidad que la ha acompañado este 2016. Un equipo que lo intenta, pero que se vuelve predecible en todas sus líneas y se complica cuando los rivales le cierran los caminos. La UC leyó perfectamente estas falencias, presionó siempre a Gastón Fernández para que no recibiera cómodo y con ello obligó a Felipe Mora a salir del área chica. Superó con claridad el juego por las bandas, Jean Beausejour no estuvo y Matías Rodríguez sigue perdido de su mejor versión. Sumado a ello un Lorenzo Reyes muy opaco y a un errático Rodrigo Ureña, que fue apuesta del entrenador. Y, por último, una defensa que evidenció todas sus flaquezas, La UC solo necesitó de un autogol fortuito para abrir el partido y cerrarlo en los primeros 45′. Sino, pregúntenle a Gonzalo Jara, quien hizo el autogol, salió lesionado y con su ausencia, dejó en claro las falencias de Christian Vilches, que falló en la marca dejando la mesa servida para el segundo gol de Católica y cometió el penal que significó el 0-3. Pero, aun así, el principal problema es de alguien que parece no escuchar a nadie, ni menos hacer una autocrítica clara. El entrenador es la base de la conducción de un grupo humano, en este caso, de jugadores de fútbol. En él se representa el tacto del equipo y del camarín. No es posible que, al no obtener los resultados esperados, éste pierda los estribos y descargue su rabia contra lo primero que se cruza en su camino, muy mal Sebastián Beccacece. El presidente de Azul Azul S.A., Carlos Heller, también parece hacer oídos sordos ante las críticas por el nivel de juego y la pésima estadística del último año. Yo me pregunto ¿Qué hubiera pasado si no estuviera la millonaria indemnización que significaría despedir a Beccacece? No sé si Heller lo seguiría respaldando como hace ahora. Recordemos que, para ellos, esto en un negocio, y lo importante es obtener réditos económicos por sobre los deportivos. ¿A qué juega hoy la “U”? ¿Hay una idea de juego? Para este campeonato, llegaron todos los refuerzos solicitados por Beccacece para plasmar su idea con un plantel armado a su medida. Heller le cumplió sus deseos y entre todos los refuerzos, destacan varios. Jean Beausejour, que cruzó la vereda contraria para vestirse de azul. Con él, se contrató a un jugador para tener ida y vuelta por la banda izquierda. Llegó también Lorenzo Reyes para generar una salida limpia desde mitad de cancha, pretendiendo emular a un Marcelo Díaz. Gastón Fernández vino desde Argentina para ganar en remate y claridad en el último pase. Y desde Audax Italiano, Felipe Mora para ser carta segura de gol. Queda entonces preguntarse ¿Hasta cuándo vamos a esperar a Beccacece? ¿Creerá Heller que estamos en presencia del nuevo Sir Alex Ferguson? Que, desde su llegada a Inglaterra, tardó cuatro temporadas en dar su primera vuelta con el Manchester United. De este mini campeonato de 16 equipos, quedan varias fechas. El escenario está abierto, esperemos aparezca la humildad y la autocrítica por parte de Beccacece o bien, que su acérrima tozudez táctica triunfe, porque se está quedando sin crédito y la defiende, casi como un estandarte. GRAF/JR

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo